Acuerdo constitucional: oposición amenaza con enviar su propia reforma para cuotas

AcuerdoNC_WEB

Ante falta de consenso respecto de la participación de pueblos originarios y mujeres, centroizquierda ya comenzó a redactar un texto en caso de que se frustren las negociaciones con el oficialismo por un pacto complementario.


Una conversación, a través de WhatsApp, sostuvieron el sábado los presidentes de partidos de la oposición que firmaron el acuerdo por una nueva Constitución. El intercambio, que se dio desde la DC al Frente Amplio, tenía como objetivo lograr una postura común ante las entrampadas negociaciones entre ese sector y Chile Vamos para un pacto complementario.

Las tratativas incluyen la posibilidad de establecer cuotas para pueblos originarios y mujeres, junto con la búsqueda de un mecanismo para facilitar la participación de independientes. Todo esto, pensando en quienes deberán ser elegidos para la convención constitucional que se determine en el plebiscito de abril.

Las conversaciones, sin embargo, se trabaron la semana pasada. Y el viernes llegaron a un "punto muerto", cuando el oficialismo entregó su última contrapropuesta, que la centroizquierda calificó como un "portazo".

En ese contexto, la oposición definió comenzar a trabajar desde ya en un proyecto que les permita asegurar lo que han venido planteando desde hace semanas. Así, advierten que podrían presentar su propia reforma sobre estos temas en caso de no llegar a acuerdo con el oficialismo.

La centroizquierda ha insistido en un mecanismo que asegure el 50% de mujeres en la convención constitucional; escaños reservados de no menos de un 10% para pueblos originarios y la posibilidad de inscripción de listas de independientes. Este último es el único punto en que han logrado acuerdo hasta ahora con RN, la UDI y Evópoli.

Bajo esa premisa fue que hoy se reunieron en la sede de la DC los equipos técnicos de la oposición para avanzar en una redacción. "Les pedimos que redacten un texto con esos tres elementos de reforma", dijo a La Tercera el presidente del PPD, Heraldo Muñoz. Y agregó: "Lo prioritario es presentar la reforma que habilita el plebiscito, y lo óptimo sería que estos elementos pudiesen incluirse, pero si no es posible, nosotros paralelamente vamos a presentar estas reformas, que requieren de 3/5 para su aprobación, esperando que una parte de la derecha esté disponible".

En la misma línea, el presidente de la DC, Fuad Chahin, sostuvo que "si no hay acuerdo completo y suficiente en todos los temas que hemos planteado, cabe la posibilidad cierta de que presentemos en paralelo una propuesta entre los que estemos de acuerdo".

La amenaza también la lanzaron los líderes del PS, Álvaro Elizalde, y del PR, Carlos Maldonado. El primero comentó que "insistiremos en escaños reservados para pueblos indígenas y en paridad de género a través de proyectos adicionales si es necesario", mientras que el segundo agregó que "queremos un acuerdo, pero si la derecha o alguno de sus partidos bloquea la posibilidad de que tengamos un proceso con mayor legitimidad social y un órgano constituyente ampliamente representativo, mediante reglas en favor de los independientes, la paridad de género y escaños reservados para pueblos originarios, buscaremos abrir esos espacios por vía legislativa con todos los partidos que quieran de verdad democratizar el proceso".

La comisión técnica tiene hasta el 28 de diciembre para despachar del Congreso la reforma que habilita el plebiscito. Considerando los ajustados plazos, en el sector dicen que no se puede seguir perdiendo tiempo en una negociación que, según varias fuentes consultadas, no tiene futuro. Esto, dicen, porque la UDI estaría en una postura inamovible.

Así, señalan que en caso de que se frustren las conversaciones, se debería enviar de inmediato la reforma que habilitará el proceso constituyente y, después, intentar lograr convencer a RN y a Evópoli de respaldar sus propuestas en materia de cuotas e independientes.

Esa opción, en todo caso, no está zanjada formalmente. Y será hoy en una reunión entre toda la oposición cuando se tome una decisión definitiva. Esto, porque en sectores del Frente Amplio, como el partido Comunes, hay dudas de que sea viable impulsar un proyecto paralelo. "Estamos concentrados en lograr avances con Chile Vamos (...), porque esa es la única manera de garantizar los votos y las urgencias legislativas para que los temas realmente avancen", sostuvo la presidenta de ese partido, Javiera Toro.

Comenta