AFP suben exposición de sus inversiones en Chile casi en 10 puntos desde el mínimo de diciembre

Recorridos-locales-AFP-7125721.jpg

Al cierre de agosto, el 54,15% (US$89.357 millones) de los fondos de pensiones estaba invertido en el país, lo que implica un incremento de 9,68 puntos porcentuales desde el nivel más bajo que tocaron al cierre del año pasado. En paralelo, al término del mes pasado los activos en el extranjero representaban un 45,85% del total (US$75.663 millones).


Fue en diciembre último cuando la exposición que tienen las AFP a activos locales llegó a su nivel más bajo del que haya registro, ya que al cierre del año pasado la inversión nacional alcanzó un 44,47% (US$75.914 millones) del total de los fondos de pensiones, versus el 55,53% que estaba invertido en activos en el extranjero (US$94.794 millones), según cifras que consolida la Superintendencia de Pensiones.

Pero desde entonces hasta ahora las AFP han venido subiendo su exposición al país, y al cierre de agosto alcanzaron su mayor nivel desde octubre de 2020. Esto, considerando que en el octavo mes del año el 54,15% (US$89.357 millones) de los fondos de pensiones estaba invertido en Chile, lo que implica un incremento de 9,68 puntos porcentuales desde el mínimo que tocaron al cierre de 2021. En paralelo, al término del mes pasado los activos en el extranjero representaban un 45,85% del total (US$75.663 millones).

Cabe recordar que las AFP disminuyeron el año pasado sus inversiones en el país durante diez meses consecutivos, pasando desde el 52,01% de febrero de 2021, al 44,47% de diciembre. Es más, fue en junio de 2021 cuando por primera vez desde que hay registro, las AFP perforaron la barrera del 50%, por lo que el total de activos locales estuvo por debajo (48,57%) de los activos internacionales (51,43%).

Sin embargo, desde diciembre las administradoras han venido subiendo su exposición a Chile, alcanzando su máximo justo en la previa del plebiscito constitucional que se realizó el pasado 4 de septiembre.

¿En qué específicamente? La verdad es que las AFP aumentaron sus inversiones tanto en renta fija como en renta variable local, pero principalmente en la primera. Esto, porque la inversión en deuda local se elevó desde el 38,81% (US$66.260 millones) que representaba sobre el total de los fondos en diciembre del año pasado, a 45,94% (US$75.809 millones) el mes pasado. En tanto, la renta variable local marcó un alza desde el 5,63% (US$9.610 millones) de diciembre, a 7,23% (US$11.929 millones) en agosto.

Este aumento puede explicarse no solo por mayor inversión, sino también por la valorización de las inversiones. Según información reportada por la Superintendencia de Pensiones, entre enero y agosto de este año el multifondo E es el único que anota una rentabilidad real acumulada positiva: 2,31%. En paralelo, el resto de los fondos acumulan pérdidas reales: el A cae 15,83%, el B baja 12,34%, y los fondos C y D anotan caídas reales acumuladas de 8,93% y 2,85%, respectivamente.

Más allá de cuánto pesa la rentabilidad en este aumento de la exposición, desde la industria comentan que efectivamente ha existido un mayor apetito por activos locales debido al alza en las tasas reales de la renta fija local, donde se han visto nuevas emisiones de bancos y empresas a tasas que se consideran atractivas. A esto hay que sumar que según han reportado los analistas, el valor de las acciones de la Bolsa de Santiago en el último tiempo han estado por debajo del promedio de la última década.

De acuerdo a un informe que publicó Bice Inversiones este lunes, en agosto los fondos de pensiones registraron una inversión neta de US$237,7 millones en acciones locales. Las mayores inversiones netas fueron en Banco de Chile (US$137,9 millones), Enelam (US$58,7 millones), y Copec (US$31,6 millones). En tanto, las mayores desinversiones netas se registraron en Sonda (US$28,3 millones), Banco Santander (US$20,1 millones) y Enel Chile (US$15,0 millones).

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.