Autoridades participan de Te Deum Ecuménico marcado por el llamado al diálogo e invitación a “interesarse por la política”

Autoridades gubernamentales, religiosas y militares se hacen presentes durante el tradicional Te Deum Ecuménico en la Catedral de Santiago. Fotografía: Lukas Solís de Agencia Uno.

El Arzobispo de Santiago, Celestino Aós aseguró que "siguen las causas injustas, se suma la violencia, el crimen organizado (...) una serie de problemas que los líderes y gobernantes deben conocer y trabajar para solucionar con el diálogo”.


Hasta las dependencias de la Catedral Metropolitana de Santiago arribó la mañana de este domingo el Presidente Gabriel Boric para participar del Te Deum Ecuménico de Fiestas Patrias.

La ceremonia comenzó a las 11.00 y contó con la presencia de varios integrantes del gabinete ministerial -quienes llegaron juntos en bus hasta la Catedral- además del presidente de la Cámara Baja, Raúl Soto, y del Senado, Álvaro Elizalde, la timonel del Partido Socialista, Paulina Vodanovic y la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler.

El Arzobispo de Santiago, cardenal Celestino Aós, fue el encargado de dar el mensaje a nombre de la Iglesia Católica. En ese sentido expresó que “vivimos en Chile tiempos desafiantes y hermosos (...) injusticias, problemas e insatisfacciones nos llevaron al estallido social del 18 de octubre del 2019. Tuvimos desde el 15 de noviembre el proceso para el cambio de constitución, la elección de nuevo presidente, la vacuna y la lucha anti Covid, etc. Siguen las causas injustas, se suma la violencia, el crimen organizado, la inseguridad económica, la atención deficiente en salud, las malas relaciones y convivencias. Una serie de problemas que los líderes y gobernantes deben conocer y trabajar para solucionar con el diálogo”.

En ese sentido, dijo que “damos gracias por los buenos políticos y oramos para que todo cristiano se convenza que tiene el deber y el derecho de interesare por la política, de tomar parte activa. El problema de alguno es problema de todos”.

Mientras que puntualizó en que “favorecer la información y la participación democrática (...) el derecho y la libertad de los padres a educar a sus hijos, la libertad religiosa es un derecho de todo ser humano. Ni como ciudadano ni miembro de la Iglesia quiero o pido privilegios, pero quiero ser escuchado”.

Autoridades gubernamentales, religiosas y militares se hacen presentes durante el tradicional Te Deum Ecuménico en la Catedral de Santiago. Fotografía: Lukas Solís de Agencia Uno.

Respecto al plebiscito del 4 de septiembre, en el cual ganó la opción Rechazo a una nueva Constitución, el arzobispo señaló que “te pedimos señor Jesucristo, que chilenos y chilenas nos preparemos para el porvenir con ánimo solidario. Estaremos juntos en los momentos difíciles (...) no podemos convertir al otro que no pueda como nosotros en un enemigo, la gente votó en el plebiscito y malo es violentar a quienes votaron de una u otra forma”.

Tras el término de la ceremonia, el ministro de Desarrollo Social y Familia, Giorgio Jackson, señaló que “creo que es importante el llamado a la unidad, a la paz, así que se recoge ese llamado. Es importante que todas las personas puedan involucrarse en las decisiones que nos competen como pueblo y eso en el día de las Fiestas Patrias siempre es importante recogerlo”.

La ministra de Secretaría General de la Presidencia, Ana Lya Uriarte complementó que “estoy totalmente de acuerdo y es precisamente el sello que queremos darle a la gestión que realizamos desde la Segpres, retornar y retomar ese diálogo cívico, democrático, amistoso, la amistad cívica que nos ha caracterizado en tantas épocas tenemos que retomarlo”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Raúl Soto expresó que “no podemos equivocarnos en las decisiones que tomemos en esta segunda y última oportunidad y creo que el llamado que ha hecho la Iglesia lo tenemos que recoger con humildad, dejemos las diferencias de lado y que la reconciliación venga. Hay que construir colectivamente un acuerdo”.

Asimismo, el presidente del Senado, Álvaro Elizalde, dijo que fue “un acto religioso de celebración, de la diversidad de Chile, donde se expresan las distintas confesiones religiosas que hay en nuestro país, celebrando las fiestas patrias, por lo tanto, en su mensaje a la unidad y a la diversidad, que tenemos enormes desafíos que enfrentar por delante, pero lo importante es que lo hagamos todos colaborando de manera constructiva”.

La alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, también manifestó que “tomo el mensaje de manera que nos involucremos en la política, en la vida común del país. Así que me quedo un mensaje positivo de unidad, de diálogo, que creo que le hace bien a Chile”.

Revisa más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Jaali, la arquitectura que renace para combatir el cambio climático. A raíz del alto costo de energía que significan los aires acondicionados, los arquitectos están buscando nuevas ideas para mejorar la ventilación.