Minsal prepara ley para regular venta y uso de cigarrillos electrónicos

vapos

Al igual que otras mociones parlamentarias, gobierno busca que vaporizadores tengan la misma regulación que la ley del tabaco y que se prohíban en lugares cerrados y su venta a menores.




En 2010, los cigarrillos electrónicos o vaporizadores llegaron a Chile como una alternativa para disminuir el consumo de tabaco y reemplazar los cigarrillos tradicionales. Lentamente comenzaron a popularizarse y hoy se puede ver a personas utilizándolos en oficinas, restaurantes, estadios y diversos espacios públicos cerrados.

El Ministerio de Salud advierte que el consumo y su comercialización hoy se han vuelto indiscriminados, a pesar de que existe evidencia de que son productos dañinos para el organismo.

La Organización Mundial de la Salud realizó en julio un nuevo llamado para que sus estados miembros que no han prohibido el uso de este tipo de dispositivos, los regulen como productos dañinos para la salud, argumentando que está comprobada la peligrosidad de su consumo.

La semana pasada, en Estados Unidos se reportó el primer fallecimiento de un paciente, el cual desarrolló una enfermedad respiratoria asociada al uso de cigarrillos electrónicos, y se informó que hay más de 190 hospitalizados en ese país por malestares respiratorios y dolencias en los pulmones producto de estos aparatos.

En Chile no existe una ley que regule los vaporizadores. La única normativa que existe hoy es el decreto del Instituto de Salud Pública de 2010, que cataloga y controla estos productos como farmacéuticos.

Es por lo anterior que el Minsal junto al Ministerio Secretaría General de la Presidencia están elaborando un proyecto de ley que regule estos aparatos.

Según explicó la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, esta propuesta será presentada en dos meses como máximo. "Nuestra propuesta es que se regule igual como se regula la ley del tabaco. Que se prohíba en lugares cerrados, alrededor de los colegios, que no se pueda vender a menores y que implique una carga impositiva, porque sabemos que a través de eso se puede disminuir la compra", explica Daza, quien considera urgente la promulgación de una ley que regule este mercado y espera que el Congreso agilice su tramitación luego de ser presentada la propuesta.

Sin embargo, la idea de legislar sobre estas medidas no es nueva. El senador del PPD Guido Girardi, miembro de la Comisión de Salud, dijo que hace aproximadamente cuatro meses, los miembros de esa instancia presentaron dos proyectos que regulan los cigarrillos electrónicos y establecen las mismas prohibiciones que tiene hoy el cigarrillo tradicional.

"El gobierno lo que tiene que hacer es presentar indicaciones a los proyectos que ya están y ponerles urgencia, para que estos se tramiten rápido una vez que salgan de la comisión. No tiene sentido que el gobierno pierda el tiempo cuando ya hay proyectos presentados", dijo.

Actualmente, hay tres proyectos en el Congreso, los cuales han sido ingresados por el diputado UDI Christian Moreira, que busca prohibir la venta a menores, y de los senadores Carolina Goic (DC), Rabindranath Quinteros (PS) y Guido Girardi (PPD), que buscan implementar las mismas prohibiciones que el cigarrillo tradicional.

Aumento de consumo en jóvenes

A juicio de María Teresa Valenzuela, miembro de Chile Libre de Tabaco, lo más preocupante es el aumento entre los adolescentes, ya que, según dijo, "lo que se ha visto en todas partes del mundo es que las personas que más han aumentado el consumo de estos cigarrillos electrónicos son los adolescentes"

Así lo ratificó la subsecretaria Daza: "Estos productos principalmente los están utilizando los jóvenes y eso es lo más dramático. En Estados Unidos esto es una epidemia que está sin control. Los últimos estudios demuestran que hay más de 1,5 millones de jóvenes que están empezando a vapear".

Por su parte, la doctora Guacolda Benavides, médico broncopulmonar y miembro de la Mesa Ciudadana Tabaco-Salud, explicó que está demostrado que estos productos generan daños y dijo que "no hemos visto que estos emisores de nicotina ayuden para dejar de fumar, por el contrario, hemos vistos efectos no deseados, de irritación y tos por este uso de dispositivos".

Comenta