Las aristas del fallo Semenya

Semenya

La sudafricana gana su última carrera antes de tener que medicarse para competir con mujeres. La discusión sobre el caso sigue viva.


Caster Semenya ganó ayer su última carrera tal cual vino al mundo, como es, con los niveles de testosterona que genera de forma natural. A partir de ahora, si quiere competir con mujeres, deberá doparse para reducir esos niveles. Lo impone la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y el TAS lo apoya. Fue un fácil triunfo de la sudafricana en la reunión de Doha de la Diamond League, donde se quedó con los 800 metros con un tiempo de 1'54"98, a 2"77 de la segunda.

"Sigo entrenando, sigo corriendo. No me importa lo que venga adelante. Siempre encuentro alguna manera de seguir", declaró la sudafricana tras la 30ª victoria consecutiva en la distancia.

El caso Semenya, fallado el miércoles por el Tribunal de Arbitraje Deportivo en favor de la IAAF, sigue siendo motivo de discusión alrededor del mundo. También en Chile.

Habla la atleta Ignacia Livingstone, la primera transgénero chilena que quiere competir como mujer: "Todas las personas tienen distintos niveles hormonales, de estrógeno o testosterona. Es normal, nuestra biología no es exacta. Pero como ella es intersexual, la perjudican. Que apele todo lo que quiera, está en su derecho, pero creo que tendrá que acatar".

Concuerda el presidente de la Federación de Atletismo de Chile, Juan Luis Carter. "Es un tema que se zanjó, no sé si es perfecto, pero es lo mejor que se podía hacer. Es una persona que vive como mujer, que se considera mujer, es una situación humana", estima.

Sin embargo, el timonel de la Fedachi adelanta una arista tal vez negativa de las disposiciones de la IAAF, que normaron la cantidad de testosterona para que una persona compita en damas: "Está el caso de las mujeres que tienen cuatro nanomoles de testosterona. Podrían inyectarse uno más para tener cinco. Es decir, se creó un límite".

Para Livingstone, que haya una cancha bien rayada es fundamental. "Estudios avalan que al llevar cierto tiempo de hormonización una se pone al nivel de una chica biológica. No tendría por qué haber problema. Es lógico y loable que las bases nos impongan estándares, un tratamiento hormonal y exámenes al día", señala.

Esa implementación en Chile, preocupa a Carter: "Hay que ver cómo se hará. Habrá que exigir exámenes de testosterona en laboratorios validados. Las federaciones van a tener que incurrir en gastos y no están preparadas". El presidente cierra con otro análisis: "Semenya no fue capaz de batir los récords de la atleta checa (Kratochvilova, el mundial) ni de la rusa (Olizarenko, el olímpico). Hay que revisar por qué no se han batido. Los hechos han demostrado que porque hubo dopaje. Si uno mira las características morfológicas de esas atletas, no distan tanto de Caster".

Comenta