Ciudades pensadas en personas: un tema de salud




Las enfermedades no transmisibles (ENT) tales como hipertensión, cáncer, Alzheimer, son responsables del 71% de la muertes anuales, y en Chile son responsables del 86% de las causas de muerte, en donde destacan, las enfermedades cardiovasculares y diferentes tipos de cáncer, con el 27% y 26% de la tasa de mortalidad asociadas a estas, respectivamente. El progreso de estas enfermedades están altamente relacionadas con el ambiente – hábitos de vida poco saludables – entre los cuales destacan la inactividad física.

En este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos 150 minutos a la semana de actividad física moderada e intensas para adultos entre 18 y 64 años, sin embargo, en Chile menos del 20% de la población total cumple con estas recomendaciones.

No obstante lo anterior, nueva evidencia nos muestra que incluso realizando actividades menos intensas como caminar, pueden haber efectos beneficiosos para la salud. Por ejemplo, los adultos que caminan al menos 6.000 pasos diarios, tienen una menor incidencia de desarrollar enfermedades no transmisibles, así como también las personas mayores de 60 años que caminan 6.000 o más pasos diarios tienen una menor tasa de mortalidad que aquellas que caminan menos. Incluso se ha observado que el caminar al menos 15 minutos diarios, puede disminuir entre un 10-20% problemas de salud mental en adultos.

Sin embargo, de acuerdo a un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford a través de aplicaciones para celulares mostraron que las y los chilenos caminamos en promedio 5.204 pasos cada día, en donde las mujeres caminan 4.750 pasos y los hombres caminan 5.534 pasos al día. Esto es de suma preocupación, ya que además de los pobres niveles de práctica de actividad física regular de nuestra población, se suma una baja cantidad de pasos al día, aumentando las probabilidades de desarrollar ENT.

En este sentido, si tenemos como objetivo mejorar nuestra salud física y mental, ya no es importante recomendar a las personas que realicen un mínimo de actividad física al día, sino que parece necesario ampliar la mirada, y la invitación sería a repensar cómo vivimos y construimos nuestras ciudades.

áreas verdes

Estudios internacionales han evidenciado que en las zonas donde hay mayor cantidad de áreas verdes o espacios comunes donde se puede realizar ejercicio o actividad física, las personas son más saludables y tienen una mejor calidad de vida. Miremos el ejemplo de París, donde hace un tiempo se están implementando ciclovías y cierras de calles y podemos ver que donde antes se estacionaban autos, ahora es utilizado por la gente, quienes optan por movilizarse a pie y hacer uso del espacio público, reactivando al mismo tiempo la economía de barrio. Y no estoy proponiendo una fórmula nueva, es simplemente volver a costumbres de nuestros padres y abuelos, donde gran parte de la vida se hacía afuera de sus casas, al aire libre, conversando, caminando.

Debiésemos así aspirar a vivir en ciudades pensadas en las personas, donde se aseguren las condiciones para el esparcimiento, con espacios públicos seguros, con veredas amplias, ciclovías y transporte publico eficiente, invitando así a priorizar el traslado por estas vías y evitando el uso excesivo del automóvil y mejorar la salud de las y los chilenos.

*Doctor en ejercicio, nutrición y metabolismo, y profesor asistente del Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de O’Higgins.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.