Lo que no se vio de las frenéticas negociaciones para acordar los primeros 12 expertos del Consejo Constitucional

Lo que no se vio de las frenéticas negociaciones para acordar los primeros 12 expertos del Consejo Constitucional

Para acordar los primeros 12 expertos del Consejo Constitucional se debió recurrir a frenéticas negociaciones.

El portazo de Mariana Aylwin a Chile Vamos, el rol del diputado Diego Schalper para sumar a una sexta comisionada, el desorden desencadenado por la regla de paridad y un guiño a la lista única del oficialismo fueron algunos de los episodios no vistos de la negociación que marcó la inscripción de los primeros nombres para integrar la Comisión Experta.


El lunes por la noche los diputados lograron definir los primeros 12 comisionados que integrarán la Comisión Experta del futuro Consejo Constitucional, los cuales fueron aprobados este martes por la Cámara con 123 votos a favor, cuatro en contra y cuatro abstenciones.

Luego de el amplio apoyo recibido por parte de los diputados, los expertos de la Cámara que integrarán la Comisión Experta son los siguientes: Natalia González (independiente en UDI), Máximo Pavez (UDI), Catalina Salem (independiente en RN), Juan José Ossa (RN), Carlos Frontaura (independiente en cupo Republicano), Marcela Peredo (independiente en cupo RN y ex PDG), Flavio Quezada (PS), Verónica Undurraga (independiente en cupo PPD), Domingo Lovera (RD), Antonia Rivas (CS), Alexis Cortés (PC) y Paz Anastasiadis (DC).

Estos especialistas serán los encargados de redactar un anteproyecto de nueva Constitución, acompañar durante todo el proceso -con voz- a los consejeros constitucionales e integrar la comisión mixta que resuelva las normas en disputa.

Los partidos tuvieron que activar intensas tratativas y gestiones a última hora para conseguir los 12 patrocinios necesarios para inscribir con éxito a sus candidatos. Estos son algunos de los episodios que marcaron los primeros movimientos de lo que será el perfil de quienes formen parte del órgano que redactará una propuesta de nueva Constitución.

La negativa de Mariana Aylwin a Chile Vamos

¡No sé en qué tono decírselo a Chile Vamos!”. De esa forma, en privado, uno de los integrantes de la directiva de Amarillos por Chile, partido en formación encabezado por Cristián Warnken, manifestaba su molestia en contra de la coalición de centroderecha. En el colectivo había causado incomodidad los insistentes llamados que se hicieron desde Chile Vamos para invitar a algunos de los rostros amarillos a sus filas, ya sea como expertos o candidatos a consejeros.

En concreto, según reconocen desde ambos sectores, se fichó a la exministra de Educación Mariana Aylwin y al exdiputado Zarko Luksic. En vista de esos acercamientos, el lunes tanto la directiva como el comité político de Amarillos se reunieron para analizar el ofrecimiento. En las instancia, se reiteró que Amarillos no tendrá candidatos a expertos, algo que el grupo ya había deslizado a principios de enero. Asimismo, según reveló el secretario general, Sergio Solís, se zanjó que ningún amarillo será experto ni tampoco árbitro del proceso constituyente.

En lugar de eso, ellos planean formar un equipo de constitucionalistas, liderado por Luksic, que tendría la tarea de publicar “alertas y aplausos”, a medida que el proceso constituyente avance. Desde la directiva advierten que si algún amarillo quisiera participar dentro del Consejo Constitucional, tendría que renunciar a la colectividad.

Para Chile Vamos era relevante -al menos intentar- que alguien ligado al centro se incorporara a sus filas. Esto debido a que, en consideración de que probablemente formarán una lista sin el Partido Republicano, su estrategia es capturar al electorado de centro. El propio presidente de Renovación Nacional (RN), el senador Francisco Chahuán, explicitó esa intención la semana pasada: “RN tiene (...) como misión tener un anclaje en el centro. Hemos estado en conversaciones con Demócratas y Amarillos, esperamos que eso se pueda materializar (en una lista)”.

Chile Vamos y la sexta comisionada

Los cálculos iniciales le daban a la derecha cinco cupos asegurados en la Cámara de los 12 comisionados que tenían que designar los diputados. El oficialismo y la DC se llevaban otros cinco cupos y había un último escaño de la Comisión Experta que quedaba suelto y que podía ser disputado por fuerzas políticas minoritarias como el Partido de la Gente (PDG), colectividad que el viernes de la semana pasada hizo público que impulsarían al abogado Enrique García.

La estrategia para que la derecha sumara un sexto comisionado se activó el domingo en la tarde. En esta jugada fue clave el rol que jugó el secretario general de RN, Diego Schalper.

Fue el diputado Schalper quien inició las movidas para instalar a la abogada constitucionalista y académica de la Universidad de los Andes, Marcela Peredo, y contara con los patrocinios suficientes para entrar a la Comisión Experta.

El domingo Schalper contactó al diputado y exmilitante del PDG, Víctor Pino. Entre los dos estuvieron casi todo el lunes haciendo las gestiones para organizar las firmas de Chile Vamos y de otras fuerzas políticas para que el puzzle calzara con seis cupos para la derecha.

De esta forma, el diputado consiguió, por ejemplo, que dentro de los patrocinios de Catalina Salem -experta de RN- tuviera las firmas del diputado Francisco Pulgar (Independiente), Karen Medina (PDG) y Rubén Oyarzo (PDG). Eso permitió que Salem contara con apoyos transversales y se liberaran algunas firmas de la bancada de RN.

De esta forma, comenzó la búsqueda de patrocinios para Peredo. La académica finalmente tuvo 12 firmas transversales. Por ella firmaron Pino, Jovana Ahumada (Independiente), Sara Concha (Partido Conservador Cristiano), Gloria Naveillán (Independiente), Miguel Ángel Becker (RN), Juan Carlos Beltrán (RN), Roberto Arroyo (PDG), José Miguel Castro (RN), Francesca Muñoz (Independiente), Andrés Jouannet (Amarillos), Harry Jürgensen y el propio Schalper.

El diputado Jürgensen, quien integra la bancada del Partido Republicano, explicó cómo fue la movida: “Se tomó esa decisión por acuerdo con el centro y la centroderecha para lograr, con una firma nuestra, la paridad necesaria para así poder designar a Peredo y afirmar a nuestra carta Carlos Frontaura”.

El lío por la paridad

Cuando la Cámara optó por el sistema de patrocinios, los diputados fueron advertidos de que ese mecanismo tenía una debilidad. Optar por el camino de que cada grupo consiguiera sus apoyos echaba por la borda cualquier intento de coordinación entre las distintas bancadas y, por lo tanto, la posibilidad de que la nómina de 12 comisionados de la Cámara no fuera paritaria aumentaba.

Dicho y hecho. El lunes, pasadas las 20.00 horas -cuando se venció el plazo para inscribir a los comisionados- el listado de nombres quedó con siete hombres y cinco mujeres.

De inmediato, las bancadas de diputados supieron que estaban en un problema. La Constitución exige que la nómina de 12 expertos de la Cámara y el Senado tiene que ser paritaria.

Fue en ese momento cuando las miradas se centraron en el PS. La bancada de diputados socialistas, en los días anteriores, había cerrado sus opciones a dos abogados: Flavio Quezada y Catalina Lagos. Ambos son militantes del partido y destacados abogados en el área del derecho público. Pese a debatirse entre los dos nombres, el lunes los diputados tomaron la decisión de inscribir a Quezada.

La opción de Lagos, comentan fuentes del partido, era la carta de la timonel del PS, Paulina Vodanovic, quien pese a manifestar su preferencia por ella, siempre fue clara en transmitirle a sus parlamentarios que respetaría la definición que tomara la bancada.

Dado que los comisionados acordados por la Cámara no son paritarios, las bancadas se verán envueltas en un problema ya que alguno de los grupos parlamentarios deberán bajar a un hombre, para subir a una mujer.

En la derecha ya se descartan. Diputados de Chile Vamos comentan que los seis comisionados de la oposición son paritarios. De mujeres llevan a Natalia González, Marcela Peredo y Catalina Salem y de hombres van con Juan José Ossa, Máximo Pavez y Carlos Frontaura.

En el oficialismo hay versiones encontradas. Algunos parlamentarios comentan que los líderes del PC, PS y PPD hicieron un primer sorteo en el cual salieron perjudicados los comunistas. En ese primer momento, le correspondía al PC tener que bajar al sociólogo Alexis Cortés, para subir a una mujer. Sin embargo el partido se habría negado, argumentando que le costó mucho encontrar a su experto y que ellos estaban proponiendo a una mujer para el árbitro por lo tanto estaban cumpliendo la paridad.

Ante la resistencia del PC, el resto de los partidos le cargó la responsabilidad al PPD. Los diputados del PS argumentaron que dado que su experto llevó el patrocinio de puros diputados socialistas, las bancadas más chicas tenían que hacer la corrección por paridad. Eso apuntaba directamente al PPD, colectividad que tuvo que buscar firmas con el PR y el PL.

Fue en ese tira y afloja que los diputados del PPD terminaron cediendo y el resto de los partidos oficialistas le dieron algunas horas para que pudieran buscar a una mujer y reemplazar al abogado constitucionalista José Antonio Ramírez.

Durante la tarde de este martes, el partido ingresó el nombre de Verónica Undurraga, abogada constitucionalista y académica de la Universidad Adolfo Ibáñez. El altercado provocó la molestia de la directiva del PPD, ya que la mesa no estuvo de acuerdo con tener que ser los responsables de hacer la corrección, más aún cuando previamente ya se había hecho un sorteo.

Las gestiones de la DC y la señal de Ibáñez

Un nombramiento que llamó la atención fue el de la abogada Paz Anastasiadis, quien actualmente se desempeña como asesora legislativa de la bancada de los diputados de la Democracia Cristiana (DC). Los firmantes que respaldaron su nombre provienen de colectivos notoriamente distintos. Tanto así, que la abogada logró reunir a la bancada DC con el Centro Democrático Unido (CDU), grupo compuesto mayoritariamente por parlamentarios que abandonaron la DC el año pasado -Miguel Ángel Calisto, Joanna Pérez y Jorge Saffirio-.

Eso no es todo. A ellos también se sumaron algunos personeros inesperados: el presidente de Convergencia Social, Diego Ibáñez, el socialista Raúl Leiva y el independiente René Alinco.

Sobre su decisión, Ibáñez sostuvo que “tenemos que construir transversalidad entre quienes desean que los derechos sociales y el Estado democrático se consolide en la nueva Constitución, por lo que mi firma y la del Partido Socialista es una señal para tender puentes, construir confianzas y concretar los discursos de unidad”.

A la vez, el diputado hizo un guiño a la discusión que actualmente se lleva a cabo dentro del oficialismo -además de la DC- sobre si se debe ir o no en dos listas en la elección de consejero constituyentes. “Independiente de la definición electoral que tome la DC, donde tienen total autonomía, tengo la firme convicción de que serán necesarios para consolidar una mayoría progresista”, agregó el parlamentario.

Ibáñez añadió que Anastasiadis “es una mujer que ha colaborado sustantivamente en continuar con el proceso constituyente, pese a las presiones del mundo más conservador”.

Sobre su voto, Leiva explicó que “para presentar expertos se requieren 12 firmas. Nosotros teníamos 13, por lo que la pusimos a disposición de Paz (Anastasiadis)”.

Por su parte, el diputado Alinco, quien es cercano a Calisto, enfatizó que él no está “nada conforme con el sistema (constituyente) de ahora, es una cocina brutal, una cocina política de punta a punta, desde el Partido Comunista hasta republicanos”.

Pese a eso, justificó que patrocinó a Anastasiadis porque “la conozco hace muchos años como profesional de apoyo de la DC, tiene condicione profesionales, un compromiso social. Esto no obedece a ninguna opinión político o ideológica. Yo patrociné a la persona”.

La aparición de Grossman

El lunes, cuando los partidos del oficialismo estaban reunidos en la sede del PS, el PPD puso sobre la mesa un nombre para integrar el Comité Técnico de Admisibilidad que generó ruido en sectores minoritarios de los partidos de gobierno.

Fue la timonel del PPD, Natalia Piergentili, quien comentó que su partido propondría como árbitro al abogado, experto en derecho internacional y exagente de Chile ante La Haya Claudio Grossman.

Su nombre causó sorpresa entre algunos dirigentes de la tienda quienes no recibieron de buena forma el nombre de Grossman debido a que entendían que su perfil había sido sondeado por Chile Vamos. Una de las personas que hizo presente el punto fue la diputada Mercedes Bulnes (independiente, cercana al Frente Amplio).

“Estimo que las personas que nominemos deben ser de absoluta confianza nuestra y no de la derecha. Claudio si bien fue exiliado en el último tiempo fue, o es, abogado de la UDI ante la Comisión Interamericana, obtuvo un nombramiento del gobierno de Piñera en una causa ante la Corte de La Haya y la derecha lo promovió para reemplazar a un ministro en esa misma corte, a lo que no accedió el gobierno del Presidente Boric”, explicó Bulnes.

Independiente de sus reparos, en el PPD defienden a Grossman. Fuentes del partido comentan que es un jurista de destacada trayectoria, que cumplen con el perfil para integrar el Comité Técnico de Admisibilidad y no aceptarán vetos.

Los 14 juristas que integrarán el árbitro se están terminando de afinar y su designación está cruzada con la nómina de 12 comisionados para la Comisión Experta que tiene que acordar el Senado, ya que quienes no queden con los cupos de expertos, podrían usarse para integrar el árbitro. El listado de los abogados del Comité Técnico de Admisibilidad se votará en la Cámara el miércoles y luego deberán ser ratificados por 4/7 del Senado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.