Los argumentos y cifras a favor y en contra de la selección escolar

Ilustración: Alfredo Cáceres

El proyecto Admisión Justa, con el que el gobierno busca que la selección por mérito (pruebas o notas) vuelva a ser un factor de la admisión escolar, reabre un debate zanjado en 2014, cuando la Ley de Inclusión estableció un sistema de acceso centralizado para los colegios subvencionados. ¿Cuál es nuestra realidad frente al resto del mundo? ¿Cómo funciona el nuevo sistema chileno en otros países? Quienes están a favor y en contra de la selección confrontan argumentos y datos sobre cómo debiera ser el modelo de acceso.


A favor

La selección en los países de la OCDE

Según el Informe Pisa de 2015, que es un estudio de la Ocde para medir el rendimiento académico a nivel mundial, el 17,3% de los estudiantes en Chile siempre ha sido seleccionado por mérito, muy por debajo del 38,4% que promedian los países que pertenecen a esta comunidad. Más arriba quedan algunos como Alemania (47,8%) y Holanda (74,5%). El ranking es liderado por Japón y al final están Finlandia y España.
Este es uno de los análisis que recoge el libro Educación con patines, de Sergio Urzúa y Arturo Fontaine, donde se busca demostrar que el mérito sí existe y que debe ser reconocido en el sistema educacional. “Hay una parte de la selección académica que aparece correlacionada con el nivel socioeconómico de los padres, y hay una relación, es verdad, y en Chile es mucho más fuerte. Pero eso no significa que el mérito no exista. Y tampoco es verdad que porque seamos más desiguales la selección no funciona”, dice Fontaine.

Aceptación: 91% de las familias fue aceptado en el primer colegio al que postularon, según una encuesta CEP de 2006.

Antes del nuevo sistema

En la discusión legislativa de la Ley de Inclusión, Libertad y Desarrollo presentó una encuesta del CEP, de 2006, sobre la experiencia de familias en los procesos de postulación de sus hijos. El sondeo reveló que el 93% de las familias dijo que pudo entrar al colegio que más le gustaba, 86% dijo que no tuvo limitantes y 91% dijo que fue aceptado en el primer colegio al que postuló. “La selección no parece ser un problema real. ¿Será necesario tomar medidas que, a su vez, puedan traer otras consecuencias negativas?”, dijo el centro de estudios.

Rendimiento: 75% de los países con mejor desempeño escolar tiene a sus alumnos sujetos a un sistema de admisión, según Urzúa.

La experiencia asiática

Un estudio de Clapes UC (también de Urzúa y Fontaine, 2014) analizó la experiencia de selección en países de la Ocde, determinando que naciones como Holanda, Hong Kong, Singapur y Corea “tienen sistemas educacionales en los que prevalece ampliamente la selección”.

“Si bien no existe una asociación estadísticamente significativa entre resultados Pisa y selección, se puede afirmar que hay países exitosos que seleccionan, que los 10 mejores del mundo seleccionan, y sus alumnos más vulnerables tienen muy buenos resultados. Por otra parte, Chile está entre los países con bajos niveles de selección”.

Nivel socioeconómico: 87% de la variación de los resultados educacionales no depende del nivel socioeconómico, según Fontaine.

En contra

Los informes de la OCDE

Un informe de la OCDE, de 2010, plantea que “los países con altos desempeños, que a su vez tienen menores diferencias entre estudiantes aventajados y desaventajados en términos socioeconómicos, solo se encuentran entre los países que menos seleccionan”.

Y en 2017, el organismo es más enfático: “La competencia escolar puede obstaculizar la equidad, si no se maneja cuidadosamente. La evidencia demuestra que algunos de los beneficios previstos de la competencia no están necesariamente relacionados con el rendimiento de los estudiantes. A su vez, la competencia escolar presenta potenciales desventajas en términos de equidad e inclusión”.

En esa línea, recomiendan revisar la gestión escolar que se realiza en Cambridge, Estados Unidos, donde las familias de esa ciudad eligen cuatro escuelas y las ordenan por preferencia y el distrito asigna los cupos según esa información, similar a lo que ocurre en Chile.

El funcionamiento del sistema

El Sistema de Admisión Escolar (SAE) entró en régimen en 2016 y actualmente se aplica en todo el país, excepto en la Región Metropolitana. Educación 2020 analizó el proceso de postulación de 2017 para 2018, donde el sistema operó para cinco regiones, encontrando que el 70% de los postulantes quedó en su primera opción, y que el 99% quedó en alguna de sus primeras cinco opciones. Solo hubo un caso que quedó seleccionado en su opción 14.

“De este proceso se desprende que las familias están haciendo pocas postulaciones, algo que se podría ir mejorando con el tiempo”, dice el centro de estudios, el que en todo caso destaca que el SAE “aumenta la información disponible para las familias, disminuye costos y complejidades del proceso de búsqueda y opera bajo criterios de equidad”. El último proceso de admisión, el 83% de los postulantes quedó en alguna de sus opciones.

Funcionamiento: 83% de quienes postularon en el último proceso de admisión escolar quedó en alguna de sus preferencias.

La experiencia neoyorquina

El sistema de admisión actual se basa en el Algoritmo de Asignación Diferida, un mecanismo de asignación de cupos que busca evitar que los colegios decidan según su propio interés. El sistema se aplica en Boston, Nueva York y Ámsterdam. Según el Centro de Justicia Educacional de la UC, basado en información del Mineduc, la experiencia neoyorquina muestra que el 86% de los postulantes queda en alguna de sus preferencias (similar al caso chileno) y que el 3,3% no queda en ninguna de sus preferencias.

Experiencia: 86% de los postulantes en el sistema de acceso de Nueva York queda en colegios de sus preferencias.

Seguir leyendo