Al 74% de los fumadores chilenos le gustaría dejar el cigarrillo, según encuesta Cadem

Imagen-TEMATICA-FUMADORES-01

Foto: Archivo

El 33,3% de los chilenos fuma tabaco, según la Encuesta Nacional de Salud más reciente (2017).




El 33,3% de los chilenos fuma tabaco, según la Encuesta Nacional de Salud más reciente (2017). Y, a pesar de haber disminuido la cifra los últimos años, Chile tiene el porcentaje más alto de fumadores de América Latina.

Hoy es el Día Mundial Sin Tabaco y, según una encuesta Cadem desarrollada entre abril y mayo de este año, a pedido de la tabaquera Philip Morris, en la cual participaron mil hombres y mujeres mayores de 18 años, pertenecientes a todos los niveles socioeconómicos, al 74% de los fumadores consultados le gustaría dejar el tabaco, mientras que un 15% no está seguro de ello y solo un 11% afirma que no le gustaría dejar de fumar.

"Esa cifra condice con casi todas las encuestas donde se le pregunta a la gente si quiere dejar de fumar. La mayoría quiere hacerlo por diversas razones, desde motivos de salud hasta por razones económicas", dice María Teresa Valenzuela, miembro de la ONG Chile Libre de Tabaco.

El 90% del total de encuestados por Cadem afirma que se debería dar acceso a productos alternativos que tienen el potencial de reducir el riesgo en comparación con los cigarrillos. Y de los fumadores consultados, un 68% está completamente de acuerdo en considerar optar por alternativas menos nocivas al cigarro, siempre y cuando este método sea legal y cumpla con las normas de seguridad y calidad, además de ser accesibles.

"La Organización Mundial de la Salud dice que hay 1,1 billones de fumadores que van a seguir haciéndolo hasta el 2025. Por lo que de ese 74% que le gustaría dejar de fumar, debemos asumir que nueve de cada 10 van a seguir haciéndolo", explica Hugo Vílchez, gerente general de Philip Morris Chile. Y agrega que ellos, como industria, desean ofrecer alternativas menos nocivas para la salud para aquellas personas que no quieran o no puedan dejar la nicotina. "Cuando uno prende un cigarrillo se está quemando papel y tabaco, y eso crea más de ocho mil sustancias tóxicas por la temperatura a la que se llega. Al no haber combustión uno puede eliminar el 95% de los elementos tóxicos", explica.

Según la Encuesta Nacional de Salud, en 2003, el 43,5% de la población de Chile fumaba; en 2010, la cifra disminuyó a 39,8%, y en 2017 marcó un 33,3%, lo que evidencia que el hábito ha disminuido.

María Teresa Valenzuela señala que si bien hay entre un 15% y un 20% de personas que tiene más dependencia a la nicotina y requiere de tratamientos y medicamentos para dejarla, la gran mayoría de los fumadores es capaz de dejar de fumar con algunos incentivos propios y con el apoyo de su entorno social y familiar.

Comenta