La final que enfrenta a Neymar y Messi: todas las miradas encima de dos grandes amigos y rivales del fútbol

Messi y Neymar se enfrentarán este sábado en la final de la Copa América.

Este sábado, Brasil y Argentina definirán al campeón de América en el Maracaná. Un partido que enfrentará a dos de los mejores jugadores, a quienes une una gran amistad. “En el momento que más necesité ayuda, el mejor del mundo me dio cariño”, dijo el paulista, dos años después de salir del Barcelona, donde jugaron juntos. Ahora pelearán por un título que ambos no tienen. Aunque la presión la tiene el transandino, cuya gran deuda es no alzar una copa con su selección, que no gana algo desde 1993.


La convulsionada Copa América, golpeada por la pandemia y en duda hasta pocos antes de su inicio, finalmente tendrá una final soñada. Al margen de que tendrá otra vez a Brasil y Argentina, ahora el condimento especial es otro: el enfrentamiento entre Neymar y Messi.

Pero a no engañarse. Pese a las eternas diferencias futbolísticas entre ambos países, las dos estrellas han cultivado una fuerte relación de amistad a través de los años. Neymar llegó a Barcelona en 2013, precisamente por la atracción que ejercía la figura del argentino en el mejor equipo del mundo. Más de una vez lo reconoció públicamente, incluso después de salir del equipo catalán en 2017, cuando protagonizó la transferencia más alta de la historia para marcharse a Paris Saint-Germain, a cambio de casi 242 millones de dólares.

“Un día, yo estaba medio llorando porque no había hecho un buen primer tiempo. Messi vio que estaba triste y empezó a hablar conmigo: ‘Tienes que ser tú. Juega tu fútbol y no te dejes intimidar’. Quieras o no, jugar con tantas estrellas te retrae. Te da como un poco de vergüenza. Después de hablar con él me comencé a soltar, a mostrar mi fútbol y a tener confianza. Fue cuando me relajé, encontré la felicidad y comenzó una amistad muy grande”, dijo el propio Ney en una entrevista con O Globo, en 2018.

Esa amistad que nació en tierras culé, sin embargo, no evitó que Neymar Jr. dejara el Barcelona en agosto de 2017, para convertirse en la estrella absoluta del PSG francés. Más allá de la exorbitante suma que pagaron los parisinos por el brasileño (US$ 270 millones, la más alta pagada por un futbolista), detrás de la partida del atacante también estaba su deseo de no seguir bajo la sombra del argentino. Neymar siempre ha ambicionado ser el mejor del mundo, pero sus expectativas chocan con el duopolio de Messi y Cristiano Ronaldo.

Enfrentamiento esperado

Cuando el Scratch derribó a Perú, en semifinales, su estrella ya tenía todo claro y así lo expresó tras el duelo: “Quiero enfrentar a Argentina, tengo muchos amigos allí”.

Los deseos del ex santista se hicieron realidad. Este sábado se medirá por tercera vez a su gran amigo en duelos oficiales. En las dos anteriores repartieron honores, Barcelona venció 4-0 a Santos en el Mundial de Clubes de 2011 con dos goles de La Pulga.

Pero el garoto tuvo su revancha en las eliminatorias para Rusia 2018, cuando Brasil goleó 3-0 a Argentina en Belo Horizonte, don gol y asistencia del verdeamarelho, el 10 de noviembre de 2016.

La deuda de Messi

Ambas estrellas tienen motivaciones diferentes para este duelo definitorio. Por el lado del rosarino está la eterna deuda que mantiene con su selección adulta, con la cual no ha logrado ningún título en su larga y exitosa carrera.

“Argentina vs. Brasil va a ser la final que todos esperábamos, seguro va a ser muy igualada y complicada para ambos. Conseguimos el primer objetivo que era jugar todos los partidos. Ahora intentaremos ganar esa final”, dijo el transandino tras eliminar a Colombia.

Aunque el débito no es excluyente del mejor jugador de Argentina, ya que la Albiceleste no logra alzar una copa desde ese lejano 1993, cuando venció 2-1 a México en la final de la Copa América de Ecuador.

Se calienta la final

En el lado de Neymar la presión tampoco es menor. En 2019, el paulista no pudo disputar el torneo continental por una lesión, pero también por dos acusaciones de acoso sexual que mancillaron su currículo.

Y aunque ya tiene en su palmarés la Copa Confederaciones de 2013, ser el mejor de América tiene un sabor especial para la estrella del PSG, sobe todo porque se juega en su casa.

En ese contexto, el astro de La Canarinha no está contento con la actitud que han tenido los hinchas locales, muchos de los cuales han manifestado a través de las redes sociales su deseo de que gane el rival. A ellos, precisamente, respondió Ney en sus redes con mucha molestia.

“Soy brasileño con mucho orgullo y con mucho amor. Mi sueño siempre fue estar en la selección brasileña y escuchar cantar a los hinchas. Nunca ataqué ni atacaré si Brasil juega por algo, sea cual sea el deporte, concurso de modelos, Oscars. Si está Brasil, yo soy Brasil, ¿y quién es brasileño y lo hace distinto? Está bien, lo respetaré, pero ándate a la c...”, escribió el paulista.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

"Respetando su condición, usted no puede exigir su derecho a abortar porque jamás podrá abortar y tampoco puede exigir su derecho a menstruar” le dijo el diputado a la parlamentaria de Comunes.