Putin busca consolidar lazos con Irán y Turquía en un raro viaje al extranjero

La visita del presidente ruso refleja la importancia que otorga a mantener la influencia de Moscú en Medio Oriente.


El Presidente ruso, Vladimir Putin, viajará a Medio Oriente esta semana, un viaje poco común al extranjero, que pretende señalar que la guerra prolongada y costosa en Ucrania no ha disminuido el lugar de Moscú en el escenario mundial.

En solo su segundo viaje fuera de Rusia desde que el país invadió Ucrania en febrero, Putin viajará a Teherán el martes, donde se reunirá con el Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el Presidente iraní, Ebrahim Raisi. La visita refleja la importancia que Putin otorga al mantenimiento de la influencia que Rusia obtuvo a partir de años de intervención militar y diplomática en Medio Oriente.

El viaje de Putin se produce pocos días después de la gira del propio Presidente Joe Biden por Medio Oriente, donde buscó reunir a Israel y los países árabes para contrarrestar a Rusia, China e Irán, cuya influencia ha crecido mientras que Estados Unidos ha reducido su presencia en la región.

“A la luz de la invasión de Ucrania, el aislamiento de Occidente, las sanciones, mantener esa influencia si no expandirla se está volviendo aún más importante para la política exterior rusa”, dijo Hanna Notte, investigadora asociada principal del Centro de Viena para el Desarme y la No Proliferación.

Esta fotografía tomada el 12 de febrero de 2022 muestra una vista aérea del entierro de los cuerpos de las víctimas del bombardeo informado por las fuerzas del gobierno sirio en la aldea de Maaret al-Naasan, en la provincia de Idlib controlada por los rebeldes. Foto: AFP

Rusia se está “dando cuenta de que no hay futuro con Occidente. Esto se ha ido irreversiblemente”, agregó. “Su futuro tendrá que estar en el sur global”.

Putin está tratando de cimentar la relación de Rusia con Irán, un enemigo estadounidense que, al igual que Rusia, es el objetivo de sanciones paralizantes de Estados Unidos y se ha convertido en un socio militar y comercial clave para Moscú. En junio y julio, funcionarios rusos visitaron Irán para revisar los drones con capacidad de ataque del país, según la inteligencia de EE.UU., que cree que Irán se los proporcionará a Rusia para la guerra de Ucrania.

La reunión del presidente ruso con Erdogan se realizará ya que Turquía ha logrado desempeñar un papel fundamental de árbitro en la guerra. Turquía, un miembro de la OTAN que antes de la guerra se enfrentó con Estados Unidos por el coqueteo diplomático intermitente de Erdogan con Moscú, condenó la invasión rusa y vendió drones armados a Ucrania, pero no impuso sanciones al Kremlin.

A pesar de una relación a veces tensa con Putin, Erdogan está actuando como árbitro de un posible plan para crear un corredor para el grano atrapado en Ucrania, así como de eventuales conversaciones de paz.

“La dirección de las visitas del presidente al extranjero habla de dónde ve ahora la necesidad y la oportunidad para la diplomacia rusa”, dijo Dmitry Trenin, analista de política exterior ruso pro-Kremlin.

Autos destrozados y otros escombros esparcidos por el área después de un ataque con misiles de crucero rusos en Vinnytsia, Ucrania, el 14 de julio de 2022. Foto: AP

Los tres líderes están listos para discutir de Siria, donde Rusia e Irán respaldan al régimen del Presidente Bashar al-Assad. Turquía apoya a los grupos rebeldes opositores.

Rusia intervino militarmente en la guerra civil en Siria en 2015, utilizando el poder aéreo para cambiar el rumbo del conflicto y ayudar a preservar el régimen de Assad. En Teherán, Putin enfatizará ante sus homólogos turco e iraní que Moscú sigue siendo un actor clave en Siria, a pesar de la campaña en Ucrania, dijo Fyodor Lukyanov, presidente de una junta asesora del Kremlin sobre política exterior y de defensa.

A pesar de dedicar más de 100.000 soldados a la invasión de Ucrania, Rusia ha logrado mantener su presencia militar en Siria y Libia, dos países donde Moscú usó intervenciones armadas de costo relativamente bajo para desarrollar una influencia descomunal en la región.

En las últimas semanas, Rusia ha intensificado algunas de sus operaciones militares en Siria, lanzando ataques aéreos cerca de bases estadounidenses y hostigando a las fuerzas norteamericanas desplegadas en el país, dijeron funcionarios de EE.UU.

La semana antepasada, Rusia usó su poder de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para forzar una reducción en el mandato de la ONU para entregar ayuda alimentaria a millones de sirios, poniendo presión sobre una operación de socorro respaldada por Occidente en las áreas controladas por los rebeldes de Siria.

En esta imagen publicada el 15 de julio de 2022 por el Ejército iraní, un dron es lanzado desde un submarino durante un simulacro en el Océano Índico. Foto: AP

Putin se reunió con Raisi en Moscú en enero y nuevamente el mes pasado en Turkmenistán, al margen de una cumbre regional.

“Está poniendo mucho esfuerzo en esta relación”, dijo Mark N. Katz, profesor de gobierno y política en la Universidad George Mason y especialista en las relaciones de Rusia en Medio Oriente.

Rusia está colgando la perspectiva de las entregas de granos a Irán, cuya población se ha visto muy afectada por la inflación de los precios de los alimentos, a cambio de la ayuda de Teherán para eludir las sanciones, dicen empresarios y funcionarios iraníes.

En mayo, el ministro de Petróleo iraní, Javad Owji, dijo que Teherán había finalizado un acuerdo para el suministro de cinco millones de toneladas de trigo y cereales tras una reunión con el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak. Novak ha confirmado que Rusia discutió acuerdos comerciales con Irán, pero no si se firmaron.

Los rusos ahora acuden en masa a la República Islámica, a menudo para discutir formas de eludir las sanciones, dicen los empresarios iraníes. Los acuerdos sobre la mesa incluyen la venta de Irán a compradores rusos de ropa para reemplazar marcas occidentales y repuestos de automóviles a fabricantes de automóviles rusos en conflicto. También ha habido discusiones sobre un corredor de exportación que va desde Rusia a India a través de Irán.

Durante su viaje de mayo a Teherán, Novak de Rusia dijo que el comercio entre los dos países había aumentado un 80% año tras año a US$ 4.000 millones en 2021. Esperaba que aumentara a US$ 40 mil millones en un futuro cercano.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, estrecha la mano de su par turco, Tayyip Erdogan, durante una reunión en Sochi, Rusia, el 29 de septiembre de 2021. Foto: Reuters

La visita de Putin, su segundo viaje al extranjero desde la guerra luego de una visita a Asia Central, también podría aliviar las fricciones recientes con Teherán, que ha visto a los comerciantes de petróleo rusos socavar agresivamente a sus contrapartes iraníes en las ventas a China y otros compradores asiáticos.

Mientras tanto, EE.UU. alegó que Irán se estaba preparando para proporcionar a Rusia drones para el campo de batalla en Ucrania, así como para entrenar a sus fuerzas para usarlos. Posteriormente, Teherán aseguró a Kiev que no suministraría drones a Rusia.

A pesar de las sanciones occidentales, Rusia ha mantenido relaciones relativamente cálidas con una variedad de países de Medio Oriente, incluidos los socios de seguridad tradicionales de EE.UU., como Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

Putin ha cultivado relaciones personales con los líderes de esos países, ofreciendo una asociación libre de críticas occidentales sobre los abusos de los derechos humanos por parte del gobierno.

Desde la invasión de Ucrania, Rusia también ha amenazado con usar granos y otros productos alimenticios clave para recompensar a los aliados. El mes pasado, el ministro de Agricultura de Rusia, Dmitry Patrushev, dijo que Moscú limitaría las exportaciones de cereales a “países amigos nuestros”.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, asiste a una reunión con su par sirio, Bashar al-Assad, en el Kremlin, en Moscú, el 13 de septiembre de 2021. Foto: Reuters

Eso podría darle a Rusia influencia sobre países como Egipto, el mayor importador de trigo del mundo, que obtiene más del 70% de sus suministros de trigo de Ucrania y Rusia. Turquía obtiene más del 80% de sus suministros de las dos naciones.

Hay mucho en juego en la reunión de Putin con Erdogan de Turquía, y se espera que los dos líderes discutan una propuesta respaldada por la ONU para reanudar las exportaciones de granos ucranianos a través del Mar Negro, la participación turca en la guerra en Ucrania y las recientes amenazas turcas de lanzar una nueva incursión militar en Siria.

Los negociadores rusos, ucranianos y turcos llegaron a un acuerdo sobre las líneas generales de un acuerdo para exportar granos en barcos a través del Mar Negro el miércoles, aumentando las esperanzas de liberar parte de los 20 millones de toneladas de granos y otros productos agrícolas atrapados en Ucrania.

El acuerdo ahora depende en gran medida de la aprobación de Putin. Funcionarios de la ONU y occidentales también han dicho que los detalles técnicos del plan aún no se han negociado.

También se espera que Erdogan utilice la reunión para impulsar una nueva operación militar turca contra los militantes kurdos en el norte de Siria, lo que probablemente requerirá la aquiescencia rusa debido a la presencia de tropas rusas en el área.

Erdogan ha tratado de posicionarse como mediador en la crisis, con Turquía organizando dos rondas de negociaciones de paz fallidas entre Rusia y Ucrania.

“Turquía es probablemente el único país que Rusia está dispuesta a considerar como mediador en este conflicto”, dijo Lukyanov, del organismo asesor del Kremlin. “Actualmente no hay motivos para las conversaciones de paz, pero en algún momento los habrá”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.