La carne se convierte por primera vez en una industria exportadora de más de US$ 1.000 millones

Más de la mitad de todos los envíos corresponden a carne de cerdo.


Cuentas alegres para la industria nacional de la carne. Según datos de la Asociación de Exportadores de Carnes (ChileCarne), las exportaciones de este producto superaron por primera vez la barrera de los US$ 1.000 millones en 2018.

Concretamente, el gremio que representa al 88% del sector dijo que en el ejercicio finalizado el 31 de diciembre los envíos de carne anotaron un salto de 24% frente a 2017 hasta unos inéditos US$ 1.030 millones.

La mayor exportación se concentra en las denominadas carnes blancas con un 92% del mercado. Del monto global exportado, un 52% corresponde a carne de cerdo, seguido por pollo (30%), pavo (10%), bovinos (4%) y ovinos (3%).

El principal destino de la carne de cerdo fue Asia, entre Japón (27%) y Corea (23%). Mientras que la aves fueron destinadas principalmente a Estados Unidos (39%) y la Unión Europea (29%).

Chile está en el quinto lugar a nivel mundial de exportación de carne de cerdo después de Unión europea, Estados Unidos, Canadá y Brasil. Sólo un 37% de este tipo de carne se queda para consumo en Chile.

El presidente ejecutivo de ChileCarne, Juan Carlos Domínguez, explicó que gran parte de este crecimiento se explicó por los procesos sanitarios del país, además de las la presentación del producto frente a los clientes.

“Las exportaciones de cerdo partieron con Japón y Corea, fueron delegaciones que vinieron y conocieron las plantas, definieron el producto en conjunto, en el fondo fue muy a la medida (…) eso permitió posicionarse dentro de un producto premium”, explicó.

En ese sentido, Domínguez reconoció que, por ejemplo, una pechuga de pollo chilena puede ser hasta 30% más cara que una de Brasil, pero que esta diferencia se explica por la calidad del producto.

“El secreto fue hacer las cosas bien, de la mano del consumidor, no decirle ‘yo te vendo lo que produzco’, sino ‘te produzco lo que tu quieres comprar’. Esa filosofía fue la clave para posicionarse como producto de calidad”, dijo.

Seguir leyendo