Combatientes y armas iraníes refuerzan al gobierno de Maduro

El Presidente Nicolás Maduro, acompañado de Diosdado Cabello, ahora presidente de la Asamblea Constituyente, en un acto en 2018. Foto: AFP

El alto comandante militar de Estados Unidos para América Central y del Sur dijo que existía una presencia “alarmante y preocupante” de la fuerza de élite Quds en Venezuela.




Irán envió armas y despachó operativos paramilitares para ayudar a que el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, mantenga su poder, dijo el miércoles el alto comandante militar de Estados Unidos para América Central y del Sur.

“Vemos una creciente influencia iraní ahí”, dijo el almirante Craig Faller, jefe del comando del Hemisferio Sur, y citó una presencia “alarmante y preocupante” de personal militar de elite de las Fuerzas Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Teherán ha usado esa fuerza para respaldar al Presidente sirio, Basher Assad, y otros aliados extranjeros y grupos subsidiarios.

Las misiones de Irán y Venezuela para Naciones Unidas no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Irán es solo uno de los adversarios de Estados Unidos que ha respaldado al asediado líder. Miles de cubanos han estado “siendo básicamente propietarios” del servicio de inteligencia del país y siendo una fuerza de guardia que protege a Maduro, dijo el almirante Faller. Cientos de rusos también han sido instrumentales al entregar apoyo para “mantener elementos clave del Ejército de Maduro lo suficientemente listo”, agregó.

Craig Faller (2776457)
Craig Faller, jefe del comando del Hemisferio Sur.

Los comentarios del almirante Faller sobre Irán llegan en momentos de las crecientes tensiones entre Washington y Teherán y representan una instancia extraña en la que un alto oficial militar de Estados Unidos ha acusado públicamente a Irán de enviar armas a Venezuela.

Estados Unidos, dijo, ha realizado un esfuerzo considerable para tratar de distinguir entre carga humanitaria y envíos que van en contra de las sanciones internacionales destinadas a socavar el control del poder de Maduro.

“Estamos preocupados sobre lo que vemos. No se trata solo de cargamentos de petróleo, son cargamentos con armas también”, dijo. “Vimos un repunte en eso este año. Estamos observando la tasa de cambio con mucho cuidado”.

El almirante Faller no especificó las armas que Estados Unidos dice que están siendo entregadas. En septiembre, el Departamento de Estado sancionó a la unidad iraní de defensa y dijo que tenía lazos con el régimen de Maduro, en lo que los funcionarios de Estados Unidos aseguraron que era un intento de disuadir la venta de armas convencionales, entre las que se incluye jets militares, barcos y tanques.

Irán y Venezuela han compartido por mucho tiempo lazos diplomáticos, pero las sanciones económicas del gobierno de Trump contra los dos países los impulsaron a fortalecer las relaciones.

Golpeado por la campaña de “máxima presión” de los estadounidenses, Irán ha estado desesperado por vender sus productos derivados del petróleo. Las sanciones estadounidenses e internacionales contra Venezuela han convertido a ese país en un comprador ansioso.

Teherán ha estado cambiando su combustible por petróleo de Venezuela, que ha vendido a través del mercado negro, dicen funcionarios estadounidenses y occidentales. A Irán también se le ha pagado en oro de los vastos depósitos de Venezuela, lo que demuestra que Teherán tiene un producto que es difícil de rastrear para los supervisores de sanciones, dijeron.

Instalaciones petroleras en el lago de Maracaibo en Cabimas, Venezuela, 29 de enero de 2019. REUTERS / Isaac Urrutia / Foto de archivo

Estados Unidos ha interrumpido algunos de esos envíos de combustible, pero los analistas de Venezuela dicen que las entregas continúan. Las flotillas suelen ir acompañadas de embarcaciones navales iraníes, incluido un barco de inteligencia que, según funcionarios estadounidenses, se ha utilizado para transportar misiles a grupos subsidiarios iraníes en Medio Oriente, según funcionarios estadounidenses.

La aerolínea iraní Mahan Air, una compañía sancionada por Estados Unidos por transportar hombres, dinero y armas para el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica designado como terrorista, también reinició los vuelos entre los dos países, según la compañía y los datos de seguimiento de vuelos.

A principios de este año, un conglomerado iraní propiedad del Ejército del país y vinculado a su programa de misiles estableció una posición minorista en Venezuela, según funcionarios occidentales y registros que detallan la medida.

Además de proporcionar una vía potencial para evadir las sanciones, el enlace minorista puede ser una forma para que Teherán exporte experiencia y tecnología militar, dicen los funcionarios estadounidenses.

Otra preocupación para Estados Unidos es que Irán podría usar su presencia en América del Sur y sus vínculos con Hezbollah, el grupo militante libanés que también opera en la región, para tomar represalias contra Estados Unidos.

“Estamos realmente preocupados por lo que está haciendo Irán, no solo a nivel mundial, sino aquí en este hemisferio”, dijo el almirante Faller, y agregó que algunos miembros de la gran diáspora libanesa en América del Sur tenían vínculos con Hezbollah.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.