Gobierno pretende endeudarse por US$9 mil millones en 2019, el monto más bajo desde 2014

El proyecto contempla la petición para poder contraer créditos, los cuales servirán para financiar el gasto comprometido y US$1.000 millones para bonos de reconocimiento por las pensiones. Analistas consultados mostraron posiciones divergentes frente a esta decisión.


Reacciones encontradas generó la decisión del gobierno de contraer deuda por US$9.000 millones el próximo año, de acuerdo a lo expresado en el articulado del proyecto de Ley de Presupuestos 2019. No obstante, este monto será más bajo que los US$9.500 millones que se solicitaron para este año, y menor que los 4 años anterior, cuando incluso en 2017 llegó a US$11.500 millones. El volumen más bajo solicitado en los últimos 10 años correspondió a 2014 cuando la autorización contemplada en la ley era solo por US$6.300 millones.

Cabe señalar que esta petición se divide en dos tipos: una para cumplir con los gastos comprometidos, y otra que comúnmente ha sido de US$1.000 millones para solventar el pago de bonos de reconocimiento del decreto ley N* 3.500, de 1980, es decir para enterar los fondos de los trabajadores que se traspasaron a las AFP -considerando una tasa de interés real de 4%, acotó el economista y académico de la Universidad Mayor, Tomás Flores- y que tenían cotizaciones en el sistema público.

Para este año también se solicitó similar monto, más lo establecido en el artículo 3: “autorízase al Presidente de la República para contraer obligaciones, en el país o en el exterior, en moneda nacional o en monedas extranjeras, hasta por la cantidad de US$7.000.000 miles que, por concepto de endeudamiento, se incluye en los Ingresos Generales de la Nación (…)y hasta por la cantidad de US$1.000.000 miles o su equivalente en otras monedas extranjeras o en moneda nacional. Para los fines de este artículo, se podrá emitir y colocar bonos y otros documentos”.

Consultado el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, durante la audiencia en la Comisión Mixta por este nivel de endeudamiento, explicó: “hemos solicitado hasta US$9.000 millones para primero, financiar el déficit fiscal, y para cumplir con una serie de compromisos bajo la línea como los bonos de reconocimiento”.

En los últimos 10 años en 3 ocasiones no se solicitó autorización para cumplir con los bonos de reconocimiento, y el mayor monto fue concedido en 2010 por US$1.800 millones, seguido de 2013, por US$1.500 millones.

Entre las estimaciones entregadas por Hacienda se proyectó para este año una reducción del déficit efectivo de 2,8 a -1,9 como porcentaje del PIB, en torno a US$1.100 millones; y una deuda bruta de 23,7% del PIB, o una neta de 4,6%.

Analistas divididos

“Como el gobierno ha señalado que pretende reducir en US$1.100 millones por año el déficit efectivo hasta llegar a 1,5% del PIB, el endeudamiento pretendido para 2019 es consistente con ese plan de convergencia” indicó Flores.

Recordó que en el país los gobiernos pueden recurrir a dos fuentes para financiar los gastos : a los fondos soberanos o a la emisión de deuda, para cubrir las brechas.

Por eso, señaló que la administración anterior extrajo de los fondos US$500 millones anuales más los créditos en el exterior.

“La suma de ambos da cuenta del exceso de gasto durante ese período. Ahora como este gobierno adquirió el compromiso de equilibrar las cuentas fiscales, aunque sea un mandato de período corto debe hacerse de todas maneras y establecer la ruta de convergencia para que se vaya corrigiendo paulatinamente. Eso es lo que miran las clasificadoras”, manifestó.

Un juicio distinto expresó el economista de la U. Gabriela Mistral, Eric Haindl, al considerar que un crecimiento del gasto de 3,2% cuando se espera con “optimismo” un crecimiento de la economía de 4% es muy alto para efectivamente reducir los niveles de desequilibrio de las cuentas fiscales.

“Se estará reduciendo el déficit a una velocidad increíblemente lenta, a 10 años plazo vamos a ir bajando de 0,2 punto por año. Yo esperaba más, porque para estabilizar la deuda en relación al PIB deberían reducirse US$5 mil millones de déficit. Para lograrlo en 4 años debería bajar el déficit en torno a 0,4 por año, y para ello el gasto debería estar creciendo 2% real”, observó.

Precisó que con esta trayectoria fijada por Hacienda el país se tendrá que seguir endeudando, “la deuda va a seguir creciendo hasta estabilizarse en torno a 30% del PIB, eso no resuelve el problema. Vamos a paso de tortuga, lo que vamos a lograr es que de aquí a 10 años no caiga la clasificación, pero olvídense de aumentarla, estamos a años luz de eso, ni soñando”.

Seguir leyendo