Gobierno suspende comité político con Chile Vamos en señal de molestia

Los ministros del comité político salieron ayer en conjunto a dar declaraciones por la votación del miércoles en la Cámara.

La Moneda busca que la coalición se ordene y que los costos políticos sean asumidos también por el bloque, no solo por el Ejecutivo. La estrategia es parte del “nuevo trato” que quieren tener con los partidos.




“Junto con saludar, les informo que se suspende el comité político de los lunes hasta nuevo aviso”. Ese correo envió ayer Interior, cerca de las 19.00, a los dirigentes de Chile Vamos que participan en las citas de coordinación en La Moneda.

De esa manera, se concretó una determinación que se había conversado entre el Presidente Sebastián Piñera y los ministros Gonzalo Blumel, Claudio Alvarado, Karla Rubilar, Cristián Monckeberg e Ignacio Briones. Esto, luego que 13 diputados de Chile Vamos -9 RN y 4 UDI- votaran a favor de la idea de legislar del proyecto que permite retirar un 10% de los fondos de pensiones.

El resultado significó un duro golpe y una derrota para Piñera -quien personalmente hizo gestiones para evitarlo- y para el comité político. De hecho, a los ministros se les puso inmediatamente en la mira por varias razones. Y comenzaron a circular voces en el oficialismo que apuntaban a la necesidad de un ajuste ministerial. A Blumel lo cuestionaron en su rol como jefe político, a Alvarado porque no pudo alinear al gremialismo, y lo mismo en caso de Monckeberg con RN, mientras que a Briones le criticaron su “soberbia” a la hora de negociar.

El hito, además, significó que se agudizaran las fracturas en la coalición. En este escenario, con evidentes caras de malestar, los secretarios de Estado se reunieron a primera hora con Piñera. En el gobierno dicen que se analizó la derrota y los pasos a seguir. De acuerdo a algunas versiones, el Mandatario habló en un duro tono y se hizo una especie de catarsis. Y, según las mismas fuentes, se concluyó que el episodio marcó un punto de inflexión en la gestión del gobierno y en la manera de relacionarse con Chile Vamos.

A este último punto -dicen- responde la decisión de suspender las reuniones del comité político ampliado, una determinación que, según afirman en el oficialismo, se zanjó ayer en una segunda reunión de Piñera con sus ministros: el habitual encuentro de los jueves que se desarrolla durante la tarde.

En concreto, la decisión busca que el bloque también asuma el costo político de la derrota y que las “responsabilidades sean compartidas”, sobre todo en el caso de aquellos que impulsaron la idea del proyecto de retiro de pensiones. Asimismo, en el gobierno agregan que la suspensión de estas reuniones con Chile Vamos -una clara señal de molestia desde La Moneda- también es una forma de presionar para que la coalición se ordene, ya que en el Ejecutivo no ven interlocutores con los que se pueda llegar a acuerdos. Esto, por la variedad de posturas que se han evidenciado en el bloque.

Piñera y sus ministros tienen una profunda molestia por el actuar de la coalición. Primero, porque el tema del retiro de fondos se reabrió a raíz de que lo instaló el presidente de RN, Mario Desbordes; posteriormente, la líder UDI, Jacqueline van Rysselberghe, tensionó el ambiente con sus cuestionamientos a la conducción política; y, finalmente, ninguno de los dos -dicen en el gobierno- logró alinear a sus parlamentarios.

En este contexto, al término de la primera reunión que sostuvieron ayer con el jefe de Estado, los ministros evitaron coincidir con la prensa. Y más tarde, pasado el mediodía, los cinco secretarios de Estado realizaron una declaración en La Moneda. “No es una buena noticia”, partió diciendo Blumel, en alusión a la aprobación del proyecto, agregando las consecuencias que tendrá la iniciativa para la ciudadanía de ser despachado del Congreso. Inmediatamente después, el jefe de gabinete reconoció que “como coalición debemos aprender la lección, lo que pasó ayer no fue bueno y constituye un traspié importante”.

Blumel, en esa línea, propuso “un nuevo trato en la relación entre el gobierno y la coalición”. Y en línea con la decisión que tomarían más tarde, reforzó que las responsabilidades del fracaso no son sólo del comité político, sino que “son compartidas”. Además, sobre un posible ajuste en el equipo, dijo que eso es una decisión del Presidente.

La suspensión de las reuniones del comité político responden, en todo caso, a este “nuevo trato” que busca tener el gobierno con la coalición. Esto implica -dicen- una postura más firme respecto a los temas, dialogarán más con ellos, pero también les exigirán más. En ese sentido, La Moneda busca que Chile Vamos retome sus reuniones de coordinación entre los partidos, para que ellos, previamente a discutir los temas con el gobierno, tengan definiciones claras.

La determinación del Ejecutivo tomó por sorpresa a la mayoría de Chile Vamos. Incluso, algunos se enteraron por la prensa. Así, en el bloque hay quienes señalan que eso también da cuenta de la molestia del gobierno, ya que ni siquiera hubo una preocupación por contactarlos personalmente. “Es una decisión del gobierno y nosotros la respetamos. Vamos a ayudar en todo lo que podamos y por revertir la última votación en la Cámara”, dijo Van Rysselberghe, mientras que el presidente de Evópoli, Hernán Larraín Matte, manifestó que “es una señal importante del gobierno de abrir una etapa de reflexión respecto de Chile Vamos”. Y el líder del PRI, Rodrigo Caramori, comentó que “la señal que entrega el gobierno no contribuye a calmar las aguas”.

Más allá del dilema interno, otra instrucción que entregó Piñera a sus ministros es que deben revertir el escenario en el Senado y que el proyecto de pensiones no puede pasar esa valla. Por lo mismo, les planteó que deben difundir de mejor manera “los beneficios” de las medidas del gobierno.

Durante la tarde, además, en medio de la tensión oficialista el Mandatario conmemoró el “día de la bandera”. Sin aludir directamente a la aprobación del proyecto, llamó “a mejorar la calidad de la política, a actuar con sensibilidad frente a los problemas, pero también con responsabilidad frente a las soluciones”.

Comenta