Cifras de empleo en Estados Unidos se ubicaron sobre lo esperado y presionan a la Fed

La tasa de desempleo cayó inesperadamente al 3,5%, igualando un mínimo de cinco décadas.


La contratación en Estados Unidos continuó a un ritmo sólido, aunque más moderado, el mes pasado y la tasa de desempleo cayó, lo que indica que el mercado laboral sigue siendo ajustado y hasta ahora ha demostrado ser resistente a las fuertes subidas de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal.

Los puestos de trabajo no agrícolas aumentaron en 263.000 en septiembre, el menor avance mensual desde abril de 2021, tras un aumento de 315.000 en agosto, según un informe del Departamento de Trabajo publicado el viernes. La tasa de desempleo cayó inesperadamente al 3,5%, igualando un mínimo de cinco décadas. Los ingresos medios por hora subieron con firmeza.

La mediana de las estimaciones de una encuesta de Bloomberg entre economistas preveía un avance de 255.000 nóminas y que la tasa de desempleo se mantuviera en el 3,7%. Sin embargo, la contratación fue relativamente amplia, liderada por los aumentos en el sector del ocio y la hostelería y la atención sanitaria.

Las cifras son la última muestra de la persistencia de la fortaleza del mercado laboral estadounidense. Aunque hay algunos indicios de moderación de la demanda de trabajo -sobre todo el reciente descenso de las ofertas de empleo-, las empresas, muchas de las cuales siguen teniendo poco personal, siguen contratando a un ritmo sólido. Esta fortaleza no sólo está apuntalando el gasto de los consumidores, sino que también impulsa el crecimiento de los salarios a medida que las empresas compiten por una reserva limitada de trabajadores.

La Reserva Federal, por su parte, espera ver una suavización significativa de las condiciones del mercado laboral, con el objetivo de enfriar el crecimiento de los salarios y, en última instancia, la inflación.

La Fed decide

Este es el último informe sobre el empleo que los funcionarios de la Reserva Federal tendrán a mano antes de su reunión de política monetaria de noviembre, en la que estudiarán una cuarta subida consecutiva de los tipos de interés de 75 puntos básicos. Los nuevos datos sobre la inflación que se publicarán la semana que viene también desempeñarán un papel fundamental en su toma de decisiones. Se prevé que el informe muestre la profundidad y la amplitud del problema de la inflación de la Fed, con un indicador clave de los precios al consumo que podría empeorar.

Los futuros de las acciones cayeron y los rendimientos del Tesoro subieron, ya que el sólido informe reafirmó las apuestas de que el banco central seguirá siendo agresivo con su campaña de endurecimiento.

Además, la tasa de participación de la población activa -el porcentaje de la población que trabaja o busca trabajo- se redujo al 62,3%.

El informe sobre el empleo también mostró que los ingresos medios por hora aumentaron un 0,3% con respecto a agosto y un 5% con respecto al año anterior, una ligera desaceleración con respecto al mes anterior, pero que sigue siendo históricamente elevada. El sólido aumento sugiere que la Reserva Federal tendrá que seguir subiendo los tipos de interés para frenar el rápido crecimiento salarial que ha impulsado el gasto de los hogares.

Los funcionarios del banco central han sido claros recientemente sobre su compromiso de domar la inflación, incluso si eso conduce a un mayor desempleo y a la recesión, porque dicen que no hacerlo sería peor para los estadounidenses. El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo el mes pasado que un crecimiento más lento y un mercado laboral más blando son dolorosos para el público, pero que no hay una forma “indolora” de bajar la inflación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.