Joaquín Niemann es protagonista y cierra el día 1 del US Open como top ten

El chileno cerró la ronda inaugural con dos golpes bajo el par, octavo, en Nueva York. Arriba, Justin Thomas batió el récord del campo.




La pelota parece dirigida por control remoto. Joaquín Niemann apenas la toca con el palo, con una potencia que parece incapaz de que se mueva más de unos centímetros, pero la bola avanza, sin acelerar ni frenarse, y cuando se va a pasar del hoyo, dobla a la derecha y cae limpiamente. El brillante putt del chileno en el hoyo tres de la primera ronda del US Open es solo un ejemplo del buen día que tuvo el talagantino en Mamaroneck, Nueva York, el campo sede del major, que lo dejó octavo en la pizarra.

¿Otro? Todos estaban advertidos de que los roughs (la zona de pasto más largo, fuera incluso del fairway) del club son de terror. Le pasó a Niemann tras la salida del hoyo seis: la pelota quedó perdida en ese césped y bien lejos de la bandera. Winged Foot es también conocido como el campo de los segundos tiros, es decir, es lo más difícil de enfrentar, pero el chileno tiene maestría en esa materia y aunque no la dejó cerca como para aplaudir, la distancia del putt era suficiente para soñar con el birdie, que terminó cayendo.

También fue clave ese approach bendito en el birdie del hoyo 9, cuando cerraba la mitad del campo con expectantes 31 palos y confianza, tal vez ganada hace tres semanas en Olympia Fields, sede del BMW Championship, donde la mayoría de los jugadores sucumbió, pero el nacional peleó el título. Esa estrategia que venía amasando con las lecciones aprendidas en el PGA Championship la repitió ahora en Nueva York.

En la segunda mitad del campo el brillo fue menor. Al menos en los números, pues anotó bogeys en los hoyos 10 y 13, los últimos dos pares tres de Winged Foot. En el primero se fue a la arena y en el otro, cayó en el consabido duro rough del campo. De ahí en adelante selló pares para irse tranquilo al Club House.

El número uno de Sudamérica en el ranking mundial fue protagonista en este primer día del abierto estadounidense, el debut para él en la temporada 2020-2021 del PGA Tour. Incluso estuvo en el podio cuando llevaba tres hoyos jugados y cuando cerraba la primera mitad del campo, que atravesó impoluto, sin bogeys.

Al final remató 8º, empatado con otros cinco golfistas, a tres golpes del líder, Justin Thomas, quien con 65 batió el récord de este campo en abiertos estadounidenses. Lo escoltan Patrick Reed, Matthew Wolff y Thomas Pieters:

Niemann también batió una marca: la mejor posición para un chileno tras cualquier ronda de un major, pues antes él mismo había sido 16º tras la primera jornada del PGA Championship 2018. Lo hizo igualando la mejor ronda de un nacional en un “grande”, pues esa vez hizo 68 palos, también -2. Son las únicas dos rondas inaugurales bajo los 72 impactos entre los nacionales.

Este viernes, Joaco jugará desde las 8.34 (hora de Chile) en busca de pasar por segunda vez en la historia, el corte en un major. Sería la primera vez para un nacional en cinco abiertos estadounidenses.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.