Tapia lidera la ilusión

Colo Colo recibe hoy al linajudo Palmeiras, por la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores. Paralelamente, el DT y el club han tenido acercamientos para arreglar su continuidad después de diciembre.


Colo Colo buscará dar esta noche un nuevo paso en su sueño continental. Los albos reciben a Palmeiras, con la convicción de obtener un resultado que les permita mantener la ilusión de llegar en buen pie a disputar el paso a las semifinales, el 3 de octubre, en Sao Paulo.

Mientras crece la ilusión y la ansiedad, el Cacique ya planifica la próxima temporada. Y para eso, Blanco y Negro debe solucionar varios temas pendientes. El más relevante, la continuidad del cuerpo técnico que encabeza Héctor Tapia. El DT asumió en un momento complejo para el club, luego de la renuncia de Pablo Guede y con el equipo en una posición muy comprometida en la Copa Libertadores. Sin embargo, los albos lograron reponerse y en cuatro meses pasaron de estar a un paso de despedirse a instalarse en el selecto grupo de los ocho mejores de América. Algo que muy pocos imaginaban en Macul.

“Claramente, lo que ha hecho Héctor tiene un valor enorme y marca un antes y un después para lo que ha sido la trayectoria del club. Tito llegó con el equipo a punto de ser eliminado, en una condición física muy diferente a la de ahora, y hoy estamos clasificados después de 21 años a cuartos de final. Eso sin duda habla de un trabajo que se está haciendo”, comentaba Gabriel Ruiz Tagle a La Tercera tras avanzar a cuartos de final de la copa.

En esa línea, el timonel de la concesionaria no escondía su deseo de que el ex delantero continúe en la banca del club después de diciembre, más allá de que el gerente deportivo Marcelo Espina esté encargado de las decisiones deportivas y de las consiguientes renovaciones. “Las cosas que se han hecho han estado bien hechas y el club debe reconocer el mérito de Tito. Si bien no es el momento para hablar de renovaciones, pero todos estamos viendo la misma realidad”, añadía Ruiz Tagle.

Y ese espaldarazo parece ser clave para apostar por la renovación, pues ya se realizaron los primeros acercamientos para conversar sobre las condiciones de una eventual extensión de contrato. “Ha habido un par de conversaciones y existe buena voluntad de ambas partes”, cuenta un conocedor de los encuentros. Sin embargo, todavía quedan varios aspectos por definir, como la duración del contrato, la permanencia de algunos jugadores y una mejora económica. Este último punto es importante, pues la idea de Tapia y sus colaboradores es incrementar los US$ 450 mil que perciben por toda esta primera etapa, tomando en cuenta el posicionamiento internacional que ha adquirido el equipo al mando de Tito.

Asimismo, la intención del cuerpo técnico es asegurar un vínculo por dos temporadas, para poder proyectar un trabajo a largo plazo y poder instalar un sello. Aunque tanto Tapia como sus colaboradores también saben que en Colo Colo es complejo proyectarse en el largo plazo. “El técnico de Colo Colo está siendo evaluado a cada momento. Nací acá y sé cómo es el tema de esa presión. Pude haber hecho contrato por dos años y estar afuera a los tres meses”, expresaba Tito al momento de asumir. Un discurso que se ha encargado de repetir cada vez que se le ha consultado al respecto.

En cuanto a la conformación del plantel para el próximo año, ésta dependerá en buena medida de que el club tenga participación internacional la próxima temporada. Agotada la posibilidad de clasificar por la vía de la Copa Chile, al Cacique aún le quedan tres caminos: ganar la Copa Libertadores, conseguir el título del Torneo Nacional o entrar vía liguilla.

Hoy por hoy, la ilusión de Tapia y del plantel desborda y esta noche, ante Palmeiras, tendrán una nueva prueba.

Seguir leyendo