La terapia de madrugar: el deporte como vía de escape

La Avenida Pocuro de Providencia es una de las arterias más utilizadas. FOTO: Mario Tellez

Miles de personas están saliendo a las calles para usar la franja horaria que permite la actividad física por tres horas cada día. Mantenerse en movimiento no es el único motivo. La cabeza también juega.




“¡Libertad!”. Esa es la sensación del ambiente. Son las 6.05 del último jueves, un horario que solía tener a muchos durmiendo, y que ahora se ha vuelto un espacio sagrado para quienes buscan hacer un alto en la cuarentena.

Así, entre las 6 y las 9, y con más fuerza aún los fines de semana, las ciclovías, playas, pistas de maicillo, parques e incluso los cerros preferidos para los ascensos, se han colmado de visitantes, amantes del deporte y personas que recién se inician en alguna disciplina para dejar el encierro.

En efecto: según la encuesta de Elige Vivir Sano, el 77% de los consultados apoyó que exista una banda horaria destinada a las actividades al aire libre. Y según afirman desde la propia entidad, lo que más se realiza es trote, andar en bicicleta y caminar. “En su mayoría se trata de adultos jóvenes, aunque con una importante presencia de familias con niños y niñas, personas mayores, y personas paseando a sus mascotas”, señala Daniela Godoy, secretaria ejecutiva de Elige Vivir Sano.

Es una escapatoria y al mismo tiempo, aunque suene extraño, sirve para descansar de todo”, dice Rodrigo Silva mientras hace una rutina deportiva en el Parque Araucano. A un costado, Iván y Mikele juegan voleibol en la cancha de arena: “Había que hacer algo de deporte, era necesario”, señalan.

Iván y Mikele, a las 7.15 de la mañana, en la cancha de voleibol playa del Parque Araucano, en Las Condes.

Mientras, Karina Arias aprovecha la banda para subir el cerro San Cristóbal en su bicicleta. “Esto es un pequeño respiro en el contexto de un año encerrados”, agrega

Pasa que, según los expertos, la posibilidad de un espacio para realizar actividad deportiva no solo tiene que ver con el bienestar físico, sino también el mental. Y así también lo ha entendido la población.

Las personas están agotadas del encierro y están usando bien este espacio, dentro del contexto disponible para el cuidado personal. Y quizás al principio ni siquiera se ve como autocuidado, pero después, si preguntas, la gente tiene esa sensación de bienestar”, explica Nadia Ramos, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad de Talca y presidenta de la Asociación Chilena de Estrés Traumático.

Justamente, Mónica Flores, de 67 años, dice que sale sagradamente todos los días junto a su perro Cholo y que los beneficios son notorios: “Uno no valora las cosas hasta que ya no las tiene y haber perdido, de un día para otro, la posibilidad de salir a la calle me tiró al suelo, mentalmente hablando. Desde que salgo, aunque es poquito tiempo, todo eso se fue”, asegura.

13 Abril 2020 Gente con mascarilla por prevencion de pandemia de Coronavirus Covid19 que afectacta al pais en la comuna de Prvidencia que puso fin a la Cuarentena toltal. En la imagen el Parque de Avenida Pocuro. Foto : Andres Perez

Ramos asegura que las sensaciones de Mónica tienen evidencia: “Hay muchos beneficios de realizar actividad física, aunque sea caminar y también para la salud mental. Las investigaciones muestran que hacer ejercicio libera endorfinas, mejora el sistema inmunológico y mejora el bienestar personal”.

En Avenida Pocuro, en la comuna de Providencia, es posible ver a familias completas caminando, corriendo o en bicicletas. Los Fuentes-Silva son una de ellas. Papá, mamá y los tres hijos intentan salir al menos tres veces a la semana, dependiendo de la carga laboral de los padres. “Desde el día uno notamos cómo los niños han bajado un poco su ansiedad, esa locura, por así decirlo, de estar encerrados casi todo el día”, revela Jorge, el papá.

Son las 8.47 y la franja horaria para el deporte comienza a llegar a su fin. “¡Me volví a sentir vivo, volví a sentir libertad!”, dice Manuel Donoso mientras retorna a casa, donde, con la actividad física de 6 a 9 como terapia, ya no se siente tan ahogado.

La playa Caleta Abarca de Viña del Mar se ha colmado de deportistas. FOTO: Dedvi Missene

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.