El cara a cara de Boric con republicanos en el que abordaron el tema constitucional, agenda de probidad y reformas

El Presidente Gabriel Boric y el timonel republicano, Arturo Squella.

Continuando con la ronda de encuentros con la oposición, el Presidente recibió este lunes al partido fundado por José Antonio Kast, el cual le notificó que hay posturas inamovibles respecto de ciertos proyectos de La Moneda.


Con algunos unos minutos de retraso llegó este lunes el Presidente Gabriel Boric a una reunión con los principales dirigentes del Partido Republicano. En el marco de los encuentros que el Mandatario ha sostenido con la oposición, durante la tarde recibió en La Moneda al presidente del partido fundado por José Antonio Kast, Arturo Squella, y a la secretaria general, Ruth Hurtado.

Una cita que duró aproximadamente una hora, y en la que pudieron conversar sobre las reformas del Ejecutivo. En esta oportunidad, el encuentro tuvo una diferencia respecto de la reunión que hubo el pasado jueves 17 de agosto con Chile Vamos (UDI, RN y Evópoli), pues esa cita estuvo marcada por la tensión entre ese bloque y el gobierno, mientras que el encuentro de ahora fue más bien protocolar.

De acuerdo a asistentes, en la reunión se tocaron temas como la reforma de pensiones, el pacto fiscal, la agenda de probidad, los temas de seguridad, y también el proceso constitucional. Esta última materia resulta clave para los republicanos, pues ellos ocupan la mayoría del Consejo Constitucional, con 22 de 50 escaños.

Esta semana es crucial pues se comenzaron a votar las enmiendas republicanas, las que justamente han sido criticadas por sectores del oficialismo y mantienen en alerta a La Moneda. De acuerdo a fuentes del gobierno, el tema fue tocado entre los propios asistentes, y los republicanos quedaron con la impresión de que existía desconfianza de parte del gobierno.

“Me dio la impresión de que había un grado de escepticismo en vista de lo que se ha visto en las encuestas. Pero este lunes se iniciaron las votaciones en el Consejo Constitucional y estaremos pasando a una etapa distinta, en que habrá que ver qué ocurre”, dijo Squella tras la cita, en la que también participó el jefe de gabinete de Boric, Carlos Durán; el ministro de la Segpres, Álvaro Elizalde (PS); y los titulares de Hacienda, Mario Marcel, y de Trabajo, Jeannette Jara.

La reunión entre el gobierno y el Partido Republicano.

En el encuentro principalmente se abordó la reforma de pensiones, instancia en que los asistentes hicieron un diagnóstico y lo que se ha hecho en esta materia a lo largo de los gobiernos. Los republicanos, en todo caso, transmitieron a Boric que no se moverán en temas como el destino de los puntos de cotización adicional. Ese partido demanda que los seis puntos sean en su totalidad a cuentas individuales, mientras que La Moneda dice que dos irán a las cuentas personales y los restantes cuatro a solidaridad.

“El diagnóstico es bastante claro en cuanto a las falencias que tenemos en materia de tasas, en informalidad laboral y revisar los años de cotización laboral”, dijo Squella sobre pensiones, y agregó que “me da la impresión de que el Presidente tenía superclaro que en cosas tan estructurales no nos vamos a mover”.

Prácticamente esa fue la tónica del encuentro, dicen asistentes. Se habló de los asuntos, pero a sabiendas de que hay puntos en los que no se podrá llegar a consensos. Lo mismo ocurrió con la discusión de pacto fiscal, en que los republicanos transmitieron que no estarán a favor de un aumento de impuestos, como promueve La Moneda.

En otras materias, también se pudo conversar sobre la construcción de embalses -a propósito del sistema frontal que afectó al país durante los últimos días- y sobre la construcción de las cárceles.

Los republicanos, pese a ser una oposición dura, han promovido la línea de participar en las conversaciones. De esta manera, han acudido a instancias como la mesa de seguridad y la de pensiones del gobierno, y también han manifestado su voluntad de participar de las conversaciones por pacto fiscal. “Este y cualquier gobierno tiene que contar con el Partido Republicano”, dijo Squella tras la salida.

En esa misma línea es que el gobierno ha buscado un acuerdo entre todos los sectores políticos para llevar adelante sus reformas.

Durante el resto de la jornada, Boric además se juntó con representantes del Partido de la Gente (PDG) y con el Partido Social Cristiano.

Tras las citas, Elizalde sostuvo que la idea de los encuentros fue para buscar soluciones en pensiones y pacto fiscal. “Queremos reiterar el llamado a tener una actitud constructiva”, pidió, agregando que “no hay ninguna excusa para seguir postergando” temas relevantes para la ciudadanía.

Sobre el tema constitucional y el diálogo con republicanos, Elizalde añadió: “Esperamos que el proceso se desarrolle de manera exitosa. Para eso nos parece fundamental que la Constitución sea representativa (...). Más que ser aprobada por una mayoría circunstancial se requiere de una mayoría amplia”.

Mientras que Jara recalcó que el objetivo fue alcanzar un acuerdo con los partidos “y para eso, tanto las conversaciones con el centro político como con la derecha son muy relevantes para poder construir una mayoría. Quienes estamos en política tenemos una responsabilidad, y esa responsabilidad nos convoca hoy día a ponernos de acuerdo para mejorar las pensiones ahora y no en 30 años más”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.