12 regiones con contagios contenidos o en remisión al día de hoy, el “hito” que señaló Paris para ver primeros efectos de la vacuna

El ministro de Salud, Enrique Paris, señaló hace una semana que el 15 de junio podrían comenzar a verse efectos de la vacunación en la dinámica de contagios del Covid-19. Así, el R efectivo en 12 regiones bajó de 1, lo cual significa cierta estabilización o control de cuántos casos adicionales genera un contagio índice de coronavirus. Los expertos atribuyen a que si bien el efecto de la vacunación con CoronaVac es más lento y de una menor eficacia para reducir el Covid-19 sintomático, ya se empiezan a ver los primeros visos de una campaña de inoculación que ha sido masiva.




“El 15 de junio es probable que tengamos un efecto más claro de la vacuna”, aseveró el ministro de Salud, Enrique Paris, hace algunas semanas. Si bien el mandamás del Minsal explicó que, en ese momento, los contagios se situaban en una “meseta alta” de casos diarios, “la señal que da la PCR y la positividad del test de antígeno me hacen pensar que va a comenzar a declinar”.

Así, y pese a que la ocupación UCI por casos Covid-19 marca récords por estos días, la velocidad de propagación del virus -R efectivo- ha ido a la baja, coincidiendo con el deadline del Minsal. Según los datos del Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile, 12 regiones del país tienen un Re por debajo de 1, que es el parámetro que recomienda la Organización Mundial de la Salud como indicio del control territorial de los casos y de contracción de la epidemia.

Asimismo, y según el último reporte diario, la variación de nuevos casos confirmados a nivel nacional es -8% y 5% para la comparación de siete y 14 días, respectivamente. Y 11 regiones disminuyen sus nuevos casos en los últimos siete días.

Así, la Región de Atacama, que hoy tiene el Re más alto a nivel nacional (1,11) y, por ende, una mayor contagiosidad del virus, tiene solo al 56,6% de su población vacunada con esquema completo (o vacunas modosis, como Cansino). Mientras que en Magallanes, la región con la mejor cobertura de segundas dosis, con un 75,4%, el Re alcanza apenas un 0,92. Es decir, en promedio, un caso Covid-19 no alcanza a generar otro contagio adicional.

En la Región Metropolitana, en tanto, con una población objetivo de 6,4 millones de personas y con 56% inoculada, la velocidad de propagación ya ha comenzado a descender por debajo de 1.

Si bien el efecto más relevante de la vacuna CoronaVac, del laboratorio Sinovac, es reducir la enfermedad grave y la internación en unidades de cuidados intensivos, el infectólogo y miembro del consejo asesor Pablo Vial señala que “se está viendo una atenuación o una estabilización de la pandemia, de la transmisión, y la principal variable que ha cambiado y que podría estar detrás de este efecto en algunas partes es la vacunación”.

“La vacuna del laboratorio Sinovac está en el orden del 67% de efectividad para evitar enfermar o para lo que llamamos Covid sintomático, según los datos del estudio del doctor Rafael Araos. Y la diferencia del estudio de eficacia del Instituto Butantan de Brasil -que señaló un 50% de eficacia contra el Covid-19 sintomático- con Chile es que la eficacia es medida en un número limitado de personas, en condiciones controladas, y la efectividad es la vida real, en terreno”, añade Vial.

Medidas de control de cara al invierno

Sin embargo, el facultativo llama a no relajar medidas ad portas de la época de bajas temperaturas y menos ante la circulación de nuevas variantes de preocupación, como la nueva variante Delta (India), ya presente en otros países de Sudamérica, como Perú, Argentina y Brasil.

“Hay dos aspectos que pueden ser fuente de preocupación y de cautela: uno es que estamos entrando en el invierno, y en el invierno aumenta la circulación viral de agentes respiratorios. Y lo otro es que si uno toma como referente la comparación con la cepa original de coronavirus, las nuevas variantes son más transmisibles. La P.1. (o Gamma) es el doble con respecto de la original y la contagiosidad de Delta es del doble respecto de la P.1. Es decir, el virus va subiendo escalones en transmisibilidad. Si bien la Costa Pacífico de Latinomérica está relativamente libre de esta nueva variante, es cuestión de tiempo que ingrese a Chile a través de los múltiples contactos que tenemos con países vecinos”.

En tanto, el epidemiólogo Manuel Nájera explica que frente a la segunda ola de contagios y posterior rebrote, “probablemente, sin vacuna, estaríamos lamentando una situación de contagios parecida a la de nuestros vecinos en la región, como en Argentina”. Nájera explica que el rebrote se da en un escenario epidemiológico de relativa buena cobertura del plan de vacunación. Sin embargo, con un fármaco de las características como la CoronaVac, la cobertura debe ser mucho más amplia.

“Lo que estamos viendo es que la transmisión se ha detenido, estabilizado, e incluso vamos en descenso del número de casos diarios. Eso sí es evidente, y eso es lo que refleja el Re: que en la última semana hemos ido en franca disminución y se reduce que la persona contagiada genere más de un caso. Probablemente tiene que ver con la vacuna, se ha visto en otros países. La particularidad es que esta vacuna (Sinovac) tiene una eficacia menor para impedir el contagio, así que necesitamos vacunar a más personas. Por eso mismo, el efecto que provoca ha sido mucho más lento que en otros países con buen nivel de inoculados”, señala Nájera.

Así, el académico en Salud Pública Claudio Castillo describe que, además de la vacuna, el control de la pandemia también requiere de medidas no farmacológicas. “En los menores de 39 años, el grupo que se ha estado vacunando en las últimas semanas, dos de cada tres ya tienen al menos una dosis de vacuna. La población ha estado expuesta a una serie de informaciones complejas -como los fallecidos, la poca capacidad de la red asistencial- que tienden a cambiar las conductas de las personas”.

Considerando que es la variante P.1. la que predomina en el país desde marzo de este año, acorde a los datos del Instituto de Salud Pública (ISP), Castillo explica que frente a la vacuna china “el único estudio específico frente a la P.1. para Sinovac muestra niveles de eficacia altos, pero que disminuyen a mayor edad”.

Así, el académico explica que la vacuna de Pfizer en países como EE.UU. e Isarel “tiene un resultado que es excepcionalmente alto en cortar el contagio. Pero comparada a vacunas tradicionales, como la de la influenza, por ejemplo, la CoronaVac tiene un desempeño mucho mejor. Podemos decir que hay un efecto de la vacuna, sumado a otras estrategias. Y como la evolución es relativamente lenta, se deben mantener medidas extras de control del virus”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.