Acusado por Ancalao por firmas ante notario fallecido dice que solo actuó como intermediario y que no recibió un pago

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE / AGENCIAUNO

Wladimir Rojas, quien cuenta con un amplio prontuario delictual, señala que fue el exabanderado de la Lista del Pueblo y sus cercanos quienes entregaron las firmas a su contacto.




El escándalo de las firmas certificadas por un notario fallecido que presentó Diego Ancalao ante el Servel para su postulación está lejos de terminar. Días después de impugnada su candidatura, el candidato de la Lista del Pueblo interpuso una querella criminal por el delito de estafa y falsificación de instrumento público contra Wladimir Rojas, quién supuestamente asumió en el comando -según Ancalao por el pago de 3 millones de pesos- la responsabilidad de la validación de patrocinios mediante firmas presenciales.

En entrevista con Canal 13, la versión del excandidato es refutada por Rojas. “Obviamente él estaba consciente de lo que estaba haciendo. Él se muestra como una blanca paloma y se está aprovechando de que se encontró con un desgraciado que tiene antecedentes, y dijo... ah, este la lleva” señaló.

Rojas, que tiene un amplio prontuario delictual, cuenta que para realizar la validación de las firmas solo hizo el vínculo con un intermediario, pero que no conoció jamás a un notario. “A mí me dijeron que necesitaban legalizar firmas... Uno siempre conoce la gente que se salta las reglas, y el notario que supuestamente yo busqué era un notario que se iba a saltar las reglas, pero que en rigor debiera existir... no uno muerto, no tenía idea de que el supuesto notario no existía, porque si yo llego a saber esto, no me meto en esta cuestión”.

“A Diego Ancalao lo conocí. Estuve con él en el trayecto desde San Ramón hasta La Cisterna donde tuvimos el primer contacto físico con el intermediario, al cual ellos ya habían conocido y le habían entregado las cajas que supuestamente tenían las firmas. Pero las cajas, las firmas las entregaron ellos, ellos sabían en lo que estaban”.

Wladimir Rojas es padrastro de la pareja de un amigo de Ancalao. A través de él habrían hecho el vínculo para agilizar la validación de firmas, que según la defensa del candidato era una actividad remunerada.

“Nunca recibí un peso del señor Ancalao, tuve la mala fortuna de conocerlo un día, y eso fue el 20 de agosto. Antes de ese día había sabido de su existencia porque me habían pedido que firmara, que patrocinara con mi firma, y por hacerle un favor a la hermana de mi hija lo hice, pero conocimiento del individuo no tenía ninguno”, detalló Rojas, quien también agregó que “estaba haciendo un favor a la hermana de mi hija... por ayudarla, porque ella como que estaba entusiasmada, la tenían cuenteada, esta gente la tenía cuenteada, como que eran la salvación de Chile. Para suerte de Chile, se cruzaron con un ‘fantasma’ y le salió todo para atrás porque son fuleros”.

Amplio prontuario

Cabe destacar que Rojas tiene antecedentes penales por robos, hurtos y asociación ilícita. En abril del 2019, la PDI capturó a los 16 integrantes de la banda “Los Fantasmas”, quienes eran conocidos por asaltar a personas que iban a sucursales bancarias. Dentro de ese grupo se encontraba “El Wladi”, y terminó siendo condenado a 724 días de cárcel. Salió libre el 7 de julio de este año.

Por este historial, dice que ahora es utilizado como chivo expiatiorio por Ancalao. “Yo me acuerdo de una frase que dijo el primer día: ‘mi carrera política acabó’, y claro, quiso reír conmigo, pero no creo que llegue a ninguna parte. Es un tránsfuga, es peor que yo. Yo por último cuando hacía mis cosas yo lo hacía y después corría, no me quedaba con la cara dura con las cámaras haciéndome una blanca paloma”.

La investigación de esta trama está a cargo de la Fiscalía Centro Norte.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.