José Miguel Insulza: "No ganó políticamente ni Maduro ni Guaidó, sino que los militares"

JOSE-MIGUEL-INSULZA30745

El senador José Miguel Insulza. Foto: Mario Téllez

El excanciller sostiene que las Fuerzas Armadas impusieron su punto de vista y ahora tendrán "un papel mucho más importante en el futuro político de Venezuela". Además, cuestiona el actuar del Grupo de Lima del que dijo "pierde noción de la realidad".




Preparándose para partir a México, donde participará de un seminario del BID sobre educación y democracia en América Latina, el exministro de Relaciones Exteriores, y exsecretario general de la OEA, senador José Miguel Insulza, se enteró de que se agudizaba la crisis en Venezuela, luego que el presidente encargado Juan Guaidó, acompañado por militares liberara a Leopoldo López -quien permanecía preso desde 2014 aunque en los últimos dos años gozaba del beneficio de arresto domiciliario-  dando inicio a la "Operación Libertad", que busca poner  fin del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Una vez en tierra mexicana, el legislador se informó de los nuevos antecedentes: Leopoldo López había ingresado a la embajada chilena, la que dejó horas más tarde para hospedarse como huésped en la residencia del embajador español en Caracas.

Desde Ciudad de México, Insulza analiza la operación liderada por Guaidó, de la que comenta que "si el objetivo era derribar al gobierno de Maduro, naturalmente quedó muy lejos de cumplirlo". Además, según él, el gran ganador de la jornada de ayer fue el ejército venezolano. "No ganó políticamente ni Maduro ni Guaidó, sino que los militares impusieron su punto de vista. Por el momento apoyan a Maduro, pero eso puede cambiar".

¿Fue o no un golpe de Estado lo ocurrido el martes en Venezuela?

Creo que cualquier intento de este tipo generalmente es un golpe. Ahora, eso no significa que yo crea que todos los golpes son iguales, pero evidentemente fue un intento de un grupo de civiles y militares de cambiar el gobierno que hoy hay en Venezuela. ¿Eso es un golpe o no? No lo sé. Pero creo que es una discusión bastante poco productiva.

¿Fracasó la apuesta de Guaidó?

Depende de lo que estuviera apostando Guaidó, no sé cuál es el objetivo que se perseguía. Porque si el objetivo era liberar a Leopoldo López, eso se consiguió, y no es menor, por tanto no sería un golpe sino que una escaramuza. Pero si el objetivo era derribar al gobierno de Maduro, naturalmente quedó muy lejos de cumplirlo. Guaidó habló de que comenzaba un proceso.

La "Operación libertad"... 

Exacto, una operación que podría tener distintas etapas. Habría que saber para poder calificar de fracaso o no. Creo que hay que saber qué es lo que perseguía y eso no está demasiado claro.

Con lo que se sabe de esta "Operación libertad", ¿qué le parece?

Me parece difícil pensar que el único objetivo fuera la libertad de Leopoldo López y también me parece difícil pensar que con unos pocos militares fueran a deshacer toda la maquinaria militar que apoya a Maduro. De eso depende mucho la evaluación. Si la operación continúa lo sabremos en los próximos días, pero al parecer la operación concluyó. Si uno lee los diarios internacionales, yo estoy en México ahora, todos hablan de fracaso.

¿Pero esto podría marcar un antes y un después en Venezuela?

No creo que vaya a cambiar ni la política de oposición ni la actitud de Maduro. No creo que vaya a cambiar nada realmente. Espero que no se genere otra ola represiva porque sería muy complejo. Murió una persona, una desgracia, pero todavía estamos a tiempo para detener la violencia. Lo que sí creo es que claramente hay unas consecuencias importantes que sacar de esto.

¿Cómo cuáles?

No cabe duda que los militares salieron ganando ayer. Maduro se le vio como a las 18.00 horas recién y el general no hablaba desde el gobierno, hablaba como miembro de las Fuerzas Armadas. Estamos en un momento donde los militares asumen un papel mucho más importante en el futuro político de Venezuela. No creo que eso no lo quería ni Maduro ni Guaidó francamente. Ya llevan tanto tiempo pidiéndole a las gloriosas Fuerzas Armadas que hagan algo, cada uno a favor de uno, y de pronto cuando las Fuerzas Armadas hicieron algo, no lo hicieron ni con uno, ni con el otro. No ganó políticamente ni Maduro ni Guaidó, sino que los militares, ellos impusieron su punto de vista. Por el momento apoyan a Maduro, pero eso puede cambiar.

El Grupo de Lima rechazó en su momento una intervención militar, sin embargo, ayer se cuadró con Guaidó. ¿No es inconsecuente eso?

La verdad es que el Grupo de Lima pierde noción de la realidad, dice que acá hay una cosa legítima que no es un golpe de Estado y que esto fue un éxito no es lo que ve la gente común. Cada uno tiene un propia ficción, donde por un lado algunos dicen que hay un presidente de la República, que no tiene manejo ni de la caja fiscal, ni de la policía, ni del Ejército, ni de ninguna institución, que es Juan Guaidó, en lugar de calificarlo como lo que realmente es: el líder opositor. Eso es hablar un lenguaje que la gente común le parece raro. Lo mismo decir que esto no fue un intento de golpe también parece raro. Hay una actitud de irrealidad en esto, como también el intento de Maduro de decir que no pasó nada y que los militares siguieron siendo plenamente obedientes a las decisiones del gobierno, tampoco es la realidad. Mientras se siga viviendo en esta irrealidad difícilmente va a haber solución. Cada uno inventa lo que quiere creer.

¿Cómo evalúa la respuesta de Chile ante esta situación, especialmente las palabras del Presidente Piñera?

El Presidente no dijo algo demasiado distinto al Grupo de Lima, que no había visto una cosa violenta. Lo de ayer (martes) fue un incidente, tuvo mucha cobertura de prensa, pero lo único importante es que surge el actor militar de manera muy fundamental y también es importante de que se cuidaron mucho de que no hubiera un derramamiento de sangre. Se abren las puertas para una conversación, ahora la oposición tiene con quien conversar.

El canciller Roberto Ampuero ayer anunció que Leopoldo López se hospedaría en la embajada chilena López, pero finalmente se fue a la embajada española. ¿Esto es usual?

Me imagino que Leopoldo López se demoró en tomar contacto por la embajada de España y simplemente pasó por la embajada chilena. No creo que haya cambiado de opinión tan pronto. Debe haber estado planificado así.

Comenta