La experiencia internacional para combatir la inflación

Imágenes de la Bolsa (5908720) (1)

Aunque hay factores internos que han afectado al aumento de los precios, Chile no es el único país que ha sufrido con el alza de la inflación luego de años de estabilidad. España no sufría con estos episodios desde hace casi cuatro décadas, mientras que en el continente americano países como México y Paraguay pasan por momentos similares. ¿Qué medidas están tomando en estos países para contrarrestar la subida de la inflación?



Por sexto mes consecutivo el Índice de Precios al Consumidor (IPC) volvió a mostrar un incremento. En junio la cifra aumentó un 0,9%, acumulando un 7,1% desde enero hasta la fecha y un 12,5% en los últimos doce meses. Una cifra que no se registraba desde junio de 1994 y que ha generado preocupación y ha motivado a tomar acciones para resguardarse y evitar que el dinero siga perdiendo su poder adquisitivo a través de distintos productos de inversión.

Sin embargo, y pese a que hay factores internos que han incidido en el aumento de los precios, es un fenómeno que ha atravesado fronteras y está presente en distintas latitudes. Por ejemplo, España atraviesa uno de los peores escenarios inflacionarios: en los últimos doce meses acumula un incremento de 10,2%, dígitos que no se registraban desde 1984, cuando alcanzó un 10%; también está el caso de México, que respecto de junio de 2021 tiene un incremento de 7,99% acumulado, una situación inédita desde hace 21 años.

Hay casos más cercanos, como Paraguay, que tiene un 11,5% de inflación interanual, y que no tenía una estadística así de elevada desde 2008, una situación similar a la realidad chilena.

¿Qué medidas están tomando las personas en estos países para protegerse de la inflación?

El caso español

El gobierno español, encabezado por Pedro Sánchez, ha puesto en marcha distintas medidas para aplacar la inflación, tanto para proteger a las familias como para aplicar rebajas fiscales. Primero, ha puesto en marcha reducciones en los precios de los abonos de transporte público, aumento en las pensiones de jubilación e invalidez, ayudas para trabajadores, autónomos y desempleados de bajos ingresos y reducción en el IVA en la facturación de la luz.

Como se espera que el panorama se mantenga así, en España han apostado por distintas alternativas para que el impacto sea mínimo. Además de las inversiones tradicionales, han tomado relevancia algunas en materias primas, que se han disparado en los últimos meses como el trigo, el maíz, el petróleo y el gas natural. No solo eso, pues el oro, una forma robusta de refugio, también ha ganado fuerza entremedio de la inflación ya que suele aumentar su valor en tiempos de incertidumbre. Esta alternativa va desde la compra física del oro, hasta fondos cotizados en bolsa que invierten en oro y acciones de compañías auríferas, entre otras. Así como el oro también están los commodities, como plata, platino, entre otros.

El mundo inmobiliario es otra de las aristas que ha explotado el país ibérico, producto de su fortaleza y el alza que ha tenido. Además de las inversiones inmobiliarias a través de empresas o fondos cotizados en bolsa, también han recomendado la evaluación de subrogar la hipoteca, es decir, buscar cambiar de un banco a otro con el objetivo de encontrar una mejor oferta respecto de plazos e intereses.

Los instrumentos mexicanos

México es otro de los países que está atravesando un alza en la inflación más alta de la prevista y superior a la de años anteriores. Por eso, el presidente Andrés Manuel López Obrador aplicó programas para contener el precio de los alimentos de la canasta básica y para eliminar temporalmente los impuestos a la bencina para así evitar el incremento de su precio.

Pero, además de las medidas que tomó el gobierno, en México tienen algunas alternativas para poder hacerle frente al fenómeno. Por ejemplo, los expertos han sugerido refinanciar las deudas para conseguir tasas más bajas, o, en el caso de las líneas de crédito con garantía hipotecaria –una hipoteca–, negociar para pasar de tasas variables a tasas fijas. Sobre todo, luego de que la tasa de interés llegara a un 7,75%, la más alta en 14 años.

Ahora, en el país azteca existen dos instrumentos de inversión elaborados para contrarrestar la inflación: los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) y los Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal denominados en Unidades de Inversión (Udibonos). Los cetes son un instrumento de deuda del gobierno federal para recaudar fondos en un plazo establecido, es decir, una forma de prestarle dinero al gobierno con un rendimiento pactado de antemano. Estos tienen plazos de 28, 91, 182 y 364 días, y tienen tasas de 7,5%, 8,17%, 8,86% y 9,59% respectivamente.

Los Udibonos, en tanto, también son títulos de deuda del gobierno federal. Al estar emitidos en Unidades de Inversión (UDIs), se protege el poder adquisitivo, pues se reajusta diariamente. Junto a esto, se pueden invertir en bajos montos –incluso menos de mil pesos mexicanos, unos $50 mil chilenos–, no se cobran comisiones de manejo de cuenta pues hay una plataforma directa del gobierno. Eso sí, tienen dos particularidades: se venden a largo plazo, de 3 años hacia arriba, y pagan intereses semestrales con base en una tasa de interés real fija estipulada en la fecha de emisión.

Las alternativas de Paraguay

El país guaraní gozó por años de bajos índices inflacionarios. Sin embargo, al igual que el resto de la región ha sufrido el último año. El gobierno de Mario Abdo Benítez ha tomado medidas, como la ampliación del número de beneficiarios de programas sociales y una inversión de $US 1.110 millones para crear 50 mil nuevos puestos de trabajo y la construcción de 2.800 viviendas.

Sin embargo, en medio del complejo escenario, la opción de fondos mutuos ha tomado la delantera como una de las alternativa predilectas para invertir y apalear la situación. De hecho, el mercado ha crecido un 60% en los últimos cinco años. Por ejemplo, el banco Basa Capital, desarrolló una alternativa particular de fondos mutuos para que las personas rentabilicen sus excedentes y ahorros para evitar que pierdan valor, con intereses diarios de 5% anual en guaraníes –moneda local–, sin costos de entrada y salida, y que tiene la opción de retirar lo invertido en el mismo día.

Pero no es la única ventana que se ha abierto. El mercado inmobiliario paraguayo se ha posicionado como una de las opciones más atractivas de la región por su rentabilidad en dólares de entre 5% y 7%, por las variables macroeconómicas estables y también por la baja carga tributaria que tiene el país sobre el sector. Por lo mismo, se han desarrollado exposiciones para incentivar tanto las inversiones inmobiliarias como la adquisición de inmuebles, aunque estas representan una alternativa menos líquida.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agricultura vertical, permite asilar el frío, utilizar 70%-90% menos de agua y 95% menos de fertilizantes.