Estos dos síntomas han sido detectados en todos los casos de Ómicron; Covid se convertirá en “otra causa más del resfrío” y aumentan hospitalizaciones de niños no vacunados; tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

Foto: Reuters

A medida que el Sars-CoV-2 muta, también lo hacen sus síntomas más distintivos. La fiebre dejó de ser una de sus principales características, y aunque hay varios síntomas, médicos advierten que al menos dos son los primeros en aparecer y pueden ser una señal muy potente que tiene Covid.




Tim Spector, epidemiólogo y académico del King’s College de Londres del Reino Unido, dirige el llamado Estudio de Síntomas Zoe Covid, una plataforma web que recoge autoreportes de millones de personas que han padecido coronavirus, para así configurar una lista de síntomas comunes de la enfermedad.

Solo hasta junio, al menos 4,6 millones de británicos habían compartido sus malestares, lo que sin embargo han ido mutando tal como las mismas variantes del coronavirus.

Ahora, con la irrupción de Ómicron, el estudio Zoe Covid configuró los primeros cinco síntomas característicos de este nuevo linaje del Sars-CoV-2.

Los cinco síntomas principales informados en diciembre fueron:

  • Nariz con secreción nasal
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga (leve o severa)
  • Estornudos
  • Dolor de garganta

Desde el comienzo de la pandemia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, su sigla en inglés) han advertido sobre signos reveladores del coronavirus como tos, dificultad para respirar y pérdida del olfato o el gusto. Pero a medida que el virus muta y evoluciona, los síntomas que produce también pueden cambiar.

Ahora, los médicos advierten que los síntomas de la nueva variante de Ómicron y el resfriado común, son muy similares, pero hay dos síntomas que están resultando muy distintivos para el coronavirus: la fatiga y el dolor de cabeza.

Bruce Patterson, un experto en virus y fundador de la compañía de diagnóstico celular IncellDX, señaló en una nota al sitio Deseret News que hay un síntoma que es consistente entre todas las variantes de Covid, incluido Ómicron. “Lo único que siempre está presente con Covid es la fatiga”, explicó. Y en medio de una oleada de nuevos casos por la nueva variante detectada en Sudáfrica, Patterson dijo que había otro síntoma que estaba detectando cada vez más. “Estoy viendo muchos dolores de cabeza”, agregó.

La fatiga y el dolor de cabeza pueden ser síntomas de otras enfermedades, pero con Ómicron propagándose tan rápidamente y produciendo infecciones irruptivas, estos dos síntomas indican que debe hacerse la prueba del virus, especialmente si sabe que ha estado expuesto a alguien con Covid.

Foto: Reuters

“Vale la pena aislarse y hacerse un par de pruebas”, dijo a CNN el epidemiólogo Abdul El-Sayed. “No se realice la prueba inmediatamente después de haber estado expuesto. Una vez que tenga síntomas, debe realizar la prueba un día y luego volver a realizarla al día siguiente para asegurarse de que se está aislando”, recomendó.

Sin embargo, no tener ciertos signos reveladores de Covid no significa que no tenga el virus. “No he visto muchos pacientes con Ómicron con una falta de aire extrema”, dijo Patterson, quien dijo que los nuevos contagios ya no tienen los síntomas que alguna vez fueron comunes en otras variantes.

De hecho, los datos del Estudio de síntomas de Covid del Reino Unido han encontrado que Ómicron parece estar “jubilando” a los “tres más clásicos” síntomas: fiebre, tos y pérdida del olfato o el gusto. Investigadores en Noruega informaron datos similares entre casos de Omicron revolucionarios después de una gran fiesta de Navidad. De 87 casos confirmados o probables, solo más de la mitad informó fiebre, el 23 por ciento experimentó pérdida del gusto y solo el 12 por ciento tuvo una disminución del olfato.

No muchas personas experimentan pérdida del olfato o el gusto con la variante Ómicron, que fue una fuerte señal de la presencia de la variante Delta, que todavía es la de mayor presencia en el mundo, incluido Chile.

“La pérdida del gusto y el olfato es otra característica común y distintiva, aunque algunos estudios sugieren que puede haber menos tos y pérdida del gusto y el olfato con la variante Delta en comparación con la cepa ancestral”, explicó Joyce Sánchez, especialista en enfermedades infecciosas según la nota de CNN.

Pero si experimenta algunos de estos síntomas, debe hacerse una prueba, pues es probable que no sea Ómicron, pero si puede ser Delta.

2. Covid-19 se convertirá en “otra causa más del resfrío común”

Paul Hunter, profesor de medicina en la Universidad de East Anglia, Reino Unido, dijo en una entrevista al programa BBC Breakfast, que el Covid-19 “es solo un virus de una familia de coronavirus, y los otros coronavirus arrojan nuevas variantes típicamente cada año más o menos, y eso es casi ciertamente, lo que va a suceder con Covid, que se convertirá efectivamente en una causa más del resfriado común”.

Por lo tanto, las personas que de positivo en un futuro, podrán seguir con sus vidas normales como lo harían con cualquier otro resfriado, agregó.

Según una nota de Qué Pasa, la nueva variante literalmente tiene un código genético del resfriado común en su interior, de acuerdo a un reciente estudio.

Ómicron probablemente adquirió una mutación, una de sus más de 30 mutaciones, de un fragmento de material genético del resfriado común, presente en las mismas células infectadas. Es decir, sí, la variante Ómicron mutó para incluir partes de la estructura genética del resfriado común.

Asimismo, en algún momento, la notificación diaria de casos activos de Sars-CoV-2 ya no estará justificada. “No vamos a hacer informes diarios sobre los casos de las diferentes causas del resfriado común en el futuro, de los cuales Covid-19 es una”, y las restricciones podrían reducirse una vez que se haya abordado la variante Ómicron, posiblemente después de semana santa, señaló Hunter.

Foto: AP

Sobre las medidas como aislamiento, el especialista comentó que estas debiese ser más relajadas en algún momento porque “esta es una enfermedad que no va a desaparecer”.

Según el medio, The Epoch Times, el secretario de Medio Ambiente del Reino Unido, George Eustice, dijo que aunque las tasas de infección de la nueva variante de Ómicron están aumentando, hay evidencia de que no están dando como resultado el mismo nivel de hospitalización como en las oleadas anteriores.

Refiriéndose a la información que se tiene hasta el momento de Sudáfrica, país donde se encontró por primera vez la variante de preocupación, donde efectivamente se están registrando menos hospitalizaciones, y las que existen, son de una estadía mucho más corta que con las variantes previas, como fue con Delta.

“Por el momento, no creemos que la evidencia respalde más intervenciones más allá de lo que hemos hecho”, dijo.

En tanto, John Bell, profesor de Medicina de la Universidad de Oxford y asesor de ciencias biológicas del gobierno del Reino Unido, como muestra una nota de Qué Pasa, declaró que escenas horribles como las de anteriores olas “ahora son historia”.

3. Aumentan hospitalizaciones de niños en EE.UU.

En pocas semanas, la variante Ómicron ha impulsado miles de nuevas hospitalizaciones por Covid-19 entre los niños en Estados Unidos, generando preocupaciones sobre cómo le irá a los menores de 18 años no vacunados en la nueva oleada.

El promedio de siete días de hospitalizaciones diarias de niños entre el 21 y el 27 de diciembre subió más de un 58% en el país en la última semana, a 334, comparado con el 19% de todos los grupos etarios, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, su sigla en inglés). Menos del 25% de los 74 millones de menores de 18 años están vacunados, según datos de los CDC.

Se espera que los casos de Ómicron aumenten aún más rápido en Estados Unidos cuando los colegios reabran la próxima semana tras las vacaciones de invierno boreal, advirtieron los expertos.

Foto: Reuters

Los médicos dicen que es demasiado pronto para determinar si Ómicron causa una enfermedad más grave en los niños que otras variantes del coronavirus, pero que su altísima transmisibilidad es un factor clave que está haciendo aumentar las hospitalizaciones.

“Va a infectar y está infectando a más gente. Hemos visto subir las cifras y las hospitalizaciones de niños”, dijo la doctora Jennifer Nayak, experta en enfermedades infecciosas y pediatra del Centro Médico de la Universidad de Rochester.

“Lo que estamos viendo es que los menores de cinco años siguen sin vacunarse, por lo que todavía hay una población relativamente grande de niños sin inmunidad preexistente a este virus”, agregó.

Incluso en Nueva York, que tiene una de las tasas de vacunación más altas del país, sólo cerca del 40% de los niños de entre 5 y 17 años están vacunados, en comparación con más del 80% de los adultos, según datos de la ciudad. No hay ninguna vacuna autorizada para los menores de 5 años.

Las hospitalizaciones en Nueva York de jóvenes de 18 años o menos aumentaron de 22 la semana que comenzó el 5 de diciembre a 109 entre el 19 y el 23 de diciembre. Los menores de 5 años representaron casi la mitad del total de casos.

En otras partes de Estados Unidos también está habiendo un aumento de casos infantiles. En Ohio subieron un 125% las hospitalizaciones de niños de hasta 17 años en las últimas cuatro semanas, según la Asociación de Hospitales de Ohio.

Florida, Nueva Jersey e Illinois han experimentado un incremento de al menos el doble en el promedio diario de siete días de hospitalización de pacientes menores de edad con coronavirus durante la última semana, según datos de los CDC.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.