Las dispares señales del gobierno por la condonación del CAE

Mario Tellez / La Tercera

Una de las principales promesas de campaña del Presidente Gabriel Boric aún no tiene una hoja de ruta clara, lo que se ha evidenciado con las declaraciones -a veces contradictorias entre sí- que las nuevas autoridades han ido entregando.


Lo que nosotros hemos propuesto es pagarlo con una deuda a 20 años, pudiendo alivianar esa tremenda mochila que cargan miles de estudiantes producto de que acá se decidió hacer un negocio para los bancos y que hoy día les cargan a las familias”.

La frase es de diciembre de 2021 y corresponde al entonces candidato Gabriel Boric, cuando defendía una de sus más emblemáticas propuestas y que tenía que ver con la condonación total del Crédito con Aval del Estado (CAE).

Sin embargo, casi medio año después y a punto de cumplir dos meses en La Moneda, las señales y declaraciones de las nuevas autoridades chilenas en torno a esta medida han generado más dudas que certezas.

En ese sentido, el propio Mandatario indicó el martes pasado en Radio Cooperativa que su gobierno va a “avanzar en la condonación progresiva del CAE, por cierto, generando incentivos para continuar su pago (...), porque si uno hiciera lo contrario todos dejarían de pagar, y acá los que van a tener condonación son justamente los que tengan más al día”.

Aquella frase generó una ola de reacciones, muchas criticando que una de las principales promesas de campaña ahora tuviera matices.

Por esa razón, al día siguiente el propio Presidente tuvo que salir a aclarar sus dichos en medio de la gira regional a Magallanes: “Hay que hacerlo de manera progresiva y, por lo tanto, con mecanismos de justicia. Nuestro compromiso como programa está en la condonación de la deuda del CAE, eso vamos a tener que hacerlo en la medida en que logremos sacar adelante la reforma tributaria”.

Así, subrayó que “vamos a seguir adelante con esa política con medidas de justicia tributaria, justicia crediticia, porque evidentemente no todas las deudas son iguales, así que ahí estamos trabajando en cuál es el mejor mecanismo para hacerlo, pero ese compromiso se mantiene”.

Sobre esta materia, desde Acción Educar, su director ejecutivo, Daniel Rodríguez, asegura que “al aclarar que ‘no todas las deudas son iguales’, el Presidente muestra claridad en que es necesario focalizar en quienes más lo necesitan, y se distancia de la mala política de una condonación universal”. Y añade: “Al establecer la importancia de incentivar el pago por parte de los deudores, revalida la idea de un crédito contingente al ingreso como forma de financiamiento de la educación superior. Si bien son señales aún incompletas, van en la dirección correcta”.

Es como el mundo al revés. Primero se hace el anuncio y se hace un compromiso con la fe pública de decirles a los jóvenes deudores que se les va a condonar el CAE, y hoy eso parece que se está esfumando”, señala, en tanto, Ana Luz Durán, decana de la Facultad de Educación de la U. San Sebastián y encargada de educación del programa de Sebastián Sichel. La exasesora del Mineduc cree, además, que “decir que ahora no se va a condonar o solo a los que estén más al día, la verdad es que es no cumplir el compromiso público y político que se hizo en campaña. Las políticas públicas en materia de educación no se hacen improvisando”.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, planteó en Radio Pauta que la medida no será fácil, toda vez que el monto de la deuda es mayor que los recursos que tendrá el presupuesto 2023 para iniciativas que no son permanentes (US$ 8 mil millones que estima el gobierno, versus casi US$ 6 mil millones para iniciativas no permanentes).

Se tiene que ir implementando con cierta gradualidad, definiendo ciertas prioridades y teniendo su propio financiamiento”, señaló el secretario de Estado, quien, además, explicó que se espera pagar la deuda con una parte de los recursos obtenidos con la próxima reforma tributaria.

Sobre esto, Gonzalo Muñoz, académico de la U. Diego Portales y exjefe de la División General de Educación del Mineduc, asevera que “una política gradual de condonación es perfectamente viable” y que “el desafío estará en compatibilizar el compromiso del programa con el conjunto de prioridades de la agenda educacional para el periodo, como la nueva educación pública y las políticas pospandemia en la educación general”.

En este sentido, el ministro Marcel añadió hace dos días que están “claros que es un compromiso del gobierno, pero tenemos que hacerlo de una manera ordenada, sostenible y que no se haga a costa de otras prioridades de políticas que son muy importantes”. También ha dicho que la idea no es que la condonación “la pague un trabajador, una pobladora o un campesino, entonces para eso es importante ir generando los recursos”.

Al respecto, el director ejecutivo de Acción Educar señala que, “al parecer, el gobierno empieza a comprender la complejidad del problema del CAE y quiere transmitirlo a la ciudadanía. Al vincular la condonación con la reforma tributaria, el Presidente da cuenta de que el país no cuenta con los cuantiosos recursos que se requieren y que, por lo tanto, condonar implicará postergar otras urgencias sociales y promesas de campaña”.

Cercanos a Palacio señalan que quizás faltó ser más específico durante la campaña presidencial de que la condonación no sería inmediata. E insistir en aquello más de lo que se hizo. “Puede que hayamos fallado ahí”, señalan las mismas fuentes. Eso, a pesar de que el entonces candidato Boric sí lo mencionó en algunas ocasiones, como en junio, cuando dijo que la condonación “no se puede hacer de la noche a la mañana”.

Aun así, más adelante en el tiempo sus escuderos se aventuraron en revelar que como gobierno tenían “antecedentes respecto de fórmulas de pago del CAE”, según señaló en marzo a La Tercera el propio ministro de Educación, Marco Antonio Ávila. Y añadió aquella vez: “La forma, la temporalidad, es algo que es muy apresurado que pueda plantear, porque tenemos que primero instalarnos, hacer los análisis económicos, mirar la proyección en el largo tiempo”.

Empero, dos meses después y ya instalados, los detalles de la condonación aún no se conocen y, según confirman fuentes tanto de Educación como de Hacienda, todo el plan sigue en etapa de diseño, elaboración y reuniones. “Aún no hay nada concreto”, señalan algunos de los consultados. Pedir proyecciones, cifras o detalles, por ahora, es imposible.

Lo único que se atreven a asegurar los consultados -o que al menos se pretende- es que se establecerán criterios de “justicia” en la progresión de la condonación, porque no puede ser para todos de inmediato y, según se ha analizado, no todos los deudores son iguales, lo que, a su vez, provoca que cierto tipo de morosos impliquen más dinero. Dicen, de hecho, que esto es lo que quiso manifestar Boric cuando habló de aquellos “más al día”.

Lo que viene

El titular de Hacienda confidenció en Radio Pauta que aún no existe un modelo específico para la condonación, pero que se está avanzando en ello. “Es un tema en el cual se está trabajando, probablemente cuando empecemos a preparar el Presupuesto del próximo año ya vamos a ir tomando ciertas definiciones”. Ese proceso, dijo, empieza relativamente pronto.

En esa conversación aseguró que como gobierno entienden que exista ansiedad por los detalles del proyecto, pero que el país también tiene otras necesidades. “Tendríamos que ya dar los primeros pasos en la preparación del Presupuesto 2023, así que cuando veamos su contenido en unos meses más vamos a tener probablemente algunas definiciones que poder compartir más precisamente”, aseguró.

“Estamos estudiando cuál es la manera, porque hay que hacerlo de manera progresiva, porque tiene un costo muy alto”, resumió el Presidente al respecto, quien complementó que son “US$ 8 mil millones solamente respecto del CAE, sumamos Fondo Solidario y Corfo son US$ 4 mil millones más, o sea, estamos hablando de cerca de cuatro puntos del PIB, es mucha plata”.

Ante lo dicho en estos dos meses por las nuevas autoridades, Juan Pablo Rojas, director de Defensa Educación, estudio jurídico de defensa de deudores educacionales, resume así su sentir: “Hasta aquí son solo anuncios para los titulares, porque ni el Presidente Boric, ni Hacienda, ni el Mineduc tienen una propuesta clara de cómo llevar adelante una eventual condonación”.

La Tercera intentó conversar con alguna autoridad del Mineduc sobre temas específicos del CAE, pero desde la cartera declinaron hacerlo porque, dicen, no se pueden entregar más detalles, argumentando que todo está en etapa de definición. Además, se remitió a una declaración del ministro Ávila, que señala, entre otras cosas, que tienen “un compromiso con la condonación de las deudas educativas” y que están trabajando “para alcanzar una solución progresiva, gradual y justa que considere las particularidades de los distintos deudores”. Este trabajo, según esa declaración, “va a ser el resultado de una gran mesa que convoque a distintos actores y que nos permita alcanzar una solución justa y gradual”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.