Cambio de gabinete: La inquietud UDI por el rol de Evópoli y la dupla Blumel-Briones

Foto: AGENCIUNO

El cambio de gabinete intensificó una preocupación que se estaba instalando en la UDI hace varios días: el peso que sus socios de coalición -con los jefes de Hacienda e Interior- están logrando en el gobierno, justo en medio de la negociación con la centroizquierda.




El diagnóstico estaba comenzando a instalarse en la UDI hace varios días, antes de que en ese partido se enteraran -recién este jueves en la mañana- del cambio de gabinete. La inquietud por el rol de Evópoli al interior del oficialismo -en particular por los ministros Gonzalo Blumel e Ignacio Briones- comenzó a ser un tema en el gremialismo.

En la colectividad están alertas por el papel que desempeñan sus socios de coalición, especialmente en las negociaciones con la oposición en el marco del acuerdo al que convocó el Mandatario. La inquietud radica en hasta qué punto Evópoli podría ceder ante la centroizquierda, especialmente si se considera que quienes lideran ese trabajo -los titulares de Interior y Hacienda- militan en esa colectividad, la que, a juicio del gremialismo, no defendería con fuerza las ideas centrales de la centroderecha y que no marcarían posiciones firmes.

Así, fuentes del oficialismo dicen que ahora, con un cambio de gabinete que terminó consolidando a la dupla Blumel-Briones, crece el poder de Evópoli en el sector. Y ese fue parte del análisis que se conversó este jueves entre parlamentarios de la UDI y dirigentes como la timonel Jacqueline van Rysselberghe. Según las mismas fuentes, en esos diálogos se transmitió que el ajuste era “sorpresivo” e “inexplicable”. Esto, por la salida de Sebastián Sichel de Desarrollo Social, quien -agregan- estaba ejerciendo una dupla con Felipe Ward que era valorada por la UDI y que podía servir de contrapeso a Blumel y Briones.

En el gremialismo creen que ahora, sin esa dupla, los jefes de Interior y Hacienda toman el control y se fortalecen, pese a la llegada de Cristián Monckeberg (RN) al comité político, a quien no ven como alguien que pueda hacerles contrapeso. Y algo similar transmiten en el caso de Claudio Alvarado, quien, pese a militar en la UDI y encabezar desde ahora la Segpres, lo ven como una figura que juega más en coordinación con el jefe de gabinete, dada la cercanía entre ellos.

En Chile Vamos, de hecho, dicen que Van Rysselberghe sostuvo una conversación el miércoles con Blumel para abordar la situación de los alcaldes luego que se aprobara el límite a la reelección. Fue en ese diálogo -dicen quienes se enteraron- que la senadora le manifestó su molestia y preocupación por el rol de Evópoli y de la dupla que él ejerce con Briones en el gabinete. La inquietud es compartida en RN y ha sido, incluso, conversada entre integrantes de ambas directivas.

En el gobierno, además, dicen que Blumel se contactó este jueves con algunos parlamentarios gremialistas para intentar contener la molestia, conscientes del diagnóstico que se estaba generando en ese partido.

De hecho, en las conversaciones que sostuvieron este jueves en la UDI también se manifestó una fuerte molestia por lo que consideraron como un “premio” para RN y su timonel, Mario Desbordes, por el ingreso de Monckeberg al comité político y porque eso también le permite al diputado fortalecer un espacio frente a la irrupción de Andrés Allamand al interior del partido.

“Fue un cambio de gabinete que a nosotros nos sorprendió. Teníamos la impresión de que el comité político se estaba afianzando”, dijo Van Rysselberghe a La Tercera. Más tarde, consultada en radio Duna sobre cómo se fortalece la dupla Blumel-Briones, dijo escuetamente que “cuando hablamos con el gobierno, dijimos que esperamos que se siga trabajando en coordinación, no con una sola mirada”.

La jefa de bancada UDI, María José Hoffmann, agregó que el cambio fue un “ajuste político” que tuvo como objetivo “restablecer el orden interno”. Así, lamentó la salida de Sichel: “Lamentamos profundamente que su salida se haya debido simplemente a presiones políticas. Esperamos que este sacrificio no sea en vano, ya que no se explica que una de las autoridades mejor evaluadas del último tiempo (…) haya tenido que dejar su cargo en medio de esta emergencia sólo por presiones”.

“Si la idea era incorporar a un militante de RN al comité político, sumar a Monckeberg era una gran idea, pero para ello no era necesario sacar a Sichel, quien hizo una destacada labor”, dijo su par Jaime Bellolio.

Comenta