“Operación Etilox”: logran en Arica histórica incautación de químicos para la producción de cocaína

Efectivos de la Brigada Investigadora de Sustancias Químicas Controladas de la PDI y personal de Aduanas, en coordinación con la fiscalía local de Alto Hospicio, lograron detectar 690 toneladas de precursores químicos que permitirían, a lo menos, producir cerca de 50 toneladas de droga. La operación fue calificada como un fuerte golpe al narcotráfico transnacional.


Como un fuerte golpe al narcotráfico transnacional fue calificada la “Operación Etilox” llevada a cabo recientemente en el puerto de Arica. Ahí efectivos de la Brigada Investigadora de Sustancias Químicas Controladas (Brisuq) de la PDI y personal de Aduanas, en coordinación con la fiscalía local de Alto Hospicio, lograron detectar 46 conteiner que en su interior guardaban 690 toneladas de precursores químicos que estaban destinados a la elaboración de droga, específicamente de cocaína.

Se trata de una incautación histórica, pues como destaca el comisario Patricio Navarro, jefe de la Brisuq, es primera vez que en Chile se intercepta un cargamento tan abultado de estas sustancias, y que podrían haber permitido la producción de alrededor de 50 toneladas de la mencionada droga.

“Acá siempre se está monitoreando el comercio y se está en coordinación con entidades extranjeras respecto de productos químicos, porque si bien pueden ser lícitos, también pueden ser destinados al narcotráfico. Es así como a fines de 2020 nosotros recibimos información, donde nos señalaron la existencia de una organización que se estaba dedicando a internar productos químicos para la elaboración de cocaína en Bolivia a través de Chile. Sobre la base de ese trabajo se pudieron identificar una serie de conteiner con productos químicos que estaban destinados a personas naturales que no tenían ninguna relación con el uso de este tipo de sustancias, eran una especie de palos blancos”, relató el detective en conversación con La Tercera.

De acuerdo con los detalles entregados por el director de Aduana de la Región de Arica, Fernando Rousseau, esta operación conjunta se enmarca en la estrategia del combate del crimen organizado que está encabezando el Ministerio del Interior y la Subsecretaria, y donde fue clave la coordinación establecida con sus pares de Bolivia, ya que ellos fueron los primeros en encender las alarmas frente a estos movimientos sospechosos de sustancias.

“Se trata de un golpe histórico en Chile y Latinoamérica contra el crimen organizado”, destacó el funcionario al ser consultado por este medio, asegurando que la comercialización ilícita de los elementos incautados podría haber generado réditos económicos por más de nueve millones de dólares, ya que en el “mercado negro” estos elementos aumentan considerablemente su valor.

De este modo, ambos personeros explicaron que la incautación realizada corresponde a 576 toneladas de acetato de etilo, 64 toneladas de cloruro de calcio, 24 toneladas de hidróxido de sodios, y 26 toneladas de metabisulfito de sodio.

Por su parte, el fiscal regional de Tarapacá, Raúl Arancibia, destacó que “debemos relevar especialmente la colaboración entregada por la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico de Bolivia, que nos alertó de contenedores con productos químicos que estaban pasando por nuestro puerto y cuyos destinatarios en su país nada tenían que ver con el uso legítimo de dichas sustancias. Este tipo de colaboración entre las fiscalías y las policías de Chile y Bolivia, que ya hemos visto en otros casos, es fundamental cuando se trata de enfrentar la criminalidad organizada transnacional”.

Asimismo, el persecutor señaló que la fiscalía en Alto Hospicio mantiene una investigación para determinar si hay personas en Chile involucradas en este tráfico de precursores.

Los “fichados”

Si bien hay una indagación en curso para despejar la eventual participación de chilenos, hasta ahora, todas las personas identificadas y vinculadas al caso, como señaló el comisario Navarro, serían de nacionalidad boliviana y estarían en dicho país.

Los destinatarios y las personas que encargaban estos productos químicos, o sea los financistas de todo esto y quienes lo iban a recibir finalmente, están todas en el extranjero y están identificados. Son personas de nacionalidad boliviana, se encuentra en este momento en Bolivia (...) No determinamos hasta el momento responsabilidad de ciudadanos que estén en territorio nacional, que tengan el conocimiento de que esto estaba destinado narcotráfico”, señaló el PDI.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.