La UE, en busca de una posición común ante la afluencia de desertores de Rusia

Una persona con un pasaporte ruso en el cruce fronterizo de Vaalimaa entre Rusia y Finlandia, el 23 de septiembre de 2022. Foto: Reuters

Los hombres en edad de combatir abandonan Rusia en masa desde que Vladimir Putin anunció la movilización parcial. Muchos vuelan, por ejemplo, a Serbia, Armenia o Georgia, pero otros muchos se precipitan hacia las fronteras de la Unión Europea, que no ha adoptado una posición común.


Según la Comisión Europea, la Unión Europea se solidariza “en principio” con los rusos que tienen el valor de mostrar su oposición a lo que hace el régimen de Vladimir Putin. Defiende una posición común de todos los Estados de la UE sobre la afluencia de rusos en las fronteras y también subraya que, si alguien solicita asilo, el derecho internacional obliga a examinar su petición.

Pero esta posición común debe “tener en cuenta las cuestiones de seguridad”, lo que implica el control de las llegadas, por ejemplo. La mención a la seguridad no es un detalle, ya que esta solidaridad en principio puede no ser más que un deseo piadoso.

Los países fronterizos de Rusia se muestran reticentes

A los europeos les va a costar ponerse de acuerdo, ya que los países fronterizos con Rusia son reacios a recibir con los brazos abiertos la afluencia de posibles desertores. El ministro de Asuntos Exteriores letón aduce considerables riesgos de seguridad y se niega de antemano a considerarlos objetores de conciencia, ya que muchos de ellos no han protestado contra el asesinato de ucranianos por parte de Rusia. Pueden irse, concluye, a un país no europeo.

Un oficial de la guardia fronteriza finlandesa desplegado cerca de los autos que hacen fila para ingresar a Finlandia desde Rusia en Vaalimaa, el 23 de septiembre de 2022. Foto: Reuters

Desde que la UE suspendió el acuerdo de facilitación de visados de corta duración con Rusia a finales de agosto, cada uno de los 27 Estados miembros gestiona la expedición de visados como considera oportuno.

Alemania ofrece el asilo político

Por su parte, Alemania ha anunciado que está dispuesta a conceder asilo político a los desertores del Ejército ruso “amenazados por una grave represión”. En los últimos meses, Berlín ya ha acogido a más de 400 opositores al Kremlin, informa nuestro corresponsal en Berlín, Pascal Thibaut.

“Cualquiera que se oponga valientemente a Putin y se ponga así en gran peligro puede solicitar asilo político en Alemania”, confirmó la ministra del Interior, Nancy Faeser, en una entrevista. Una posición seguida por el ministro de Justicia, Marco Buschmann, quien escribió en Twitter: “Los que odian el camino de Putin y defienden la democracia liberal son bienvenidos en Alemania”.

Sin embargo, no hay nada automático en la concesión del asilo. Cada caso se someterá a un procedimiento individual y a controles de seguridad, dijo el Ministerio del Interior. Las ONG piden a las autoridades que no sean demasiado quisquillosas exigiendo, por ejemplo, una prueba de alistamiento en el Ejército ruso.

Y como la solicitud de asilo sigue siendo complicada para estas personas, sobre todo por las dificultades de acceso a la Unión Europea, la asociación Pro Asyl propone que se ofrezcan visados humanitarios a los rusos que hayan llegado a otros países como Georgia o Turquía. Este tipo de solicitud tiene chances de éxito en Alemania, pero pocas personas hacen uso de ella, por temor a no poder regresar a su país más adelante.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Jaali, la arquitectura que renace para combatir el cambio climático. A raíz del alto costo de energía que significan los aires acondicionados, los arquitectos están buscando nuevas ideas para mejorar la ventilación.