Schroders y precio de las materias primas: “Seguirá un período de tendencias alcistas de precios”

China anuncia nuevas medidas para impulsar su economía y empuja a los precios del cobre

Mientras el precio del gas natural trepa 44,95% en el año, el petróleo WTI y Brent anotan subidas de 4,3% y 10,3%, respectivamente, pero muy lejos de los US$123 y US$127 que llegaron a marcar en marzo. Como contrapartida, el cobre cae 23%.


La invasión de Rusia a Ucrania a comienzos de año disparó los precios de las materias primas, donde el alza del petróleo por sobre los US$ 100 el barril empujó aún más el proceso inflacionario en el que está sumido el mundo. Sin embargo, las subidas de parte de los commodities va más allá del conflicto en Europa y su tendencia, independiente del resultado del conflicto, está íntimamente ligada a las iniciativas de descarbonización para combatir el cambio climático.

Esa es la visión de James Luke, gestor de fondos de metales de la administradora Schroders, que en un reciente informe estimó que “es probable que el enfoque global en la descarbonización extienda significativamente el mercado alcista de las materias primas”.

A su juicio, “las materias primas a nivel mundial han publicado rendimientos sólidos en los últimos años, lo que ha llevado a muchos a preguntarse cuánto tiempo se puede mantener este rendimiento”, aunque “las materias primas siguen siendo baratas, tanto sobre una base absoluta como relativa a otras clases de activos como las acciones”.

Mientras el precio del gas natural trepa 44,95% en el año, el petróleo WTI y Brent anotan subidas de 4,3% y 10,3%, respectivamente, pero muy lejos de los US$123 y US$127 que llegaron a marcar en marzo. Y es que el proceso inflacionario ha golpeado las expectativas de crecimiento de las economías, en particular la de China. De hecho, eso ha llevado a que el cobre anote una baja de 23% en 2022, cotizando en US$3,3788, a una marcada distancia de los US$4,867 de marzo.

Más allá de que los precios están lejos de los máximos alcanzados en el año, James Luke señala que “vemos similitudes con períodos anteriores de fortaleza prolongada del mercado de materias primas. El estrés geopolítico que estamos presenciando hoy, que emana de la invasión rusa de Ucrania, imita la década de 1970, cuando el embargo petrolero árabe de 1973 y la revolución iraní de 1979 impulsaron una enorme apreciación cruzada de los precios de las materias primas”.

Junto con ello, explica que “a principios de la década de 2000 fue otro período de fuertes tendencias alcistas de los precios de las materias primas. Luego, la falta de inversión en la oferta de productos básicos, la creciente demanda de los mercados emergentes y las costosas valoraciones de acciones hicieron que las materias primas parecieran baratas de forma relativa”.

No obstante que “los impulsores detrás de esos factores son diferentes”, dice Luke, agrega que “las condiciones son muy similares, por lo que creemos que seguirá un período similar de tendencias alcistas de precios”.

En esa línea, apunta que “lo que nos da la mayor convicción sobre los productos básicos como clase de activos no son las similitudes con los mercados alcistas históricos, sino las diferencias. En particular, seguimos creyendo que el enfoque global en las estrategias de mitigación del clima y la descarbonización está limitando la respuesta de la oferta a los precios más altos en una medida sin precedentes. Es probable que esa ruptura del vínculo entre los precios más altos y una respuesta a la oferta extienda significativamente el mercado alcista de materias primas”.

“Cuando combinamos estos factores con nuestra creencia de que estamos entrando en una era fundamentalmente más inflacionaria, el caso de una asignación de materias primas ampliada sigue siendo convincente”, concluye el experto de Schroders.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.