Precios para almaceneros acumulan alzas mayores a las de la inflación general y ajustan sus hábitos de compra

Según un análisis que realizó la unidad de estudios de Almacén Gurú, startup que conecta a proveedores con más de 16 mil almaceneros del país, las categorías de carnes y bebidas no alcohólicas impulsan los precios para los almaceneros.


La alta inflación que afecta a la economía se ha transformado en una de las principales preocupaciones de los chilenos. En agosto, la evolución general de los precios acumuló un alza de 14,1% en 12 meses, llegando a su mayor nivel en 30 años.

Sin embargo, hay un segmento de empresas cuyos precios a la hora de abastecerse supera la medición del total de la economía. Se trata de los almaceneros, quienes en doce meses han visto encarecer los productos que compran en un 17,8%. Así lo revela un análisis realizado por Gurú Analytics, el área de estudios de Almacén Gurú, el principal marketplace que conecta a almacenes de barrio con sus proveedores.

La startup, que tiene presencia en Chile, Perú y México, cuenta con más de 16 mil almaceneros en su comunidad (solo en Chile), cifra que les permite realizar un levantamiento de información relevante para la industria. Fue así como elaboraron el Índice de Precios de Almacén Gurú (IPAG),y que mes a mes mide la variación conjunta del costo de adquisición, por parte de los locatarios, de las principales canastas de productos de consumo en los hogares del país.

En agosto, dicho índice mostró un alza mensual de 2,5%. La cifra se ubicó notoriamente por sobre el 1,2% que anotó el IPC general en el octavo mes del año, así como también el nulo movimiento que tuvieron los alimentos (0,0%), de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Al mirar la evolución en los últimos doce meses, se observa que en seis ocasiones, el IPAG se ubicó por sobre el IPC general, y en siete ocasiones superó también al indicador análitico de alimentos, que reporta el INE.

Según el informe elaborado por la startup, las categorías que más impulsaron el índice fueron las carnes, que aumentaron 6,4% en agosto, y las bebidas no alcohólicas, con un alza de 4,6%. En tanto, los artículos de aseo para el hogar avanzaron 1,8%, y los abarrotes lo hicieron en un 1,3%.

El reporte además destaca una disminución en el precio de cecinas de 0,1%.

Cristián Eben, gerente de Gurú Analytics, comentó que el contexto actual con una inflación generalizada ha afectado los costos asociados a la producción, importación de materia prima y alimentos que consumen día a día los chilenos. “Esto ocurre ante un escenario de incertidumbre a nivel político que ha mantenido a las empresas expectantes. Si le sumamos, además, el incremento en el precio del dólar, el peso chileno es una de las monedas que más se han depreciado en el mundo, y esto ha influido fuertemente en este incremento a los precios internos”, dijo Eben.

También explicó que las canastas de carnes y abarrotes “mantienen una tendencia al alza de precio, ya que en su mayoría son productos importados. Su inflación, además, ha sido influenciada por una serie de factores como el tipo de cambio, la baja producción a mundial y la inyección de liquidez durante el 2021 para Chile, con retiros de AFP y entrega de IFE. Todo ello ha llevado a un escenario con mayor demanda y menor oferta”.

Cambios en los hábitos de compra

En su informe, Gurú Analytics también identificó cómo han ido variando los hábitos de compra de los almaceneros en Chile, dando señales de los ajustes en sus adquisiciones ante el escenario inflacionario.

“El comportamiento de compra de los Almaceneros es un reflejo de la coyuntura económica que se vive actualmente en Chile, siendo afectado en gran medida por un aumento sostenido de los precios de compra, obligando a reajustar los presupuestos y focalizando sus compras en las categorías más importantes”, destaca el reporte.

Para el caso de la canasta de carnes, detalla que el ticket promedio, en comparación al mismo mes del año anterior, ha disminuido en un 40%.

De hecho, la frecuencia de compra también se ha ajustado, pasando de períodos cada 15 días en promedio, a 10 días. “Es decir, existe un ambiente de contracción en los gastos de los almacenes, todo influenciado por el aumento de los precios. Así prefieren comprar poco y en menor frecuencia ya que deben mantener un flujo de caja estable para el resto de las categorías”, explica el reporte.

En el análisis de la startup, solamente dos categorías de alimentos anotan alzas en su ticket de compra: carnes de cerdo, en un 9%, y pavo en un 77%. En cuanto a la frecuencia de compra, las carnes de cerdo se mantiene con compras quincenales, mientras que el pavo disminuye a una compra cada 30 días.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.