Estudio revela las medidas autoritarias adoptadas por países de Europa del Este frente al Covid

Los manifestantes se pelean con los oficiales de policía durante una protesta por las restricciones impuestas por el Covid-19, en Liubliana, Eslovenia. Foto: Reuters

Según reporte del Instituto Variedades de la Democracia, cinco de un total de 18 de estos países han registrado importantes violaciones de las libertades democráticas internacionales desde marzo de 2020.




Los países de la Europa del Este han tenido una respuesta más política respecto de las medidas impuestas por la pandemia, en comparación con sus vecinos occidentales. Así lo dio a conocer una investigación realizada por el Instituto Variedades de la Democracia (V-Dem) y divulgada por el diario The Guardian, en el que se indica que cinco de un total de 18 de estos países han registrado importantes violaciones de las libertades democráticas internacionales desde marzo de 2020.

La investigación también muestra que los países de Europa del Este han sido más propensos a recurrir a medidas abusivas, de desinformación y discriminatorias, siendo la violación más común las restricciones a los medios de comunicación. Por otro lado, en ninguno de los 12 países occidentales se registraron importantes violaciones a las libertades democráticas.

Según señala el periódico británico, las peores violaciones se observaron en Serbia, que registró una puntuación de violaciones tres veces superior a la media europea. Bajo un régimen especial, producto de haber decretado un estado de emergencia, los refugiados, migrantes y solicitantes de asilo fueron atacados selectivamente y sometidos a una estricta cuarentena de 24 horas, controlada por el Ejército. Además, se les prohibió salir de los centros y se impidió la entrada al personal de apoyo.

Un trabajador médico espera a que las personas llenen los formularios de consentimiento de vacunación, en un centro de inoculación improvisado en Belgrado, Serbia, el 30 de diciembre de 2021. Foto: AP

Mientras que en Eslovenia, el gobierno impuso restricciones financieras y legales a las ONG y cambió la legislación ambiental en uno de sus paquetes de estímulo frente a la pandemia. A partir del 23 de junio de 2021, Eslovenia se agregó a una lista de vigilancia de países que experimentan una rápida disminución de las libertades civiles.

“Desde que el gobierno llegó al poder, ha utilizado el Covid-19 como pretexto para tratar de aprobar medidas que afectan los derechos humanos básicos”, dijo al periódico Civicus, la alianza mundial de la sociedad civil.

El análisis de The Guardian también reveló cómo algunos gobiernos de Europa Central y Oriental con historial de socavar los principios democráticos se han aprovechado de la pandemia para difundir aún más las prácticas antidemocráticas.

En ese sentido, el Parlamento polaco, por su parte, aprobó recientemente un proyecto de ley de medios que priva de derechos al canal TVN, la principal red privada del país, continuando el impulso del gobierno para controlar los medios. El nivel de riesgo para las libertades democráticas de Polonia es más de tres veces superior al de la media europea.

Un manifestante pelea con agentes de policía durante una protesta por las restricciones impuestas por el coronavirus en Liubliana, Eslovenia, el 27 de diciembre de 2021. Foto: Reuters

Junto con Hungría y Polonia, se observaron descensos democráticos sustanciales en Serbia, Turquía y Eslovenia desde 2010.

Si bien los regímenes democráticos se mantuvieron bastante estables en la mayor parte de Europa Occidental, cuatro países de Europa Oriental pasaron de las democracias liberales a las electorales, según el Instituto V-Dem. Otros dos, Hungría y Serbia, pasaron de la democracia electoral a la autocracia electoral.

Para Joelle Grogan, profesora titular de Derecho en la Universidad de Middlesex, que fue consultada por The Guardian, el riesgo radica en que las infracciones democráticas en nombre de la respuesta de emergencia se normalicen. “El riesgo de normalizar la emergencia es que se olvidan las expectativas ordinarias de qué derechos podemos ejercer sin condiciones, y se ignoran las decisiones que el gobierno debe tomar solo con permiso: podemos decir que tenemos una democracia, pero no vivir en una”, señaló.

Bélgica fue el único país de Europa Occidental donde se produjeron faltas moderadas. El país registró perfiles étnicos durante la pandemia, según el Instituto V-Dem, con prácticas policiales abusivas que afectaron de manera desproporcionada a las comunidades étnicas minoritarias.

De regreso a sus países

Otro fenómeno que han experimentado los habitantes de los países de la Europa del Este es el retorno de quienes vivían en países occidentales. Después de décadas de migración masiva desde países del antiguo bloque del Este hacia oportunidades más lucrativas en Occidente, el flujo de personas en Europa está mostrando signos de retroceso, indicó el diario The Wall Street Journal.

Un equipo de ambulancia trabaja en un hospital especializado en Covid-19 en Varsovia, Polonia. Foto: AP

En Estonia, los retornados al país han superado a los emigrantes desde 2017. La migración neta a Polonia ha sido negativa desde 2016. Y la tendencia se ha acelerado durante la pandemia. Lituania, que ha perdido una cuarta parte de sus ciudadanos desde 1990, experimentó un ligero aumento en la población el año pasado, cuando el Covid-19 detuvo las olas de emigración que durante mucho tiempo habían drenado de jóvenes al país.

En ningún lugar el cambio ha sido más dramático que en Bulgaria. Antes de la pandemia, se proyectaba que sería el segundo país del mundo con la contracción más rápida detrás de Lituania, según las proyecciones de las Naciones Unidas. Su población ha caído de casi nueve millones de habitantes a fines de la década de 1980 a aproximadamente siete millones en la actualidad.

Sin embargo, el año pasado, la migración neta al país fue positiva por primera vez en más de una década. Unas 30.000 personas adicionales se trasladaron a Bulgaria de las que abandonaron el país en 2020, la gran mayoría de ellas ciudadanos búlgaros.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.