La batalla de los exministros por la Región Metropolitana

Helia Molina (PPD), Claudio Orrego (DC) y Álvaro Erazo (PS) vuelven a la política para disputar uno de los enfrentamientos más competitivos y emblemáticos: la gobernación de la Región Metropolitana. Los tres exsecretarios de Estado, que se medirán en el marco del pacto Unidad Constituyente, apuntan a que sus diversas experiencias podrían darles ventaja sobre sus contendores y lamentan que solo unos pocos hayan estado dispuestos a definir una candidatura común de su sector vía primarias legales.




Helia Molina, exministra de Salud (PPD): “Tengo competencias que ellos no tienen”

Dos días antes de que se acabara el plazo para inscribir las candidaturas para las primarias municipales y de gobernadores regionales, el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, llamó a la exministra de Salud Helia Molina. En esa conversación, el timonel le pidió que fuera la candidata del partido para la gobernación metropolitana. “Me pilló de sorpresa y de hecho le corté y le dije que lo llamaba en un rato para asimilarlo”, cuenta.

¿Por qué decidió aceptar este desafío?

Estoy en un espacio de trabajo que me satisface plenamente y lo cómodo es quedarse ahí, pero he estado toda la vida porque las mujeres tengamos oportunidades y cuando puedo estar ahí, en la trinchera, no puedo decir que no. Esa es una razón, que tiene que ver con mis principios valóricos, éticos y también feministas. Pero lo que más me motiva es que esta es una señal muy potente para avanzar en descentralización, de darle poder a la región para tomar decisiones sobre el camino de desarrollo.

Se ha cuestionado una falta de atribuciones del cargo. ¿Lo comparte?

Por ser un cargo nuevo no me cabe duda que van a haber distintas interpretaciones, pero la ley dice que el gobernador regional es un órgano ejecutivo y eso significa que hace cosas, que preside un consejo regional y que tiene una labor que me fascina, que es armonizar distintos actores y sectores.

Se enfrentará con otro exministro de Salud y un exintendente. ¿Cómo ve esa competencia?

A los dos los quiero, los admiro, son amigos míos y he trabajado con ellos, todos sabemos las debilidades y las fortalezas de cada uno. Dicho eso, tengo competencias que ellos no tienen. Primero que todo, soy mujer, y eso hace una diferencia sustantiva en el ámbito del género. Pero mi estilo también. No soy una política, ni una persona que haya estado aquí toda la vida, y mi estilo frontal, directo y sin ningún miramiento con respecto a lo políticamente correcto, yo sé que no es bueno, eso me ha costado caro también, pero la gente se merece una visión de los políticos creíble y transparente. La gente me reconoce como eso.

¿Cómo ve el hecho que no lograran pactar primarias con el FA?

Me da bastante preocupación, más que por el resultado o en qué medida puede mermar mis posibilidades de ganar, es que habiendo muchas más cosas que nos unen seamos tan egocéntricos. Me ha dolido la división de la oposición para esta primaria.

¿Le dejaron la carrera cuesta arriba?

Soy partidaria de que la gente joven esté en política, pero no puedo dejar de reconocer que para este cargo nuevo se requiere experiencia y tener una capacidad de gobernar.

¿Podría ser una ventaja el hecho de ser exministra de Salud?

Hay un gran filósofo que se llama Schopenhauer, que dice que la salud no es todo, pero sin salud lo demás es nada. No es menor. Haber sido ministra de Salud me permite saber cuáles son los mecanismos anticipatorios que tenemos que tener para poder responder no solamente a una pandemia, también a una catástrofe natural y hoy estamos en un momento supercrítico para la humanidad.

Claudio Orrego, exministro de Vivienda (DC): “La experiencia en el territorio hace que pueda enfrentar a cualquiera”

Doce años “en terreno” suma Claudio Orrego. Y el exalcalde de Peñalolén y exintendente de Santiago asegura que es esa experiencia la que podría darle ventaja por sobre sus contendores. El democratacristiano lamenta la dispersión opositora -tras el fallido pacto unitario- y espera que quienes se “automarginaron” del proceso puedan dar señales en abril.

¿Por qué decidió postular a gobernador en la RM, donde hay tanta competencia?

Se inicia en abril un proceso de descentralización fantástico en Chile. Después de 200 años de centralismo, damos un paso superpotente. Y me encantaría poder aportar mi experiencia, mi pasión y mi conocimiento del territorio a ese desafío. Aunque algunos no lo crean, el rol del gobernador va a ser clave para ayudar a esta región a enfrentar sus problemas y crisis.

Se ha cuestionado que este cargo tendrá pocas facultades, ¿cómo lo ve?

Una autoridad unipersonal tiene la fuente de su poder en dimensiones distintas. Una es la legitimidad política. O sea, una autoridad que tiene un gran respaldo ciudadano tiene enorme capacidad de influir más allá del dinero y de las atribuciones. Y si esa autoridad además tiene certeza de que va a durar los cuatro años en el cargo, y no como ocurre hoy día, va a tener la capacidad de planificar. Por otro lado, si bien las regiones no tienen hoy el presupuesto que se merecen, si uno ocupa estratégicamente los recursos que tiene, puede hacer mucho.

¿Cómo ve la competencia con Álvaro Erazo y Helia Molina al frente?

Me siento honrado, porque los conozco, los quiero y los respeto, y sé que es recíproco. Vamos a tener una primaria que va a ser ejemplo de buena política. El que gana por un voto, va a tener el apoyo de los demás. En un momento en que la política está tan desprestigiada y algunos quisieron volver a la cocina, los que vamos a esta primaria demostramos que creemos en la participación ciudadana.

¿Le preocupa que además de competir con el candidato del oficialismo, quien gane la primaria tendrá que hacerlo con el del FA, donde hay nombres como Karina Oliva y Sebastián Depolo, y probablemente con Claudia Pascual (PC)?

Todos los adversarios son respetables y nunca hay que menospreciarlos. Acá hay mucha gente que puede tener simpatía por los candidatos de esos partidos, pero que me conoce no por los diarios, me conoce porque yo he estado en La Parinacota, en Bajos de Mena, en Melipilla, en Alhué, en Tiltil, en Paine. Y la gente sabe que lo que dijimos que íbamos a hacer, lo hicimos con creces. Mi argumento no es que sea superior a nadie, pero la experiencia en el territorio hacen que pueda enfrentar a cualquier adversario.

¿Cuán relevante puede ser esta división para el resultado final?

Me imagino que Sebastián y Karina van a competir y el que gane irá a la elección y en el caso del PC creo que ellos tendrán que tomar una decisión. Dependiendo de cómo nos vaya en las primarias, uno no puede descartar que prime algo que es bastante obvio y es un sentido de no dispersión. Porque mientras más nos dispersamos quienes estamos en la oposición, más probabilidades tiene la derecha.

Álvaro Erazo, exministro de Salud: “Fui el primer intendente PS en democracia; espero ser el primer gobernador”

Fue ministro de Salud del primer gobierno de Michelle Bachelet e intendente de la Región Metropolitana, y hoy regresa a la política como la carta del PS para la gobernación regional más importante. Álvaro Erazo, médico de profesión, sostiene que, pese a la división del sector de cara a este desafío electoral, la oposición tiene posibilidades de derrotar a la derecha.

¿Por qué decidió volver a la política postulando a este cargo?

En primer lugar, porque tengo la experiencia de haber trabajado en la Intendencia y en la función pública por muchos años, también como ministro de Salud. En este contexto de pandemia, la región tiene que asumir un cambio fundamental en función de todo lo que ha acontecido y creo contar con toda la experiencia y conocimiento para apoyar un cambio significativo desde el punto de vista de organización territorial y de las lecciones que hemos sacado de la pandemia.

¿Cómo ve la supuesta falta de atribuciones que han advertido algunos respecto del cargo?

Tiene pocas facultades, pero aquí es fundamental el liderazgo con el que se construye el espacio territorial. La RM indudablemente no tiene los mismos problemas que otras regiones, pero una de las ideas fuerzas que he planteado -y que va a hacer uno de los ejes fruto de las grandes desigualdades económicas y sociales- es el concepto de garantías explícitas territoriales. Así iremos transformando, paulatinamente, a esta ciudad en una ciudad región, en un concepto distinto con una alianza fundamental de la región con los municipios, lo que nos permitirá avanzar en la descentralización fiscal y en un desarrollo económico local y regional para dejar de ser la caja de resonancia de los gobiernos centrales.

Helia Molina, al igual que usted, también fue ministra de Salud, y Claudio Orrego ministro, alcalde e intendente. ¿Cómo ve la competencia con ellos al frente?

Tengo la mejor opinión de ellos. Son muy buenos profesionales, de tal manera que esto será un debate y una participación fraternal. Mi lema fundamental es que el concepto de derechos económicos y sociales hay que llevarlo a la realidad regional, si no, será un discurso etéreo. Para esto hay que tener experiencia en gobierno y en gestión de regiones y, por supuesto, también en los ministerios, pero particularmente poner el énfasis en la participación social. Fui el primer intendente socialista en democracia y espero ser el primer gobernador socialista de la Región Metropolitana.

¿Cómo ve la división de su sector de cara a estos comicios?

Lo hemos dicho en la oposición, todos hubiésemos esperado la unidad más amplia y que así como se generó para lograr grandes cambios de la sociedad chilena, para este desafío uno también hubiera deseado eso. Pero hay que trabajar con la realidad que hay y, en ese sentido, vamos a poner todas las energías. De todas maneras es muy posible derrotar a la derecha. La oposición tiene muchas posibilidades de conducir el gobierno regional. En eso soy bien optimista. No renuncio a la idea de que podamos construir un acuerdo para enfrentar a la derecha para la elección definitiva.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.