El peligro de andar en micro: estudio muestra cómo una persona asintomática fue capaz de contagiar de coronavirus a 23 pasajeros

07 DE JULIO DE 2020 / VI„A DEL MAR Un hombre viaja en una micro donde se ve el cartel con la tarifa rebajada para los y las Adultos Mayores en la regi—n. FOTO: MIGUEL MOYA / AGENCIAUNO

El estudio mostró que incluso, pasajeros sentados muy lejos del contagiado, terminaron infectados con el virus.




Una persona en un bus de transporte público mal ventilado en China fue capaz de infectar a casi dos docenas de otros pasajeros con coronavirus, eso a pesar de que muchos no estaban sentados cerca, según un estudio publicado este martes en la revista JAMA Internal Medicine.

El estudio prueba dos cosas: que el virus se transmite por el aire y la importancia de ventilar espacios cerrados.

En el comienzo de la crisis sanitaria, muchas autoridades habían descartado la posibilidad de que simplemente respirar pudiera hacer que la gente aspire microgotas infecciosas en el aire, pero la evidencia finalmente corroboró que esta posibilidad es muy cierta.

Ahora, esta nueva investigación, vuelve a mostrar los peligros de los espacios cerrados. El estudio analizó a los pasajeros que hicieron un viaje de 50 minutos a un evento budista en la ciudad de Ningbo, en el este de China, a bordo de dos autobuses en enero, antes de que las mascarillas faciales se volvieran obligatorias en muchas partes del mundo.

El asintomático que contagió a 23 personas en un bus

Los investigadores creen que un pasajero, cuyo género no fue identificado, probablemente era el paciente cero en este bus, porque la persona había estado en contacto con personas de Wuhan, la ciudad donde surgió el coronavirus a fines del año pasado.

Los científicos lograron trazar un mapa de dónde se sentaron los otros pasajeros y también probarlos para detectar el virus, y posteriormente se confirmó que 23 de 68 pasajeros estaban infectados en el mismo autobús.

Lo que es notable es que la enfermedad infectó a personas en la parte delantera y trasera del autobús, fuera del perímetro de uno a dos metros que las autoridades y los expertos dicen que pueden viajar gotitas infecciosas.

Además, el pasajero enfermo aún no presentaba síntomas de la enfermedad, como tos, cuando el grupo hizo su viaje a la ceremonia religiosa.

Los investigadores también notaron que el aire acondicionado simplemente recirculaba el aire dentro del autobús, lo que probablemente contribuyó a la propagación del virus.

“En ambientes cerrados con recirculación de aire, el Sars-CoV-2 es un patógeno altamente transmisible”, escribieron los autores del estudio. “Nuestro hallazgo de una posible transmisión aérea tiene una importancia importante para la salud pública”, agregaron.

Su estudio, que incluye un diagrama que muestra dónde se sentó cada pasajero infectado, se suma a la evidencia de transmisión aérea, incluida la investigación sobre cómo se propaga el virus entre las mesas de los comensales en un restaurante en la ciudad de Guangzhou, en el sur de China.

El peligro de andar en transporte público

Ya un estudio publicado el pasado 8 de agosto, por investigadores del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) de la U. de Chile determinaron qué políticas de transporte debiesen implementarse en un período de desconfinamiento para evitar aglomeraciones en paraderos y vehículos de transporte público, y qué recursos serían necesarios para lograrlo.

El estudio concluyó que disminuir la ocupación de los buses a 1/3 para cumplir con la medida de distanciamiento de un metro entre pasajeros es inalcanzable.

Leonardo Basso, director del ISCI, y uno de los autores del estudio, dijo que “si el objetivo es conseguir ese distanciamiento, además de implementar las medidas de gestión (vías exclusivas, reducción de la movilidad y horarios diferidos), habría que más que duplicar el subsidio actual y aumentar la flota de buses en 30%”.

Personas al interior de un vagón del metro en Ciudad de México.

Uno de los principales resultados del estudio es que alcanzar una ocupación de 2/3 de los buses sin inyectar fondos ni flota adicionales sólo es posible si, conjuntamente, se implementa una red densa de prioridad vial para vehículos del transporte público; se reduce la demanda total de viajes en transporte motorizado en un 15%, por ejemplo, fomentando teletrabajo, clases en línea y cambio a modos activos; y se disminuye en 20% los viajes en hora punta a través del escalonamiento programado de entradas al trabajo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.