Reseña de libros: de Alessandro Baricco a Guillermo del Toro

El nuevo ensayo del autor italiano, una novela policial con demonios del director de La forma del agua, el relato de contornos poéticos de Clara Muschietti y un atlas del mundo ilustrado por Pati Aguilera, entre las lecturas de la semana.



Lo que Estábamos Buscando, de Alessandro Baricco (Anagrama)

Desde los orígenes de la civilización, el mito acompaña la vida de los hombres. De algún modo, el destino de la humanidad parece entrelazado con el mito. Así lo piensa Alessandro Baricco, quien en este ensayo explora en los bordes míticos de la Pandemia. Más allá de una emergencia sanitaria, Baricco reconoce en la Pandemia una figura mítica, que convoca los mitos de la peste y la guerra pero que tiene fisonomía propia, una criatura de la era digital: un mito -no un virus- que se propaga a través de y a la velocidad de las redes digitales, y que responde a un deseo. En un sentido, dice el autor italiano, la Pandemia es “lo que estábamos buscando”: la oportunidad de detenernos y mirarnos. Ciertamente, ella tiene algo que decirnos, aun cuando el lenguaje del mito suele ser ambivalente. Entre otras cosas, advierte con lucidez, devuelve la fuerza al poder político, que gracias a ella recupera la fuerza moral del “salvador” ante el peligro, y al mismo tiempo induce a pensar lo impensable y -con su choque de fuerzas, entre el viejo y lo nuevo- empuja la transformación del mundo.

Los Seres Huecos, de Guillermo del Toro y Chuck Hogan (Alianza de Novelas)

Entre dos edificios de Manhattan, hay un diminuto buzón que lleva el número de 13 y medio. En su ranura solo ingresan cartas urgentes, desesperadas. Todas van dirigidas a Hugo Blackwood, investigador de lo oculto y desconocido. Homenaje al escritor Algernon Blackwood, el personaje es el centro de esta novela que vuelve a reunir al autor policial Chuck Hogan y al director de La forma del agua, quienes firmaron juntos la Trilogía de la oscuridad. El relato se articula en tres líneas narrativas: comienza cuando la agente novata Odessa Hardwicke dispara a su compañero del FBI, luego de que este inexplicablemente atacó a una niña durante un operativo. Cuando el detective enloquecido muere, ella cree ver un oscuro espectro salir de su cuerpo. Odessa se encuentra luego con el agente retirado Earl Solomon, quien le sugiere escribir a Hugo Blackwood, a quien conoció en los años 60. Con tensión narrativa y hábil manejo del suspenso, la novela alterna las historias y salta en el tiempo para llevar al lector al origen de “los seres huecos”.

La Vida Normal, de Clara Muschietti (Overol)

“Es como el dolor que produce la fiebre, pero mucho más fuerte, mucho más fuerte”, escribe la narradora. Afectada de una enfermedad crónica que nunca nombra, ella revela los síntomas en pequeñas dosis, con un lenguaje que dialoga con la poesía y el silencio: “Es como tener un cuerpo a veces y a veces otro. Es como desdoblarse. es como mirarse en un espejo roto”. En 60 fragmentos narrativos, Clara Muschietti reflexiona en torno al dolor y la enfermedad a partir de breves escenas eventualmente autobiográficas. “En la receta escribió una indicación: vida normal”, anota en una de las entradas. “Igual todos nos vamos a morir, aunque no sea de esto”. Mediante el uso de las elipsis y el espacio de lo no dicho, la autora juega con el misterio y dota al texto de un amplio horizonte de sentidos y resonancias.

Atlas. El Gran Viaje Ilustrado, de Pascale Hédelin y Pati Aguilera (Zahorí Books)

Un colorido viaje alrededor del mundo, acompañado de datos curiosos y entretenidos es la invitación de este atlas ilustrado. Publicado en gran formato, en una cuidada edición de tapas duras, el libro es una celebración de la naturaleza, las tradiciones y los monumentos levantados por el hombre en los distintos continentes. Junto con los mapas de cada región, el atlas ilustra las banderas, monedas, trajes típicos, instrumentos musicales, la vida salvaje, las grandes construcciones -desde la Ciudad Prohibida en China al Empire State en Nueva York- y una selección de objetos tradicionales o curiosos, como las matrioskas rusas o las calaveras mexicanas. El atlas ofrece información atractiva por cierto, pero las grandes protagonistas son las alegres y cálidas ilustraciones de Pati Aguilera.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.