Cristián Monckeberg, ministro secretario general de la Presidencia: “Esperamos que Chile Vamos avance en nuestro proyecto de 10% y deje de lado el de la oposición”

Foto: Mario Téllez

El secretario de Estado reconoce que ha habido problemas de coordinación con la coalición oficialista, pero asegura que esta semana lograron trabajar en unidad y que espera que eso se mantenga.




Lo han cuestionado y criticado desde Chile Vamos por su rol, pero esta semana el ministro de la Segpres, Cristián Monckeberg, tuvo un respiro: logró -junto a sus pares de Hacienda y de Trabajo- avanzar en un acuerdo con la coalición oficialista para presentar un proyecto propio de segundo retiro del 10% de pensiones. El secretario de Estado reconoce que ha habido problemas de coordinación y que espera que los parlamentarios del bloque se mantengan alineados y rechacen la moción de la oposición.

Usted impulsó la idea de subirse al tema del segundo retiro del 10% y finalmente se consiguió. ¿Lo toma como un logro?

Creo que es un logro del gobierno el haber leído de buena manera lo que nuestra coalición impulsaba y haber cambiado la estrategia para enfrentar este debate, fue acertado desde el Presidente hacia abajo... Ese giro fue importante, pero para hacer giros de ese tipo se requieren voluntad y decisión política del Presidente y del gobierno, pero, además, buena coordinación con la coalición que nos permite enfrentar de mejor manera un debate en estos temas que eran bastante cuesta arriba si seguíamos con la misma receta o repertorio o guion.

¿Y no es contradictorio haber planteado un discurso constante de que el segundo retiro es perjudicial para las pensiones y, a la vez, presentar un proyecto propio?

Uno podría encontrar a buenas y primeras una contradicción, pero, más que contradicción, aquí es hacer las cosas bien... El gobierno ha hecho, y mucho; reconocido no solamente acá, sino que también por el Banco Mundial. El esfuerzo que ha hecho el gobierno en materia de protección social es inédito. Insuficiente puede serlo, pero de lo que se ha hecho, se ha hecho un esfuerzo importante.

¿Y no se hizo para evitar el costo político ciudadano por quedarse abajo de un tema que la ciudadanía quiere?

Cuando uno toma decisiones políticas, evidentemente también tiene que ver las necesidades de la ciudadanía, pero un buen gobierno y un buen Mandatario no responden de cualquier manera a las necesidades de la ciudadanía, sino que lo hacen de la manera correcta y cumpliendo con la legalidad.

¿Y cómo está su relación con el ministro Ignacio Briones? Ha trascendido que han tenido roces para enfrentar este tema...

Con el ministro Briones tengo una excelente relación, no somos de los que estamos comiendo juntos un asado todos los fines de semana, pero tenemos una excelente relación profesional, respeto recíproco y trabajamos muy coordinados. Diferencias entre los equipos, disputas, roces, va a haber siempre, y eso es lo normal, pero al día siguiente se da vuelta la página y seguimos trabajando conjuntamente.

En Chile Vamos dicen que más allá de presentar el proyecto propio, el gobierno tiene el compromiso de ir al Tribunal Constitucional por el proyecto de la oposición. ¿Es así?

El propio Presidente señaló que el trámite legislativo que se está llevando adelante con la moción parlamentaria del segundo retiro o se resuelve en el trámite legislativo de manera correcta o haremos respetar la institucionalidad vigente. ¿Y cómo se hace respetar la institucionalidad vigente? Eventualmente, yendo al Tribunal Constitucional.

En lo concreto, ¿solo irán al TC si sigue avanzando el proyecto de la oposición?

Es más necesario que nunca y el Presidente lo señaló, por eso tomo sus palabras, generar precedentes que permitan fijar las reglas claras para respetar la institucionalidad vigente. Y uno de esos precedentes o una de las alternativas es consultar o requerir al TC.

¿No está zanjado, entonces?

Nosotros vamos a hacer todo lo necesario para dejar en claro que hay ciertos temas que deben avanzar dentro de la institucionalidad y que deben cumplir con lo que establece la Constitución y lo que señala el trámite legislativo. Y, a nuestro juicio, en esta materia no se está cumpliendo.

En su opinión, ¿es conveniente ir al TC? Se decía que usted no estaba de acuerdo...

Tengo convicción absoluta personal y como gobierno de que cuando se saltan las reglas hay que hacer todo lo posible para que se respeten.

Sobre el proyecto del segundo retiro de la oposición, ¿espera que ningún parlamentario oficialista vote a favor?

Si hicimos un esfuerzo, partiendo por el Presidente de la República, en la lógica de escuchar lo que nuestros parlamentarios nos estaban señalando, en lo que la ciudadanía está planteando, yo esperaría y para eso vamos a trabajar, que si esto surge de una coordinación con Chile Vamos, tenga el respaldo de la coalición. Esperamos que Chile Vamos avance en nuestro proyecto de 10% y deje de lado el de la oposición.

¿Puede asegurar que no se desordenará ningún oficialista?

Eso es lo deseable, lo que espero y en lo que vamos a trabajar, porque entendemos el esfuerzo que se está haciendo dentro de la legalidad y de atender necesidades de la ciudadanía.

Y con respecto a la reforma de pensiones, ha trascendido que el gobierno cedió a la oposición de que el 6% de la cotización vaya a solidaridad. ¿Es así?

Hay ciertas agendas que para el gobierno son muy relevantes. Una es niñez, otra migración, pensiones. Y por qué son importantes, porque son cambios estructurales. Pensiones, a nuestro juicio, el sistema, debemos avanzar en una modificación profunda y tenemos toda la voluntad de avanzar en ello. Se están haciendo todos los esfuerzos en un carril separado, porque esto no se vincula con el retiro del 10%, para poder llegar a un buen acuerdo. Ese buen acuerdo requiere de muchos aspectos, pero también requiere de ceder, que ambas partes cedan con el objeto de tener un buen sistema de pensiones. En eso estamos trabajando.

¿Pero el gobierno ya concedió que el 6% vaya a solidaridad?

Hasta el minuto siguen las conversaciones y el trabajo legislativo en la Comisión de Trabajo… Ceder hasta que duela, así se señala. Sí, hay que ceder hasta que duela, pero no hasta quedar herido. Hay una frase que normalmente se señala en este ministerio, que la decía don Edgardo Boeninger: “A los adversarios, tú puedes ganar o perder, pero no los puedes humillar”. Entonces, en los acuerdos pasa exactamente lo mismo.

¿Queda herido el gobierno si entrega el 6%?

No, no. Si esto no es un problema del 6% acá o 6% allá, es tener buena reforma de pensiones y de futuro. Y, por lo tanto, paciencia, vamos a llegar a un buen acuerdo.

¿Y qué espera de la oposición?

Tengo la mejor de las relaciones con la oposición y no me cabe duda de que ellos han dado buenas opiniones de mí. Pero más allá de eso, creo que en muchos hay valentía y disposición a acuerdos y diálogos. Porque ser de oposición es más fácil que ser gobierno, pero en otros simplemente no ha existido esa disposición al diálogo; más bien, emporcar las cosas, enlodarlas, trabarlas y no avanzar.

Usted al principio hablaba de la importancia de generar estrategias. Eso es justamente lo que le han cuestionado sectores del oficialismo, como la presidenta de la UDI y el timonel de Evópoli, quienes han dicho que usted ha estado ausente. ¿Cómo toma esas críticas?

Quien se enfada por las críticas, las tenía merecidas. Eso dice un historiador que se llama Tácito. Por eso, yo no me enojo mucho con las críticas, pero sí las escucho, porque siempre hay algo que se puede sacar en limpio y positivo.

¿Las cree injustas?

En este cargo, más que creer que es injusto o no, hay que tener cuero de chancho, una cuota importante de paciencia y ser muy metódico. Yo prefiero escuchar las críticas, no enojarme y corregir las cosas que se puedan corregir y mejorar lo que se pueda mejorar.

¿Pero cree que le ha faltado estrategia?

Creo que es un deporte nacional echarle la culpa al gobierno de todo, al que sea. Pero cuando uno está gobernando, gobierna con la coalición. Y últimamente hay un déficit de coordinación entre lo que es la coalición y el gobierno, coordinación política. Y eso hay que corregirlo, mejorarlo. Creo que cada uno tiene su cuota de responsabilidad. Esta semana, yo vi muy activos en buscar un buen acuerdo en estas materias en el Senado a la propia presidenta de la UDI, a la jefa de bancada y en general a todos. Eso que yo vi esta semana, no lo había visto en semanas anteriores, y eso es un giro.

¿No ha pensado en tirar la esponja?

No, no. En los peores momentos de mi vida política uno siempre está en la delgada línea de abandonar todo y seguir bregando, y prefiero lo segundo. Y creo que al final, cuando uno hace un diagnóstico, es mejor seguir en la línea de avanzar y de lograr objetivos. Lo digo en mi paso por la presidencia de RN, donde hubo de lo mismo, de la crítica, y de la ácida, y de lo complejo. Y se llegó a buenos resultados. De aquí pienso parecido.

Se hablaba de que usted podría ser candidato parlamentario, pero ya no renunció. ¿Evalúa la opción de ser constituyente?

Estoy bien concentrado en la Segpres, es un desafío bien grande. Y el Presidente es quien decide la permanencia en las funciones. Yo creo que este comité político todavía tiene mucho que dar por delante, le queda mucha cuerda.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.