Las recriminaciones cruzadas entre los colectivos de izquierda por diferencias sobre el nuevo modelo legislativo

El rechazo a las atribuciones de la Cámara Regional y del Congreso de Diputadas y Diputados, entre otras materias, desató la molestia del FA y el PC, quienes acusaron al Colectivo Socialista y a los Independientes No Neutrales de no cumplir con su palabra empeñada.




El artículo número 28 del informe de reemplazo de la Comisión de Sistema Político fue el primero que se votó ayer en particular en el pleno y también fue el que ocasionó más polémica. Era un punto clave, porque establecía las atribuciones de la Cámara de las Regiones -el órgano que reemplaza al Senado en la propuesta- y que formaba parte del acuerdo alcanzado en la comisión, al cual adhirieron la mayoría de los colectivos, salvo la derecha y el Colectivo del Acuerdo.

El reloj marcaba las 15.19 cuando el artículo fue rechazado. Le faltó solo un voto para alcanzar los dos tercios necesarios para que avanzara al borrador de la nueva Constitución: obtuvo 102. Las caras de molestia de los convencionales del Frente Amplio y de Chile Digno eran evidentes, debido a que el artículo se rechazó con votos en contra o abstenciones de los Independientes No Neutrales (Jorge Abarca, Mauricio Daza y Tammy Pustilinick -quien no votó-) y de Patricio Fernández (Colectivo Socialista), convencionales que forman parte de los colectivos que adhirieron al acuerdo alcanzado el 28 de marzo.

Como el artículo alcanzó mayoría simple, vuelve a comisión para ser nuevamente discutido. Pero su rechazo generó una evidente molestia. “Si Fernández hubiese votado a favor, la medida se hubiese aprobado”, recalcan en el FA.

De hecho, en este último colectivo transmiten que, en las conversaciones previas que habían sostenido con los INN y los socialistas “acordaron” que rechazarían tres artículos. Entre ellos, el que permite que la Cámara de las Regiones se pronuncie sobre los proyectos de ley presentados por el Congreso de Diputadas y Diputados, y el de veto. Y, por lo mismo, aseguran que el rechazo del artículo 28 fue una sorpresa con la que se encontraron en el pleno, versión que los INN y socialistas descartan.

Eso sí, los socialistas reconocen que también fue una sorpresa el voto de Fernández. Desde ese Colectivo, incluso, agregan que le reclamaron tras la votación, pues los demás querían aprobar y él no anticipó su decisión.

Fernández, sin embargo, explicó a La Tercera que rechazó porque al interior del colectivo se acordó que había libertad de acción para votar en esta materia. Y añadió que él es partidario de sumar atribuciones al órgano, tales como ratificación del nombramiento y acusaciones constitucionales.

Como sea, el rechazo de este artículo terminó por coronar una jornada llena de tensiones y tratativas que buscaban que esta materia fuera aprobada.

Pero no fue la única que generó molestia. Tras este resultado, el Colectivo Socialista tomó la decisión de rechazar el artículo siete, sobre las atribuciones exclusivas del Congreso de Diputadas y Diputados. El convencional Pedro Muñoz (Colectivo Socialista) dijo en un punto de prensa que el rechazo a este artículo -que era sustantivo para el FA y Chile Digno- se debió al resultado negativo del texto sobre las leyes de acuerdo regional.

“Ese rechazo, que es parte importante de los que va a ver la cámara regional, nos puso en la situación a nosotros de rechazar esa norma que no teníamos prevista, para poder después trabajar en conjunto ambas normas y llegar a un acuerdo equilibrado”, justificó Muñoz. No obstante, el convencional socialista reafirmó que, pese al rechazo de estos artículos, el acuerdo continúa siendo presidencialismo atenuado y bicameralismo asimétrico.

Pese a las explicaciones, en el FA y el PC no quisieron ocultar su molestia. “Quienes deben responder son los colectivos que han traicionado su propia palabra empeñada. En ese caso, bien lo sabemos, quienes se abstuvieron o rechazaron son los colectivos INN y el Socialista. Llegué al punto de pensar que incluso debería pedirle el teléfono de Ricardo Lagos o José Miguel Insulza, a fin de poder conversar con quienes parecen que realmente están tomando las decisiones”, afirmó la convencional Bárbara Sepúlveda (Chile Digno), en la primera pausa.

Por su parte, la convencional Constanza Schönhaut (FA) manifestó: “Cuando tenemos votaciones de 100, 102 votos, es claro que el problema no es falta de acuerdo, es de un par de personas, de un colectivo que a último minuto decide dar pie atrás. Eso es gravísimo, eso es irresponsable con el proceso constituyente”.

Las recriminaciones en contra de No Neutrales, en todo caso, apuntan a los convencionales que no pertenecen a la Comisión de Sistema Político -solo Guillermo Namor y Patricia Politzer forman parte de ella-. Específicamente, parte de este colectivo se desmarcó de los artículos relacionados al Legislativo.

En contraste con las caras largas de convencionales del FA y el PC -que advertían que será complejo seguir negociando para las indicaciones que vienen-, la derecha y el Colectivo del Apruebo, principalmente Fuad Chahin, celebraban en los patios de la Convención.

La jornada también vivió un episodio particular. A las 18.43, el convencional Nicolás Núñez (Chile Digno) pidió la palabra para informar que su par Roberto Celedón tenía un “alza de presión y hemorragia nasal”. “Es un motivo de fuerza mayor por el cual él no está votando en este momento, no un error técnico”, advirtió. Según cuentan fuentes de la Convención, el vicepresidente Gaspar Domínguez -quien es médico- “corrió” cuando supo que buscaban a un paramédico. No obstante, pocos segundos después de la alerta de Núñez, el secretario John Smok informó: “Nos avisan que se ha estabilizado, que lo vino a buscar su hijo y que está en buenas condiciones”.

Las horas previas

La jornada partió temprano en la Convención Constitucional. A partir de las 9.20, arribaron al lugar convencionales de derecha, del Frente Amplio e independientes, entre otros, sin embargo, se notaba la demora de los personeros del Colectivo Socialista, quienes recién aparecieron cerca de las 10.00.

Justamente los socialistas habían estado en la mira de los distintos colectivos y también de los partidos políticos fuera de la Convención. ¿La razón? Había expectativa respecto a cuántos y qué artículos iban a rechazar en particular del informe de reemplazo, el cual, al cierre de esta edición, aún se seguía votando.

La tardanza de los socialistas, en todo caso, no fue casual. Entre todos los integrantes del colectivo se reunieron de manera telemática pasadas las 7.30, con el objetivo abordar cómo enfrentar la votación de esta jornada. En la instancia, según presentes, el debate fue franco e, incluso, algunos fueron más duros que otros respecto a qué posturas adoptar. En la cita, si bien pudieron avanzar, no lograron sellar un acuerdo de cómo votar.

El dilema, según comentaban, radicó en que, por un lado, no querían vulnerar la palabra empeñada con el acuerdo alcanzado en la Comisión de Sistema Político, pero, por otro, habían recibido múltiples críticas por cómo éste quedó, las que apuntan principalmente a que la Cámara Regional tenía pocas atribuciones.

En la reunión, que se extendió hasta después del inicio del pleno, los tres convencionales socialistas de la Comisión de Sistema Político -Ricardo Montero, Pedro Muñoz y Maximiliano Hurtado- hicieron llegar al resto del colectivo la propuesta que ellos tenían: votar a favor de la mayor parte de las normas, y en aquellas que pudieran permitir tener mayores facultades en la Cámara de las Regiones, dar libertad de acción.

De hecho, desde el lunes, socialistas transmitieron públicamente que querían mejorar aspectos del acuerdo. Así, en las horas previas a la votación en particular, algunos de ellos querían rechazar las atribuciones en consideración de que, si se crea la Cámara de las Regiones, no se podría dejar sin ellas, por lo que necesariamente habría que volver a discutir este aspecto. No obstante, otra parte del colectivo argumentaba que si se aprobaban, estaba el riesgo de que quedara así de forma definitiva.

Algunos en el Colectivo Socialista esperaban que durante el almuerzo pudieran fijar una postura definitiva. El dilema socialista, de hecho, fue transmitido por ellos mismos a algunos de los convencionales de otros colectivos con quienes abordaron la votación de esta jornada. El martes en la noche, de hecho, conversaron con personeros de la derecha y del Colectivo del Apruebo, quienes son los que presionan para que se rechace gran parte del Poder Legislativo.

Pese al rechazo de normas, la jornada logró materializar un anhelo que la mayoría de los colectivos de la Convención comparte: terminar con el Senado. Esto quedó demostrado con el apoyo al artículo referido a la Cámara de las Regiones, con el que se consagra la eliminación del Senado, en caso de que se apruebe el plebiscito de salida.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.