Presidente Boric reafirma que “cada habitante de nuestra patria” mayor a 65 años tendrá derecho a una pensión básica garantizada por el Estado de al menos $250 mil

Chile's President Gabriel Boric speaks during his first annual address at the national congress building in Valparaiso, Chile June 1, 2022. REUTERS/Rodrigo Garrido

El presidente también reiteró que en agosto se presentará la reforma de pensiones en el Congreso y que van a “respetar cada peso” de los saldos acumulados. Sobre la pensión garantizada universal, se comprometió a que los $250 mil serán para cuando la reforma entre en régimen.


Uno de los temas que generaba expectativa de cara a la cuenta pública que hizo el Presidente Gabriel Boric este miércoles, era respecto al tema previsional. Pero más que anuncios en la materia, lo cierto es que el mandatario reafirmó varios puntos que han estado en el debate en el último tiempo.

En concreto, el Presidente discurseó: “En este momento histórico nos enfrentamos a la gran tarea de consolidar e institucionalizar los cambios que la ciudadanía reclama y hacerlos en paz, con estabilidad y entre todos. Sin que nadie se quede afuera. Para abordar los desafíos y transformaciones que llevaremos a cabo siguiendo este espíritu, es que agruparé esta cuenta pública en cinco ejes: derechos sociales, mejor democracia, justicia y seguridad, crecimiento inclusivo y medio ambiente”.

Justamente el primer eje que mencionó a continuación fue derechos sociales, y el primer tema, pensiones: “Llegamos a gobernar con el mandato claro de concretar una agenda de cambios. Y es nuestro deber dar respuesta a las incertidumbres a las que se enfrentan millones de chilenas y chilenos que viven todos los días en un país que carece todavía de una base sólida de derechos sociales”, comenzó diciendo sobre este tema el Presidente.

Ahí agregó que “el rascarse con las propias uñas es bastante común. Llevamos décadas debatiendo sobre un cambio en el sistema de AFP y llegó el momento de construir un verdadero sistema de seguridad social, en donde nuestras legítimas ideologías no entrampen la necesidad de los chilenos y chilenas de tener una pensión digna”. Esto sacó aplausos de los presentes.

En ese sentido, y tal como lo han dicho los ministros de Hacienda, Mario Marcel; y Trabajo, Jeannette Jara; reafirmó que “en agosto de este año, adelantando los plazos que habíamos comprometido a comienzos del gobierno, enviaremos un proyecto de ley que reforme el sistema previsional, aprendiendo, por cierto, de los debates que hemos tenido antes, y que va a ser resultado de un proceso de diálogo social amplio, con participación de trabajadoras, empleadores, expertos, académicos, y por cierto, con la importante participación de este Congreso Nacional”.

Asimismo, en medio de la discusión que se ha dado sobre la inexpropiabilidad de los fondos de pensiones, el Jefe de Estado reiteró también que “para despejar cualquier fantasma, quiero decir muy claramente, que vamos a respetar cada peso de los ahorros previsionales acumulados en las cuentas individuales y la posibilidad de ahorro de los chilenos y chilenas para su vejez”.

El stock de ahorros previsionales de los chilenos acumulados en las cuentas en las AFP a abril ascendía a US$ 164 mil millones, con 11.484.198 afiliados y casi 6 millones de cotizantes.

Además, en la cuenta pública el mandatario afirmó: “Me comprometo a que con esta reforma en régimen, cada habitante de nuestra patria, de 65 años o más, tendrá derecho a una pensión básica garantizada por el Estado de al menos $250 mil”.

Esto último está en línea con lo que se proponía en el “acuerdo de implementación programática” que publicó el Presidente cuando era candidato presidencial de cara a la segunda vuelta. El documento señalaba que “estableceremos una Pensión Básica Universal (PBU) cuyo monto, en régimen será igual para todos (as) y alcanzará los $250 mil. A la PBU se sumarán las pensiones contributivas de los demás pilares”.

El acuerdo de implementación programática también decía que, “en régimen, la PBU beneficiará a todos los adultos mayores a partir de los 65 años, considerando criterios de residencia. De este modo, se reemplazará al actual Pilar Solidario de vejez (PBS y APS de vejez) que se encuentra focalizado y beneficia al 60% más pobre de la población y disminuye con cada peso de pensión contributiva.”.

Cabe recordar que en esa época todavía existía el Pilar Solidario, ya que aún no se aprobaba en el Congreso el proyecto que creó la Pensión Garantizada Universal (PGU), la cual comenzó a regir desde el 1 de febrero de este año. Eso sí, por ahora solo está en marcha la primera etapa de la PGU, que contempla la entrega de una pensión por parte del Estado de $185 mil mensuales, para quienes anteriormente estaban en el Pilar Solidario.

Para todo el resto de los mayores de 65 años que no estaban en el Pilar Solidario, pero que ahora podrán acceder a esta PGU debido a que no pertenecen al 10% de mayores ingresos de la población, recibirán el mismo monto cuando se implemente la segunda etapa de la ley, lo cual ocurrirá en agosto.

El documento previo a las elecciones de segunda vuelta también decía que “la PBU será financiada con rentas generales, a partir de la base actual del Pilar Solidario. La gradualidad para su implementación se definirá de forma consistente con los incrementos de recaudación que se realicen y con el compromiso de materializar una trayectoria de consolidación fiscal”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.