La gran revancha de Pellegrini en España: el trabajo silencioso del DT en el Betis que ahora genera volteretas en sus críticos

Manuel Pellegrini dobló la mano a sus detractores. Tras su paso por Real Madrid en la temporada 2009-’10, el diario Marca se convirtió en uno de sus más ácidos censores. Hoy, el técnico chileno está en las puertas de una final de la Copa del Rey y marcha tercero en LaLiga al mando de un club humilde, lleno de deudas y sin presupuesto para fichajes, como el Betis de Sevilla.


Manuel Pellegrini es el técnico de moda en LaLiga. El rendimiento que ha logrado con el Betis de Sevilla llama la atención en toda España. No solo por sus logros, sino también por el rendimiento que ha sacado a uno de los equipos más austeros de la competencia.

El triunfo sobre Rayo Vallecano en el duelo de ida de la semifinal de la Copa del Rey, conseguido en Madrid, puso al cuadro andaluz en las puertas de la final del torneo. No sólo eso, ya que volvió a poner en los titulares los logros del entrenador chileno.

Y es que pese a ser el técnico sudamericano con más partidos en el torneo hispano, la ácida prensa local que pocas veces ha reconocido sus virtudes, sobre todo tras el descalabro que sufrió al mando de Real Madrid. Un 4-0 doloroso a manos de Alcorcón, equipo en ese entonces de la tercera categoría, precisamente en la Copa de 2009-10.

Una derrota que catalizó la famosa portada del diario Marca. “¡Vete ya”, fue el titular del 28 de octubre de ese 2009, donde el periódico aludía al DT y complementaba que “Conduce al Madrid a una vergüenza histórica frente a un Segunda B. No le echan… De momento”.

Una hostilidad que incluso continuó años después de su partida de la península ibérica. En 2016, una columna de Julián Ruiz, en el diario El Mundo de España, dedicó gruesos epítetos contra el santiaguino tras la semifinal de ida de la Champions.

“¡Qué malo es el ingeniero! No me extraña que el jeque personalmente haya querido adelantar la destitución de Pellegrini… es un cadáver que huele en el City y nadie quiere estar cerca”, versaba el texto del prestigioso rotativo.

Ni siquiera la semifinal de la Champions perdida ante Arsenal, en 2006, cuando dirigía a Villarreal, pudo cambiar la percepción descarnada de los comunicadores hispanos.

Cuando estaba en Málaga, otro equipo que nunca estuvo en los titulares de la prensa española, hizo otro tanto. El Ingeniero llevó a los andaluces por primera vez a la Liga de Campeones y se quedó en cuartos de final en 2013, en un polémico duelo ante los poderosos alemanes del Borussia Dörtmund, justo antes de que el entrenador se marchara al City. Pellegrini, pese a sus éxitos, siempre era mirado con cierto rescelo. Incluso, hasta Mourinho, uno de sus grandes rivales, lo despreció cuando dirigía al Málaga. “Conmigo no puede pasar lo mismo que con Pellegrini porque si el Real Madrid me echa no voy a entrenar al Málaga, me voy a un grande en Inglaterra o Italia. Yo no tengo ningún problema en volver a entrenar a un gran club”, dijo el portugués.

Dulce revancha

Hoy con el Betis está cerca de emular aquellos logros. Un cuadro con unas finanzas comprimidas, que ni siquiera logró hacer fichajes en la última ventana de mercado que cerró el 31 de enero.

Un plantel sin figuras rutilantes que ha logrado posicionarse tercero en LaLiga, superando a gigantes como Barcelona y Atlético de Madrid, instituciones que superan en varios millones el límite salarial del cuadro bético.

Ese es el mayor logro de esta última obra de Pellegrini. LaLiga impuso al club verdiblanco un límite salarial cercano a los 81 millones de dólares, el noveno entre los 20 equipos del campeonato.

Una suma baja comparado con los presupuestos de equipos como Real Madrid (US$ 848 millones), Sevilla (US$ 230 millones), Atlético de Madrid (US$ 196 millones), Villarreal (US$ 182 millones) o la Real Sociedad (US$ 147 millones).

Una campaña destacada que mantiene vivo al club en las tres competiciones: LaLiga, Copa del Rey y Europa League; torneo en el que se medirá la próxima semana ante el Zenit de Rusia. Una situación que ya movió a la dirigencia bética a extender el contrato del DT hasta 2025, con una cláusula de salida de 6,2 millones de dólares.

Un logro que obligó a una voltereta a Marca. El mismo medio que despedazó al chileno en el pasado, en su edición de este jueves debió rendirse a la luz de los resultados: “Cuánto se ha faltado el respeto a Pellegrini...”. Una frase que, a esta altura, refleja el cambio de actitud frente al profesionalismo del chileno.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.