El complejo avance del otro proyecto que divide al oficialismo

Autor: Isabel Caro

La Comisión de Familia lleva cuatro meses tramitando la ley de adopciones.

La indicación del gobierno para reformar la ley de adopciones mantiene al bloque dividido en otro de los denominados temas “valóricos”: la adopción homoparental. En el sector advierten que podría repetirse el escenario que marcó la tramitación de la ley de identidad de género, la que fue aprobada, pese al rechazo de Chile Vamos.


Doce de los 73 artículos que contempla la indicación sustitutiva sobre la ley de adopciones -enviada por el Presidente Sebastián Piñera al Congreso en junio pasado- han sido aprobados por la Comisión de Familia de la Cámara de Diputados.

La iniciativa que, entre otras materias, deja en el juez la decisión final de la familia adoptiva y elimina el orden de prelación, ingresó con urgencia suma al Congreso varias semanas después de lo que había comprometido el Ejecutivo, en medio de la tensión que se abrió en el oficialismo por la posibilidad de que la normativa abriera la puerta a la adopción entre parejas del mismo sexo.

“¿Puede haber adopción homoparental? Sí”, dijo el ministro de Justicia, Hernán Larraín, por esos días buscando zanjar la polémica que se instaló tras el envío del texto que fue calificado desde Chile Vamos como “ambiguo” y desde la oposición como “discriminatorio”.

La controversia se dio porque en la propuesta del Ejecutivo se plantea como criterio a considerar “especialmente la existencia de un ambiente familiar donde se pueda ejercer adecuadamente el rol de padre y madre”.

Y pese a la carga de trabajo de la instancia y de que el Ejecutivo optó por rebajar la urgencia de la iniciativa, en el oficialismo admiten que las posturas encontradas que hay sobre este tema en el sector han complejizado aún más el trámite normativa.

De hecho, prevén que el debate podría alcanzar el mismo tono que marcó la tramitación de la ley de identidad de género, la que fue impulsada por el gobierno y le valió cuestionamientos al interior de sectores de la UDI y RN. Tanto así, que el proyecto fue despachado hace algunas semanas, en su mayoría, con votos de la oposición y Evópoli, pese al amplio rechazo de esas bancadas en ambas cámaras del Congreso.

A la postura crítica de sus propias filas, otro elemento que complica la propuesta del Ejecutivo , es que tiene minoría en la Comisión de Familia, lo que pese a la lenta tramitación, ya ha determinado, en parte, el destino del proyecto.

La marca opositora

Fue el 14 de junio que la oposición, con el respaldo del diputado de Evópoli Sebastián Keitel, logró aprobar una enmienda al primer artículo de la propuesta del gobierno explicitando la posibilidad de que las familias, “cualquiera sea su composición”, puedan adoptar, lo que fue leído como la inclusión de la adopción homoparental.

Dicho artículo, dicen integrantes de la comisión, ha determinado el curso de la tramitación de proyecto. Esto, porque la mayoría de las indicaciones que se han propuesta para priorizar en la normativa a las parejas heterosexuales se han caído por ir en contra del sentido de ese primer artículo rector.

Así, por ejemplo, cuando se debatió el derecho de los niños y niñas a ser oídos, las indicaciones de los diputados de la bancada cristiana de Renovación Nacional, Eduardo Durán y Francesca Muñoz, y los diputados Cristóbal Urruticoechea (RN) y Gustavo Sanhueza (UDI) -que proponían que en caso de que el menor de edad manifestara su voluntad de ser adoptado por una familia constituida por un padre y una madre fuese considerado de manera preferente por el juez-, fueron rechazadas bajo este argumento.

Inquietud en Chile Vamos

Ese escenario es visto con preocupación desde sectores de la derecha, desde donde han advertido que el gobierno “ha cedido” a presiones de sectores más liberales de Chile Vamos para legislar con “la agenda de la izquierda”.

El diputado Durán (RN), integrante de la comisión, advierte que en el programa de gobierno no estaban contemplados estos temas “por lo que llama la atención que se estén ingresando proyectos e indicaciones en esta línea”.

“A eso se suma que dentro de Chile Vamos los partidos como Evópoli y un sector de RN han tomado posturas más liberales y han presionado al gobierno en este sentido y, sin duda, ellos han cedido a esas presiones”, agrega.

En la misma línea, el diputado Urruticoechea señala que pese a la decisión del Ejecutivo de enviar un proyecto “poco claro”, seguirán defendiendo la institución de la familia tradicional. “El gobierno tomó esa opción porque hoy día Chile Vamos tiene diversas opiniones e intereses. Y existe una posición del Ejecutivo que es abrirse en estos temas, como ya lo vimos recién con la ley de identidad de género, pero somos muchos más los diputados que no queremos eso”, advierte.

Para la diputada Muñoz (RN), quien lideró la oposición al proyecto de ley de identidad de género, La Moneda debiese “dar un vuelco y retomar el rumbo”.

“Yo lo dije en su momento y manifesté claramente que no me parecía que este proyecto fuese tan ambiguo y que abriera la posibilidad de la adopción homoparental. Porque aquí en lo que hay que enfocarse es en el programa de gobierno, que es lo que nos dio la victoria el 17 de diciembre”, sostiene.

Desde Evópoli, en tanto, el diputado Keitel asegura que con esto el gobierno no está incumpliendo en ningún caso sus promesas de campaña y que a su partido no le preocupa tener una posición distinta en estos temas respecto del resto de Chile Vamos. “En Evópoli y yo personalmente hemos sido súper claros y somos de apoyar todo tipo de diversidad”, afirma.

Seguir leyendo