El comercio dispara contra el gobierno por endurecimiento de las restricciones, mientras que el turismo dice que “son medidas necesarias”

El gobierno redefinió el concepto de lo que es esencial y los giros de más empresas. Desde la CCS sostuvieron que las nuevas definiciones podrían ser inconstitucionales y alertó sobre aumento del comercio informal, mientras que la CNC pidió apoyo a las pymes. El gremio del turismo, Fedetur, reconoció el impacto, pero respaldó lo necesario de las medidas.




Poco tardó en levantar reacciones el endurecimiento de las medidas sanitarias por parte de Ministerio de Salud.

Los primeros en referirse a la redefinición del concepto de bien esencial y los giros de las empresas, fueron los del sector comercio. Así, y mientras la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) subió el tono ante las decisiones, la Cámara Nacional de Comercio (CNC), en tanto, insistió en solicitar apoyo gubernamental para las pymes del sector.

Entre las modificaciones del Minsal, se encuentra la redefinición de lo que se considera esencial. Con todo, la nueva interpretación acota su amplitud y lo circunscribe a aquellos bienes imprescindibles para la subsistencia.

En este segmento entran los medicamentos, alimentos, artículos de aseo, higiene personal y también aquellos que permiten realizar el trabajo a distancia, la educación y la conservación y funcionamiento del inmueble.

Otra cosa que se redefinió y que levantó la crítica, al menos de una ala del comercio, es la eliminación de giros de manera temporal, -una medida que se extenderá por 15 días y que será evaluada-. Esto impacta, por ejemplo, la venta al por menor de accesorios de vestir, calzado en comercio especializado y venta al por mayor de perfumes, tocador, cosméticos y otros.

Considerando todo lo anterior, es que desde la Cámara de Comercio de Santiago pidieron al gobierno “no seguir afectando actividades que han demostrado ser seguras, solo para generar una ‘sensación’ de mayor control de la pandemia versus el costo para las libertades personales, el empleo y la recuperación de esta crisis, nos parece desproporcionado y equivocado”, remarcó el gerente general de la CCS, Carlos Soublette.

Adicionalmente a esto, el representante del comercio planteó que las nuevas definiciones podrían ser inconstitucionales, e insistió en la necesidad de asegurar espacios de comercio controlados “con todas las medidas de seguridad para que las personas no se sientan forzadas a recurrir al comercio informal y clandestino, donde se facilita la propagación masiva del virus”, dijo.

Manuel Melero, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), apoyó a la autoridad “en este último esfuerzo que nos ha pedido” pero también le solicitó que “hagan un esfuerzo especial final para ir en auxilio de todas estas pymes del comercio que tantas dificultades económicas y laborales están teniendo”.

Katia Trusich, presidenta de la Cámara de Centros Comerciales (CCC), dijo que “la drasticidad y extensión de las restricciones”, tendrían un impacto en 400.000 empleos directos y las consecuencias para las pequeñas y medianas empresas que albergan. “Esperamos que estas restricciones se extiendan por el tiempo estrictamente necesario”, agregó.

Esa misma mirada es la que consignan desde la Asociación de Marcas del Retail. Paula Valverde, su presidenta, añadió que “las nuevas restricciones afectarán de sobremanera la recuperación económica y la mantención de los empleos en el sector, al imponer medidas que impedirán actividades que habían encontrado en el e-commerce una importante vía para mantenerse a flote”.

Turismo

Además de las medidas que derechamente impactan sobre el comercio, se le suman las que afectan al turismo, como el cierre de las fronteras durante abril, por ejemplo, o el adelanto del toque de queda a las 21 horas, que impacta sobre la actividad en general.

En este sentido, el gremio del turismo también se pronunció, pero en un tono algo más comprensivo. La vicepresidenta de Fedetur, Helen Kouyoumdjian, si bien reconoció el impacto que esto generará sobre la actividad, sostuvo que las medidas “son necesarias para enfrentar el actual escenario de pandemia y disminuir el número de contagios”.

Añadió que desde el gremio esperan que se traten de “medidas acotadas, que se den solo dentro de este mes y que permitan poner pronto términos a el confinamiento y las cuarentenas”.

Mirada similar consignan desde el mundo de las aerolíneas. La Asociación Chilena de Líneas Aéreas, (Achila) alertó sobre los impactos que esto traerá consigo. Esto, no solo en términos productivos para la industria en sí, sino también para los pasajeros, que producto del cierre de fronteras, deberán postergar sus viajes y actividades. Latam, por ejemplo, canceló la mayoría de sus vuelos hasta mayo próximo, dejando espacio solo para la repatriación de residentes o ciudadanos o para extranjeros que deseen salir de Chile.

Considerando este escenario, es que desde Achila extendieron su llamado a los pasajeros afectados para que se comuniquen con la aerolínea respectiva. Adicional a eso, insistieron al gobierno, la necesidad de diseñar un plan de reactivación de vuelos conjunto, una vez el proceso de inmunización haya avanzado más.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.