Un gabinete para afrontar la crisis

Imagen-CAMBIO-DE-GABINETE11080

Ward y Blumel, durante la ceremonia de cambio de gabinete. Foto: Mario Téllez

Gonzalo Blumel, militante de Evópoli y quien hasta antes del ajuste ministerial lideraba la Segpres, será el nuevo jefe de gabinete en reemplazo de Andrés Chadwick. De los miembros del "círculo de hierro" del Mandatario, es el único que se mantiene en el comité político.




Los ministros estaban convocados este lunes a las 11.50 al Salón Montt-Varas para asistir al anunciado cambio de gabinete con el que el Presidente Sebastián Piñera busca enfrentar la crisis desatada el 18 de octubre tras el alza en la tarifa del Metro.

Uno a uno comenzaron a llegar para la puesta en escena de una ceremonia que había sido estudiada el fin de semana por el Mandatario junto a sus colaboradores más cercanos: Andrés Chadwick, Gonzalo Blumel, Cecilia Pérez y el jefe de los asesores del Segundo Piso, Cristián Larroulet. Todos ellos conforman el denominado "círculo de hierro" de Piñera, que tuvo un punto final con la salida de Chadwick de Interior y el cambio de Pérez desde la vocería -cargo al que llegó Karla Rubilar- a Deportes. El único sobreviviente de ese comité político -que provenía de la Fundación Avanza Chile- fue Blumel, quien asumió como nuevo jefe de gabinete en un ajuste ministerial que tuvo un paso en falso. El ajuste, además, supuso la remoción de los dos ministros del equipo económico.

Cuando los secretarios de Estado ya estaban en el salón y la ceremonia había comenzado, la cara de sorpresa del subsecretario de la Segpres, Claudio Alvarado, fue evidente cuando su par de Interior, Rodrigo Ubilla, dijo que Blumel dejaba la cartera. Abriendo los ojos y haciendo un gesto con las manos, Alvarado daba cuenta de lo que en el oficialismo fue inesperado: hasta minutos antes, Felipe Ward -quien, finalmente, fue nombrado en la Segpres- era la carta para reemplazar a Chadwick como jefe de gabinete.

Blumel (41) trabajó con el Presidente durante su primer gobierno, al principio como jefe de gabinete de Larroulet y, después, a cargo de la División de Estudios de la Segpres. Luego, siguió colaborando con Piñera al término de su primera administración a través de la Fundación Avanza Chile. Y fue uno de los que, posteriormente, elaboró el programa de gobierno para la última campaña.

En La Moneda dicen que Blumel (militante de Evópoli) es la antítesis de su antecesor, que tiene una personalidad "menos dura" y que, de hecho, era quien impulsaba que había que tener una línea más "ciudadana" para enfrentar la crisis de los últimos días y no concentrarse solamente en seguridad. Así, en los partidos afirman que su arribo a Interior estuvo entre las posibilidades y que su nombre había sido sondeado en los días previos. Y en la UDI, en particular, dicen que su llegada como jefe de gabinete responde a que Piñera necesita a alguien de "su plena confianza" en su equipo más cercano.

https://www.latercera.com/politica/noticia/interactivo-los-hitos-marcaron-al-saliente-gabinete-ministerial-pinera/880045/

El camino para Blumel -admiten en el Ejecutivo- no será fácil. Esto, según las mismas fuentes, porque salió de una cartera "de más bajo perfil", como la Segpres, a otra que califican como de "pérdida política" y que está sumamente expuesta por el tipo de temas que se debe enfrentar. Además, otros advierten que tendrá que demostrar sus capacidades como jefe político, ya que, según varios en el oficialismo, en su paso por la Segpres se "apoyó" en Alvarado y también en Chadwick.

Este lunes, en su primer punto de prensa como jefe de gabinete, Blumel dijo que "no hay duda que estamos en una situación que es difícil" y que su nuevo rol "es la responsabilidad más importante que me ha tocado asumir en la vida". El secretario de Estado, además, iniciará una ronda de reuniones con dirigentes de Chile Vamos, mientras que Ward se dirigió al Congreso, en Valparaíso, para iniciar sus funciones a cargo de la agenda legislativa del Ejecutivo.

Tras el cambio de gabinete tomó la palabra el Presidente Piñera, quien en línea con los cambios anunciados reforzó el llamado al diálogo en medio de la crisis de las últimas semanas. "Nuestro Gobierno ha escuchado el mensaje fuerte y claro de los chilenos, que piden y merecen un Chile más justo y solidario, un Chile con más dignidad y sin abusos, un Chile con mayor igualdad de oportunidades y menos privilegios, y también un Chile más próspero y un Chile en paz", dijo el Mandatario, quien subrayó que el nuevo equipo tendrá la misión de escuchar y abrir diálogos hacia un Chile "más justo".

https://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia/las-claves-del-nuevo-gabinete-paso-falso-golpe-al-corazon-pinera-sueno-evopoli/881258/

De Ward a Blumel

En el gobierno aseguran que uno de los criterios para elegir a las nuevas figuras fue el recambio generacional. En esa línea, se afirma que Larroulet respaldó con fuerza el que hubiera un cambio en ese sentido, en contra de quienes exigían la llegada de "pesos pesados" con amplia experiencia en la negociación política para asumir el desafío de buscar una salida política a la crisis y sacar adelante la agenda social del Ejecutivo.

Ward, un exdiputado de 47 años de edad y cercano a la línea dura de la UDI, parecía cumplir con los requisitos. Así, el domingo en la tarde -aseguran fuentes del gobierno- desde La Moneda se comunicaron con él para comentarle que su nombre era una de las cartas que se barajaban para Interior y preguntarle si estaba disponible, a lo que respondió afirmativamente. Y no fue sino hasta este lunes en la mañana que Presidencia le informó que él era el ungido para esa cartera.

Al poco rato, el nombre fue confirmado a La Tercera por diversas fuentes de La Moneda. Para entonces, los ministros ya estaban tomando sus lugares en el Salón Montt-Varas y los decretos de nombramiento ya estaban confeccionados. En los documentos figuraba el nombre de Ward en Interior, mientras que Blumel sería ratificado en la Segpres. La ceremonia, sin embargo, debió postergarse por más de media hora.

La filtración del nombre del ahora exministro de Bienes Nacionales como eventual jefe de gabinete provocó una fuerte reacción en contra en las redes sociales, donde se recordaron algunas declaraciones anteriores de Ward en temas de derechos humanos, que lo dejaban en una compleja situación. "Los derechos humanos son una especie de cajero automático que usa la izquierda para sacar plata", fue una de las frases dichas por el entonces diputado en 2013 a The Clinic.

Enterado de estas frases, el Presidente decidió retroceder en su nombramiento. En esos tensos 40 minutos previos a la ceremonia, se evaluó poner al ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, como jefe de gabinete, pero finalmente se optó por trasladar a Blumel, quien era el único de los ministros del comité político que siempre estuvo contemplado que se quedaría en el gabinete.

Según fuentes de Palacio, el ahora titular de Interior fue avisado de su nuevo cargo mientras se encontraba dentro del salón, aunque cercanos a Blumel desestiman esa versión y aseguran que él fue notificado durante la mañana que asumiría en Interior. En ese sentido, fuentes de La Moneda afirman que, cuando arribó a la sede de gobierno antes de las 9.00, Blumel tenía la certeza de que se quedaría en Segpres, pero que poco antes de bajar al salón Montt-Varas, cerca del mediodía, ya estaba ungido como jefe de Interior.

Más tarde, en el Congreso, Ward dijo que "solo recibí un llamado del Presidente hoy en la mañana para este cargo" y que "solo recibí una invitación en torno a participar en este ministerio", refiriéndose a la Segpres, aunque la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, confirmó que Ward era una de las cartas que se estaban evaluando para Interior.

Piñera sostuvo luego una reunión con su nuevo equipo político (Blumel, Ward, Rubilar y el nuevo ministro de Hacienda Ignacio Briones) para dar los primeros lineamientos, mientras que hoy realizará a las 14.00 un consejo de gabinete para comenzar a pavimentar la nueva etapa del gobierno.

Comenta