El Covid reduce tu inteligencia y envejece tu cerebro 10 años; el 80% de hospitalizados tienen deficiencia de vitamina D y los niños no deberían sanitizar sus dulces: tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

Foto: Reuters

Nuevos estudios vuelven no solo a demostrar el daño que el coronavirus puede provocar en el sistema neurológico, sino también, la importancia de la vitamina D para evitar desarrollar una forma grave de la enfermedad.




1. El Covid reduce tu inteligencia y envejece tu cerebro 10 años

Conforme avanza el conocimiento científico del Covid-19, aparecen más detalles sobre las peligrosas secuelas que la enfermedad puede generar.

La última de ella dice relación con los problemas que el coronavirus puede generar en el cerebro. Según un estudio del Imperial College de Londres, los sobrevivientes de coronavirus sufren de un deterioro cognitivo tal, que su coeficiente intelectual (CI) disminuye en 8,5 puntos promedio, similar a si el cerebro hubiese envejecido 10 años.

Además, dice la investigación, también hay consecuencias a nivel neurológico. Los científicos ya habían establecido que el coronavirus genera inflamación cerebral, convulsiones, pérdida del gusto y olfato, alucinaciones y pérdida de memoria, aunque en muchos casos se desconoce si es por la acción directa del virus o la respuesta inmune del cuerpo a la infección.

Según la investigación, desarrollada por el Adam Hampshire en 84.285 mil personas, en los casos más severos la infección por Covid-19 se relaciona con déficits cognitivos sustanciales durante meses.

“Nuestros análisis se alinean con la posibilidad de consecuencias cognitivas crónicas al tener Covid-19”, señala el estudio. “Las personas que se habían recuperado, incluidas las asintomáticas, exhibían déficits cognitivos significativos”.

Ello explica lo que muchos pacientes han descrito sentirse como con una “niebla mental”, incluso meses después de haberse infectado.

Foto: Reuters

En la investigación, los pacientes fueron sometidos a pruebas cognitivas, que medían la capacidad del cerebro para realizar tareas como recordar palabras o unir puntos en un rompecabezas. Los peores resultados mostraron impactos equivalentes a la disminución promedio de 10 años en el desempeño global entre las edades de 20 a 70 años.

“Hace tiempo se sabe que el Covid-19 ataca también a las neuronas e invade el cerebro, así que indudablemente hay un efecto de daño a raíz de la infección”, dijo German Cueto, neurólogo y académico de la Escuela de Medicina U. de Valparaíso, entrevistado por Qué Pasa.

Sin embargo, el especialista también advirtió que después de una enfermedad grave, es habitual que el paciente tenga algún deterioro cognitivo, que no necesariamente es permanente o definitivo. “Este déficit puede recuperarse y superarse a través de una nueva reconexión de las neuronas”, explicó, aunque añadió que igual se trata de una voz de alarma.

2. El 80% de hospitalizados tenían deficiencia de vitamina D

Hace tiempo que existe evidencia que la deficiencia de vitamina D, puede predecir la gravedad de los casos de Covid.

El pasado 3 de septiembre, una investigación había descubierto una directa correlación entre la deficiencia de esta vitamina y un mayor riesgo de padecer la enfermedad. Ahora, un nuevo estudio encontró la misma relación, y concluyó que más del 80 por ciento de las personas con Covid-19 no tenían niveles adecuados de la llamada “vitamina del sol” en la sangre.

En este nuevo estudio, publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, los investigadores analizaron a 216 pacientes con Covid-19 en un hospital de España. De todos estos pacientes, el 82,2% tenía deficiencias de vitamina D.

Además, la investigación comprobó que los hombres tenían niveles más bajos de vitamina D en comparación con las mujeres.

Las personas que tenían Covid-19 y niveles más bajos de vitamina D también tenían marcadores inflamatorios más altos, como ferritina y dímero D, lo que explicaría porqué desarrollaron una forma más grave de la enfermedad

“Un enfoque es identificar y tratar la deficiencia de vitamina D, especialmente en personas de alto riesgo como los ancianos, los pacientes con comorbilidades y los residentes de hogares de ancianos, que son la principal población objetivo del Covid-19”, dijo el coautor del estudio, José L. Hernández, PhD de la Universidad de Cantabria en Santander, España.

Dijo que las personas con alto riesgo de Covid-19 (adultos mayores, personas con afecciones subyacentes y personas en hogares de ancianos) podría ser tratados con vitamina D.

Eliana Reyes, nutrióloga de Clínica Universidad de los Andes y directora de la Escuela de Nutrición de esa universidad, explicó en una nota en Qué Pasa que la principal fuente de vitamina D es la síntesis en la piel a través del estímulo de la luz solar. “Por las cuarentenas, hemos estado muy poco expuestos a la luz solar, por lo tanto, en la población que ya tenía deficiencia de vitamina D, esto se ha visto agravado. La exposición al sol tiene que ser 20 a 30 minutos diarios”.

Foto: Reuters

Dijo que aunque uno se alimente de forma variada y completa, no se alcanza a suplir las necesidades de vitamina D, por lo tanto, “la única forma de tener niveles normales es tomando suplementos”, que en todo caso, aclaró, debe ser prescrito por un médico.

Guillermo Acuña, infectólogo de Clínica Las Condes, también entrevistado por Qué Pasa, dijo que los estudios no son tan concluyentes aún porque hay datos que dicen que las personas con déficit sí evolucionan más grave y tienen mortalidad aumentada, mientras que hay otros que ponen en duda esta situación.

“Lo cierto es que la vitamina D sí participa en la parte inmunológica", dijo, por lo que en los pacientes con Covid-19 que están hospitalizados, es uno de los exámenes que se pide y si están bajo, se indica suplementación.

La vitamina D, como muchas personas creen, no está en las frutas, verduras ni carnes, sino que en alimentos grasos como la yema de huevo y el aceite de pescado.

“Lo mejor es medir los índices a través de un examen de sangre y si está baja, suplementar según indicación de un médico”, señaló.

3. Los niños no deberían sanitizar sus dulces en Halloween

Una persistente recomendación durante el desarrollo de Halloween, es que los niños saniticen los dulces.

Sin embargo, Ignacio Silva, infectólogo y académico de la Universidad de Santiago, señaló en el fact checking de La Tercera que no es aconsejable sanitizar dulces, “ya que la mayoría de los productos que se usan para sanitizar superficies son tóxicos”.

Agregó que hasta ahora no se ha descrito que los alimentos sean una fuente de contagio, "por lo que no se puede trasmitir el coronavirus por un dulce”.

Dijo que “debido a que los dulces van a ser manipulados los niños, es un riesgo desinfectar el envoltorio con esos productos y mucho más el dulce directo. Lo único que podría utilizarse es alcohol al 70% para limpiar el envoltorio. Yo no aconsejaría desinfectar los productos que van a utilizar los niños”.

Lo que sí aconsejó, fue que después de manipular paquetes de dulces o dulces entregados por otra persona, “higienizarse las manos con alcohol gel o lavarse las manos con jabón”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.