La Moneda: ¿problemas de convivencia?

El presidente de la Republica firma decreto que convoca el plebiscito Constitucional

El Presidente junto a su comité político, durante la firma el decreto que convoca el plebiscito Constitucional. Foto: Sebastián Beltrán Gaete/AGENCIAUNO

Hace una semana el comité político le entregó al Presidente Piñera una nueva hoja de ruta para enfrentar el estallido social. Con miras al 2030, la elaboración del documento evidenció las diferentes miradas que existen en La Moneda para superar la crisis del país.




"Lo que hagamos será insuficiente", pronosticó el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, en una de sus primeras intervenciones como integrante del comité político. Sentados a su lado, entre quienes lo oían, estaban el Presidente Sebastián Piñera, su par de Interior, Gonzalo Blumel; la vocera de Gobierno, Karla Rubilar; el titular de Desarrollo Social, Sebastián Sichel; el ministro de la Segpres, Felipe Ward, y el jefe de asesores del Segundo Piso, Cristián Larroulet.

En ese comité político, uno de los primeros del gabinete postestallido que asumió el 28 de octubre, Briones tenía clara la propuesta para la peor crisis social que atravesaba Chile desde el regreso de la democracia. "Lo lógico es mirar hacia adelante, a largo plazo. Esto no va a dar para resolver todo de una vez, entonces, ¿qué hacemos para que esto tenga acogida? Fijar una hoja de ruta", les dijo.

Hace una semana, el Mandatario recibió la propuesta final que contiene esa hoja de ruta. En la elaboración del documento participaron todos los integrantes del comité político, incluidos Larroulet y la jefa de gabinete del Presidente, Magdalena Díaz. El texto da cuenta de los próximos pasos que seguirá el gobierno.

Con miras al 2030 y enfocado en salud y pensiones, el proyecto es ambicioso. Plantea crear diálogos ciudadanos en ambas materias, que se iniciarán en marzo y deberán entregar resultados antes de la elección de los constituyentes, en octubre de este año. Propone cambios al sistema previsional y de salud del país, que no se agotarían en este gobierno, sino que demandarían del trabajo de futuros mandatos. Todo proyectado a 10 años.

Durante la elaboración de este documento, inevitablemente afloraron las diferentes visiones que conviven dentro de La Moneda para superar la crisis del país.

[caption id="attachment_923852" align="aligncenter" width="900"]

El discurso de la dupla "B y B" se ha erigido como uno de los preponderantes dentro de La Moneda. Foto: AGENCIAUNO[/caption]

Distintas miradas

Ideada por la llamada "Dupla B y B", que alude a la inicial de los apellidos de los ministros Blumel y Briones, la idea principal de la hoja de ruta responde a la lógica de sacar a los manifestantes de la calle a través de soluciones concretas a las demandas sociales.

"Durante muchos años no fuimos capaces de ver y empatizar a cabalidad las sentidas demandas en materia de pensiones, transporte, salud, remedios, ingresos laborales, entre otros (...) es hora de reconocer estas demandas por parte de quienes somos y hemos sido autoridades", dijo Briones el lunes 2 de diciembre, cuando anunció por primera vez su idea de marcar una nueva hoja de ruta.

Blumel compartió esta opinión desde el comienzo, lo que les permitió formar una alianza a partir del mismo día en que fueron nombrados en sus respectivos cargos. Su pacto se ha fortalecido con el paso de los días.

En La Moneda aseguran que los secretarios de Estado -que comparten la militancia en Evópoli- "trabajan de memoria", tienen afinidad ideológica y generacional. Se conocen desde la época de campaña, cuando Blumel estaba a cargo de la elaboración del programa del Presidente Piñera y Briones se incorporó al equipo programático tras la primera vuelta. Desde esa época, señalan quienes los conocen, se hicieron amigos y ocasionalmente se juntan los fines de semana a jugar squash.

Los ministros también han dejado ver su cercanía en las pautas de prensa en conjunto. Desde que asumieron se han reunido en la casa de Briones -que tiene línea directa con el encargado de la Secom, Jorge Selume, también de Evópoli- para organizar algunas de ellas. Como la del lunes 2 de diciembre, cuando se anunció el Plan de Recuperación Económica, una actividad que no estuvo exenta de polémica.

Según comentan en el oficialismo, la idea original de la dupla era anunciar el bono familiar, lo que fue rechazado por el Presidente. Además, el diseño no contemplaba la participación ni de la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, ni del titular de Economía, Lucas Palacios, lo que fue resentido por las carteras sectoriales, que tuvieron que exigir un lugar en la sala de prensa. "Querían anunciar el plan ellos solos", comentan en Palacio.

Con un estilo similar, la "Dupla B y B" ha sido promotora de la política de los acuerdos, del diálogo y ha defendido la idea de que el momento por el que pasa el país responde a una crisis "social política" y no de orden público.

Pero no todos piensan igual, entre ellos, Larroulet y -en menor medida- el mismo Presidente Piñera.

Defensor de las ideas de las centroderecha y reconocido miembro de los Chicago Boys, para el jefe del Segundo Piso no ha sido fácil aceptar que el modelo de Chile, así como la propia Constitución, podrían ser modificados en los próximos años. Por eso, en varias ocasiones, mientras se elaboraba la "hoja de ruta", el también exministro Segpres hizo diversas observaciones.

La visión del jefe de asesores -aseguran en La Moneda- apuntó a la necesidad de generar medidas de corto plazo y poner el foco en el orden público, lo que ha sido visto como un déficit por parte de la derecha tradicional que espera ver una mano más dura en temas de seguridad. Y el asunto para Blumel está claro: sabe que su apuesta debe ir más por la gestión política que por el orden público, por mucho que esté al mando de esa cartera. Los ministros de Interior que se han dedicado a eso, no han terminado bien su carrera política, ha dicho.

[caption id="attachment_911000" align="aligncenter" width="900"]

remuneraciones

Los ministros de la Segpres, Felipe Ward, y del Interior, Gonzalo Blumel. Foto: AGENCIAUNO.[/caption]

Por esta razón, Blumel no ha soltado del todo su rol como enlace con el Congreso, cuestión que ahora le corresponde al ministro de la Segpres, Felipe Ward. Ese punto ha generado cierta tensión entre ellos, pues Ward ya ha recibido críticas por su escaso protagonismo. Según comentan en La Moneda, el exdiputado gremialista considera que Blumel le da poco espacio para moverse.

Por otra parte, Ward -el único UDI en el comité político y de los pocos del gabinete-, tiene una visión distinta de cómo se deben llevar las riendas en este momento, e incluso le habría comentado su punto al Presidente, de acuerdo con fuentes del gremialismo. Acorde con la visión de su partido, el ministro Segpres considera que lo que el gobierno enfrenta es un juego de poder, en el cual debe procurar hablarle al electorado que lo llevó de vuelta a La Moneda y que hoy se hace cada vez más esquivo, considerando el 10% de aprobación que tiene el Mandatario. Ello, con miras a las próximas elecciones. De ahí el escepticismo que tiene con la estrategia de Blumel y Briones, quienes apuestan por un cambio a más largo plazo.

La visión que comparten Ward y Larroulet ya ha llegado a oídos del Presidente Piñera, a quien diferentes voces le han manifestado que su ministro del Interior emplea una "estrategia blanda" para enfrentar manifestaciones violentas. También le reprochan el exceso de diálogo con actores que han sido duros con el gobierno, aludiendo a sus contactos con los miembros de la Mesa de la Unidad Social.

Pese a las suspicacias que genera su estrategia dentro de Palacio, Blumel defiende que "tan importante como el qué es el cómo" se hacen los cambios. Una frase que el titular de Interior suele repetir para defender su mirada dialogante y a largo plazo. En este sentido, la "Dupla B y B" ha buscado convencer al gobierno de que responder a las demandas no es responsabilidad solo de este mandato.

No solo Larroulet y Blumel renovaron sus alianzas dentro del comité político una vez comenzada la crisis. Cercano al exministro del Interior, Andrés Chadwick, Sebastián Sichel paradójicamente ha fortalecido su lazo con el Presidente Piñera, una vez que perdió a su principal aliado. Por el contrario, el titular de Desarrollo Social mantiene con Blumel una relación cordial, pero más distante y formal. Esto, pese a que el exmilitante de Ciudadanos comparte la mirada social del titular de Interior. De hecho, se espera que tome un rol relevante en los diálogos ciudadanos en materia de pensiones y salud.

[caption id="attachment_898718" align="aligncenter" width="900"]

El presidente de la Republica, Sebastian Piñera, habla en la moneda. Gonzalo Blumel, el ministro del Interior y Seguridad Publica y Karla Rubilar, la ministra Secretaria General de Gobierno, acompañan al presidente.

Foto: Agencia Uno.[/caption]

Miradas comunicacionales

La forma cómo se debe salir de la crisis no es la única arista que genera diferencias al interior de La Moneda. La estrategia comunicacional que debe tomar el Presidente también genera debate.

La vocera de Gobierno, Karla Rubilar, se ha vuelto cada vez más cercana a Magdalena Díaz, la jefa de gabinete del Presidente. Ambas comparten la idea de que el Mandatario debe intentar retomar las salidas a terreno, en la medida de lo posible, dejando algunos anuncios a los ministros sectoriales, pero reservándose los más importantes.

Una opinión más cauta tiene Larroulet. Que, según comentan en La Moneda, en varias ocasiones ha aconsejado evitar exponer innecesariamente al Presidente. Una opinión que comparte la Secom, a cargo del sicólogo Jorge Selume.

En otro extremo está la periodista Fernanda Otero, quien pese a no tener un rol oficial en el gobierno asiste a la habitual reunión de comunicaciones que cada lunes en la tarde reúne a la Segegob, Secom y al Presidente Piñera.

"Usted debe ser el comandante en Jefe", suele ser una de las frases que le transmite la periodista al Mandatario. Con una mirada más extrema a la que defiende la vocera, en La Moneda comentan que Otero apunta a la importancia de empoderar al Mandatario en un régimen presidencialista. "No puede ser un Presidente escondido", dicen en La Moneda que comenta la periodista.

Con todo, la estrategia comunicacional de Piñera en medio de la crisis ha generado debate interno en más de una ocasión, aunque quien toma la última palabra es el propio Mandatario. Por eso, con el documento de hoja de ruta en mano, y pese a las diferencias que éste generó, será él quien hoy, esta mañana, dará el vamos al lanzamiento de esta nueva estrategia gubernamental. Partirá con anuncios en materia de salud; él lo decidió así y él determinará qué queda o no del polémico texto.

Comenta