Empleos que faltan por recuperar para llegar a niveles prepandemia se concentran en mujeres, jóvenes y trabajadores menos calificados

Trabajo - empleo

22.02.19 FOTOS A OBRA EN CONSTRUCCION, CONSTRUCTORA GAICO, IMAGENES REALIZADAS PARA SUPLEMENTO EL CONSTRUCTOR FOTO: JAVIER NAVARRO M.

Informe del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales de la UC detalla que 3 de cada 4 personas que no han recuperado su trabajo se encuentran en hogares en los que hay niños en edad preescolar. Por ello, plantean que se debe reforzar la importancia de una nueva ley de salas cuna, incrementando la cobertura en jardines infantiles públicos.




El mercado laboral se sigue recuperando, aunque a un menor ritmo que lo registrado meses atrás. Más allá de la velocidad, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informó que se ha restituido el 85% de los empleos perdidos en la pandemia, por lo que faltan por recuperar 295 mil puestos de trabajo para volver al mismo número absoluto de antes del Covid-19.

Sin embargo, desde que comenzó la crisis ya han pasado 2 años y la población en edad de trabajar ha aumentado en 447 mil personas. Por ello, para tener la misma tasa de ocupación prepandemia (58,2%), se requiere aumentar otros 261 mil empleos, por lo que faltan en total 555.613.

Esta cifra cobra relevancia considerando que el plan de recuperación inclusivo que el gobierno presentará en los próximos días, tendrá medidas que apuntan a impulsar el empleo.

Por ello, es importante saber dónde están los puestos de trabajo rezagados. Eso fue lo que determinó un informe realizado por el Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales UC, el cual analiza los sectores y subsectores que se mantienen atrasados en su repunte.

El análisis muestra que, en el caso de las mujeres, restan todavía 281.081 plazas laborales por recuperar, frente a las 274.532 de los hombres. Con todo, “en los últimos meses ha habido una importante recuperación de empleos femeninos que estuvieron rezagados durante la pandemia”, afirma Verónica Flores, investigadora asociada al Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales de la UC.

A nivel de grado de estudios, las cifras señalan que los trabajadores con educación básica tienen 366 mil empleos faltantes, situándose 65,9% por debajo de los niveles prepandemia. Les siguen quienes tienen educación media incompleta, que están un 52,4% por debajo (291 mil empleos). En cambio, quienes poseen educación terciaria completa, ya lograron superar los niveles que tenían antes del coronavirus, situándose en un 38,5% por arriba.

El director del Centro de Encuesta y Estudios Longitudinales, David Bravo, explica que “los datos del estudio dan cuenta de que la pandemia ha acentuado las desigualdades previas, siendo beneficiosa para los grupos universitarios y dejando como rezagados a los de menor escolaridad. Por lo tanto, como ya lo indicamos en el Informe de la Comisión de Recuperación de los empleos en agosto de 2021, es fundamental adicionar políticas de capacitación efectivas para este grupo”.

El economista puntualiza que “estos datos muestran que concentrar las nuevas ayudas para encontrar empleo en las personas con educación media incompleta o menos, es una buena herramienta para llegar al grupo objetivo”.

Por rango etario, el rezago se concentra en los jóvenes entre 15 a 24 años, con una merma todavía de casi 24%, (138.423); en los entre 25 y 35 años, con una reducción de 10,4% (57.720); y en los entre 35 y 44 años, con un 7,2% menos que hace dos años (39.777). En el otro extremo etario, entre 55 y 64 años también se mantienen con un importante nivel de rezagado de 20,1%, que equivale a 111.894 empleos menos. “Cerca de la mitad de los empleos faltantes corresponde a jóvenes y personas de 65 años y más que se habían insertado en el mercado laboral antes de la pandemia”, comenta Flores.

Al distinguir entre trabajadores nacionales y extranjeros, los chilenos presentan un mayor rezagado, ubicándose un 113% por debajo de lo que se tenía a principios de 2020. Esto equivale a 631.119 puestos laborales. Por el lado de los extranjeros, el empleo ya está un 13,6% superior a lo que se tenía previamente.

Siguiendo con el análisis, por categoría ocupacional los menores niveles de empleabilidad están en los asalariados con un 48,2% por debajo, lo que equivale a 267.640, mientras que a los cuenta propia les restan 201. 656 para llegar nuevamente a niveles prepandemia. Y el empleo doméstico se ubica un 15% por debajo, lo que equivale a 86.317 plazas.

Un factor importante de considerar a la hora de analizar el empleo femenino, es que las mujeres más rezagadas son quienes no son jefas de hogar, lo que se relaciona con el cuidado de menores de edad o de adultos mayores. Así, al mirar las cifras, se desprende que restan 543.608 plazas laborales por recuperar para volver a niveles de dos años atrás, mientras que las mujeres jefas de horas ya tienen 262.528 empleos por sobre el nivel de febrero de 2020.

Bravo afirma que “las personas que se consideran a sí mismas jefas de hogar, tienden a tener mayor empleo o bien no tienen la alternativa de no buscar trabajo y contar con uno. Ahora bien, el carácter de jefe de hogar es autodeclarativo, por lo tanto, no tiene gran valor como un requisito a la hora de realizar un plan de ayudas”.

Otro dato que revela este estudio es que 3 de cada 4 personas que no han recuperado su empleo se encuentran en hogares en los que hay niños en edad preescolar. Por lo tanto, Flores enfatiza que “parece fundamental seguir con los apoyos al cuidado de la primera infancia y reforzar la importancia de darle urgencia a la ley de salas cuna, incrementando la cobertura en jardines y salas cunas públicas, junto con enfrentar el problema del cuidado que podría estar detrás”.

Bravo pone la señal de alerta en el sentido de que las cifras muestran un estancamiento en la recuperación del empleo y por eso afirma que deben tomarse medidas “pronto”, antes que la economía se empiece a desacelerar, específicamente antes que comience el segundo semestre. “Todo parece indicar que nos hemos estancado en este nivel de empleo, lo cual resulta desafortunado, puesto que la desaceleración económica en curso, que se acentuará durante el año, nos lleva a pensar que será difícil poder avanzar, a menos que se tomen medidas especiales”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Este miércoles -al mediodía- debutó la marca sueca en Chile y con ello en Sudamérica. El primer local que se abrió en Open Plaza Kennedy, comuna de Las Condes, y cuenta con un aforo de 2.550 personas.