CEP: crisis sanitaria genera shock de actividad negativo en rubros que suman 78% del empleo

SII autorizó la devolución anticipada de excedentes a más de 520 mil contribuyentes

Un documento elaborado por los investigadores Alejandra Benítez, Carolina Velasco y Rodrigo Vergara, muestra que el efecto económico de las cuarentenas también tienen impacto en la salud.




El Centro de Estudios Públicos (CEP) publicó un documento de trabajo en el que da cuenta de los efectos económicos y en la salud de la crisis causada por el coronavirus en el país.

El texto “Coronavirus: antecedentes sanitarios y económicos para la discusión”, de los investigadores de la institución Alejandra Benítez, Carolina Velasco y Rodrigo Vergara, hace un repaso de la evolución de la enfermedad en el país y las medidas que se han ido tomando, tanto para contener el virus como para paliar los efectos económicos y sociales de la paralización de muchas actividades.

Los investigadores indican que, por ahora, “la única forma de combatirlo (el virus) es con medidas de contención y mitigación. Ello implica que la población debe dejar sus actividades diarias, incluyendo educación, actividades profesionales, vida social, entre otros”.

De todas formas, agregan, “dichas medidas generalmente generan efectos colaterales (...) sobre la salud, tanto física como mental, y en la economía y empleo”.

De hecho, basándose en varias investigaciones académicas afirman que “la evidencia es concluyente en cuanto a los efectos sicológicos que tienen el aislamiento, el encierro y la exposición al riesgo de enfermar y a la información sobre la pandemia, los que son más frecuentes en los jóvenes, aquellos con menores niveles de educación, mujeres y aquellos con hijos. Pero también en los trabajadores de la salud, por lo que el apoyo a los equipos sanitarios es fundamental”.

Basándose en la investigación encabezada por la académica Samantha Brooks del King’s College London “El impacto sicológico de la cuarentena y como su reducirla: revisión rápida de evidencia”, y que se hizo a propósito del coronavirus a inicios de este año y sobre trabajadores de la salud, los investigadores del CEP indican que “en su revisión encuentran que haber estado en cuarentena es un predictor de estrés, ansiedad, cansancio extremo, desapego de otras personas, irritabilidad, insomnio, baja concentración, indecisión, deterioro de su desempeño laboral, reticencia a trabajar y consideración de renunciar a su trabajo, así como de estrés postraumático, depresión, angustia, abuso o dependencia del alcohol, incluso hasta tres años después”.

Respecto del estado de salud general, uno de los determinantes de este es el ingreso, indica el documento del CEP. “A mayores ingresos, mejor estado de salud. Por lo tanto, los efectos negativos de la economía, como los mayores niveles de cesantía y reducción en los ingresos que reciben los hogares, tendrán impactos directos en la salud”, plantea.

En este contexto, los investigadores dicen que “las cuarentenas generan un shock negativo en la economía (de oferta y demanda) que impacta a todos los sectores productivos, pero especialmente al comercio, el turismo, el transporte y, en particular en esta crisis, a los servicios, sector que en Chile representa casi la mitad del PIB y del empleo (46,3% y 44,2%, respectivamente). Si a ello se agregan los sectores de transporte, comercio y construcción, que también enfrentan problemas severos, se llega a más de 70% del PIB y 78% del total del empleo”.

Comenta