Venezolanos en Chile se emocionan con "el apoyo, cariño y receptividad" de los chilenos frente a la situación en su país

A_UNO_1069524_00559

Alrededor de 500 personas cantaron el himno venezolano esta tarde en plena plaza Baquedano, mientras otros recorrían las calles en vehículos adornados con enseñas de su país.




Desde pasadas las 17.00 horas de hoy, integrantes de la extensa diáspora venezolana en Chile comenzaron a reunirse en el sector de Plaza Baquedano. Entre gritos contra Nicolás Maduro, canciones y el intercambio de información, los manifestantes se mantuvieron durante más de dos horas congregados bajo numerosas banderas tricolores.

Entre 300 y 500 personas, según estimaciones de Carabineros, se dieron cita en la plaza. En los alrededores circulaban otros manifestantes, a bordo de automóviles y motocicletas, haciendo sonar sus bocinas y enarbolando banderas. Un repartidor de Rappi pasó raudo mientras cumplía con su labor, lanzando gritos por la democracia en su país y con una enseña venezolana sobre la característica caja de color anaranjado que utilizan en su trabajo.

El momento de mayor emoción se produjo en plaza Baquedano cuando los participantes entonaron el himno nacional venezolano, acompañados por un trompetista, junto a canciones tradicionales de su país y consignas por la libertad, la democracia y contra el régimen de Maduro.

"La gente en la calle me ha ido informando"

Una de las manifestantes, Nadixa, relata que está en Chile "desde hace casi tres años ya". "Tengo muchos sentimientos: nostalgia, emoción. Vine a prestar apoyo a mis compatriotas. Lo que está sucediendo allá es para la libertad para mi país", añade.

La joven dice que se enteró de los acontecimientos en Caracas a través de las redes sociales y de la gente que espontáneamente, al saber su nacionalidad, le comentaba las noticias. "La gente en la calle me ha ido comunicando e informando, venezolanos y chilenos", relata.

"Entre los chilenos he visto mucha receptividad, mucho cariño. Desde temprano he estado en la calle y la gente nos abrazaba y nos decía 'has visto las noticias, lo que ocurre en tu país. Ha sido muy bonito el apoyo", reconoce.

Ese respaldo también la ha ayudado a ella y a sus compatriotas en Chile a enfrentar las crecientes restricciones para comunicarse con sus parientes en Venezuela. "Con mis familiares ya no hay comunicación también porque allá tampoco ahora hay energía eléctrica", describe.

"Muchos habían perdido sus esperanzas"

Ángel Finamores y Alejandra Narciso se conocieron en Chile: él es conductor de Uber "y yo subí como pasajera", cuenta ella. Él tiene dos años en Chile y ella seis meses. Ahora permanecen atentos a las noticias desde Venezuela. Como muchos integrantes de la diáspora, se enteraron a través de redes sociales de la acción emprendida por el proclamado presidente Juan Guaidó.

"Uno se informa por las redes y grupos en Facebook. Muchas personas habían perdido las esperanzas, porque siempre llaman a salir a la calle, pero los usurpadores que están en el gobierno siempre terminan haciendo de las suyas. Pero creo que hoy ha sido un día representativo: han soltado a muchos presos políticos y representantes que han levantado la esperanza de un país completo. Así que aquí estamos, sin perder la fe", dice Ángel.

Alejandra ya no tiene familiares en Venezuela: están repartidos en tres países, España, Perú y Chile. "La solución para Venezuela es de esta manera: saliendo a la calle. Tenemos esperanza", afirma.

Su pareja agrega que si bien "de todo hay en la viña del Señor", ha recibido mucho apoyo de sus compañeros de trabajo, como asistente de ventas en una tienda por departamentos –además del Uber-. "Entre la recepción de los inmigrantes, creo los más aceptados hemos sido los venezolanos", señala.

Comenta