¿Oportunidad? Prevén que inversiones inmobiliarias vuelvan a brillar a mediano plazo

22 de Julio 2020 Vistas Panoramicas de Santiago, Edificios, arriendos, departamentos, casas, Cuarentena, Pandemia Coronavirus Covid 19 Foto : Andres Perez

Las ventas han caído drásticamente en el negocio inmobiliario en general, siendo los departamentos más afectados que las casas. Pero el desconfinamiento y una oferta estancada, permiten anticipar una recuperación en un horizonte cercano.


A causa de las cuarentenas a lo largo de todo el país, el efecto de la recesión en la economía de los chilenos y las dificultades de las corredoras por mostrar las viviendas, provocaron que el mercado inmobiliario sufriera un desplome. Según el último reporte de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), entre abril y junio la comercialización de inmuebles bajó 64%, mientras que la tasa de desistimientos llegó a 28%. Este resultado se explica por el descenso tanto en la venta de departamentos, de 71%, como en la de casas, de 38%.

Pero eso puede estar por cambiar. Se espera que este segundo semestre las inversiones inmobiliarias repunten dado el desconfinamiento de algunas comunas, tanto en la capital como en regiones, tomando en consideraciones los riesgos y condiciones que lo permitan. Además, el retiro del 10% de los fondos de pensiones podría dar un impulso adicional.

Sobre todo, pues al no haber proyectos a la venta en comparación con años anteriores, se estima que una vez se recupere la demanda presionaría los precios.

Al respecto el gerente general de bienes inmobiliarios Arenas y Cayo, Teodosio Cayo, dice que lo mínimo esperado de rentabilidad en los próximos 10 años es de 6% anual dado que, en este minuto de contracción, se esperan rentabilidades no menores al 4,5%.

Asimismo, dice que se prevé un repunte en los precios en mediano plazo si es que no hay más factores que lo impidan. “Efectivamente, si no existen elementos adicionales a los ya ocurridos, se espera una reactivación similar hasta niveles previos a la pandemia al segundo semestre del próximo año”.

Por su parte, el gerente general de la inmobiliaria Armas, Rodrigo Gabor, dice que la rentabilidad esperada dependerá del tipo de inversión inmobiliaria y, adicionalmente, se debe considerar la plusvalía que se generará una vez que retome una eventual alza en los precios. “Pero en promedio creemos que la rentabilidad de las inversiones que se hagan hoy, será entre 10% y 20% mayor (en el largo plazo) a la que se obtenía en el año 2019”, precisó.

Inversión de oportunidad

Gabor dice que como empresa creen que actualmente sigue siendo un buen momento para invertir aprovechando las oportunidades que existen en el mercado, ya que se están ofreciendo distintas promociones y facilidades para aquellas personas que cuentan con liquidez y capacidad financiera.

“Como una manera de incentivar la reinversión a largo plazo de quienes hagan retiro de su 10% de la AFP, en Armas estamos sacando una campaña para que nuestros clientes puedan duplicar el valor de dicho retiro, al momento de utilizarlo en comprar la propiedad”, explica el gerente general.

Por su parte, en Arenas y Cayo proponen el uso del retiro del 10% como una forma de cubrir el pie en el valor del inmueble, el cual puede ser dividido en dos codeudores que finalizarían con la negociación o pago en cuotas con la inmobiliaria.

Sergio Tricio, gerente de Ruvix, considera que la inversión inmobiliaria es atractiva, aunque el aspecto conocimiento y buena asesoría es clave, pues “se está dando una especie de boom de oportunidades, que muchas veces no lo son. Se debe tener cuidado con las propiedades nuevas, que no han visto caídas en sus precios, con la promesa de que seguirán subiendo como en los últimos 10 años y eso nadie lo puede asegurar. Quizás puede ser una buena oportunidad para encontrar una propiedad usada en buenas condiciones en donde suele ser un problema el no tener un pie para comprarla”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La startup hizo pública su intención de revivir al ave conocida como Dodo, que desapareció en el siglo XVI.