Nuevos partidos: las fuerzas que buscan un lugar en el tablero político

La-Moneda

La crisis de confianza que atraviesan las instituciones -que se profundizó tras el estallido social del 18 de octubre- no ha desincentivado que nuevas fuerzas inicien el camino para convertirse en partidos políticos. Todo lo contrario. Hasta ahora, son 21 los movimientos que ya han manifestado su intención ante el Servicio Electoral. Nueve de ellos ya se encuentran en proceso de formación o expansión. Aquí, un zoom a algunas de esas incipientes colectividades que buscan disputar un espacio en el mundo político.




Convergencia Social

A la espera de una resolución del Servel se encuentra el partido del Frente Amplio, Convergencia Social. El 17 de enero, la colectividad, liderada por los diputados Gael Yeomans y Gabriel Boric, entregó las firmas para constituirse en tres regiones contiguas: Valparaíso, donde entregaron 2.100 firmas; O'Higgins, con 1.000, y Coquimbo, con 750.

Llegar ahí no fue fácil y, de hecho, en más de una ocasión distintos liderazgos de la coalición, como la excandidata presidencial Beatriz Sánchez, participaron de la recolección de firmas. Además, en medio de ese proceso, la colectividad vivió una de sus mayores crisis, luego de que Boric firmara a título personal el acuerdo por una nueva Constitución del 15 de noviembre. La decisión del parlamentario provocó la renuncia de cerca de 200 militantes, incluyendo al alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp.

Sin embargo, en el partido -el único de su coalición que aún no está legalizado- afirman que ya tienen el 50% de las rúbricas necesarias para constituirse en el resto del país, donde, aseguran, estarían más avanzados en la Región Metropolitana, en Antofagasta, Biobío, Los Ríos y Los Lagos. En la Región de Magallanes, en tanto, ya obtuvieron las 700 firmas necesarias.

Asimismo, en la colectividad apuestan a lograr legalizarse en la mayor cantidad de regiones antes de la primera quincena de mayo, fecha límite para la inscripción de candidatos para las elecciones municipales.

Unidos en la Fe

Hasta fines de marzo tiene plazo el partido evangélico Unidos en la Fe para obtener las firmas necesarias para lograr su legalización. Y, según proyectan en la colectividad liderada por el pastor Daniel Molina, tendrán cerca del 120% de las rúbricas que exige la ley.

Sus apuestas se centran, principalmente, en la Región Metropolitana, aunque también aseguran que tienen "bases muy potentes" en Biobío y Coquimbo, además de Valparaíso, O'Higgins y Maule.

En cuanto a su ideología, desde la colectividad sostienen que buscarán promover la cosmovisión cristiana y, además, establecer una plataforma política para los valores evangélicos y católicos.

Respecto del plebiscito de abril, el timonel del partido afirmó que ellos llamarán a votar "rechazo". "Los problemas que Chile ha manifestado no se resuelven desde una nueva Constitución ni con su reescritura desde cero", dijo.

Fuerza Común

El partido fue inscrito el pasado 14 de febrero por el exmilitante del Partido Socialista Fernando Atria.

El abogado constitucionalista, que no ha descartado formar parte de una eventual convención constitucional, asegura que la colectividad está a la espera de que el Servicio Electoral (Servel) los declare como partido en formación para iniciar un despliegue en distintas regiones del país, con el fin de recolectar las firmas necesarias para su legalización.

En cuanto a los plazos, desde la colectividad señalan que la idea es poder estar legalizados antes de las elecciones de octubre, para poder inscribir sus candidatos a una eventual convención constitucional.

Para el plebiscito del 26 de abril, la colectividad llamará a votar "apruebo" y la opción de una convención constitucional 100% electa por la ciudadanía.

Partido Unión Patriótica

Una nueva oportunidad se abrió el pasado 29 de enero para Unión Patriótica. Ese día, a casi dos años de que el Servicio Electora disolviera la colectividad que había sido fundada en 2015 por el excandidato presidencial Eduardo Artés, logró constituirse nuevamente como un partido político.

El esfuerzo de la colectividad se dio luego de que en las pasadas elecciones presidenciales y parlamentarias de 2017 no lograra el mínimo de votos necesarios para seguir siendo considerado como un partido legal.

Artés explica que esta vez ingresaron más de 12 mil firmas en tres regiones contiguas (Valparaíso, O'Higgins y Metropolitana) para volver a legalizarse ante el Servel.

Ahora, dicen en el partido, el objetivo será expandirse a las regiones de Arica, Coquimbo y Biobío.

Asimismo, la colectividad, que busca -según se lee en sus estatutos- "refundar Chile en base a su soberanía nacional en los ámbitos políticos, económicos, sociales y culturales", participará del proceso constituyente, cuyo primer hito será el plebiscito del próximo 26 de abril. "Estamos por el 'apruebo' y una convención con todos sus miembros electos. Vamos a tratar de correr el cerco, pero no nos hacemos grandes ilusiones", sostiene Artés.

Partido por la Dignidad

La colectividad fue fundada hace solo un mes, con el fin de abrir un espacio a quienes quieran participar del proceso constituyente y no se sientan representados con la actual institucionalidad. Tras la renuncia de su principal líder, James Hamilton -quien salió acusando incompatibilidades éticas con el secretario general, Franklin Santibáñez-, el partido quedó en manos de la premio nacional de Periodismo María Olivia Monckeberg, quien explica que están a la espera de que el Servicio Electoral les dé luz verde para iniciar el proceso de recolección de firmas.

La colectividad apuesta a ser un partido con representación en todas las regiones del país y lograr así ser un instrumento que facilite la participación de independientes en una eventual convención constitucional.

"Estamos claramente por una nueva Constitución y queremos que se elija una convención constituyente que sea 100% ciudadana. Para eso nacimos como partido. Creemos que la Constitución actual es una camisa de fuerza para todos los problemas que quedaron en evidencia con el estallido social", sostiene Monckeberg.

Nueva Clase Media

La idea de conformar Nueva Clase Media surgió luego de que la exsubsecretaria Alejandra Bravo y su marido, Eduardo Salas, dejaran el Partido Regionalista Independiente (PRI), tras una fractura insalvable con la actual dirección de la colectividad que sigue integrando la coalición de gobierno.

Así, luego de un intenso proceso de recolección de firmas, el nuevo partido logró legalizarse ante el Servicio Electoral en enero, inscribiendo tres regiones contiguas: Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta. "Para ello, entregamos 2.500 afiliaciones, es decir, más de 300 por sobre lo que exige la ley para cada una de esas regiones y 60 días antes del plazo que exige la norma", explica Salas, quien preside la nueva tienda. Ahora, el objetivo es expandirse hacia otras zonas del país, incluyendo la Región Metropolitana.

Para la colectividad es fundamental poder participar del proceso constituyente. "Seremos un partido legalizado para el plebiscito y para las elecciones municipales que incluirán la elección de constituyentes, donde participaremos con candidatos a la convención constitucional", sostuvieron desde la colectividad, que respaldará el "apruebo" en el referéndum de abril.

Partido Alternativa Feminista

Tras dos semanas desde su inscripción en el Servicio Electoral, el Partido Alternativa Feminista (PAF) recibió su aprobación legal de partido en formación el viernes 14 de febrero, transformándose en el único grupo político chileno en reunir a más de 100 mujeres fundadoras a lo largo de todo el territorio nacional.

Así, la colectividad liderada por Rosa Moreno, exdirectora de Greenpeace, tendrá dos jornadas de firmatón durante las próximas semanas, con el objetivo de lograr la mayor cantidad de firmas posibles. Esto, porque están contra el tiempo para legalizarse antes de abril y así poder participar en la elección de convencionales constituyentes que tendrá lugar en octubre, en caso de que en el plebiscito gane la opción "apruebo".

Por ahora, la colectividad está apostando a las regiones Metropolitana y Valparaíso. Y están evaluando si apuntarán a Coquimbo u O'Higgins para alcanzar legalizarse en las tres regiones contiguas que les exige la ley para convertirse en partido nacional.

El PAF nació de un grupo de mujeres que motivadas por el estallido social se reunieron en diciembre de 2019 en el Estadio Nacional para participar en una intervención inspirada en el colectivo de Valparaíso Lastesis.

Partido de Trabajadores y la Ecología

Un mes después del inicio del estallido social, el 20 de noviembre, el economista y excandidato presidencial Marcel Claude entregó los papeles ante el Servel para inscribir un partido político: el Partido de Trabajadores y la Ecología (PTE).

Desde ese momento, los miembros de la colectividad -como su presidente, Patricio Silva, y el secretario general, Mauricio Riffo- se han concentrado en dos sectores del país para lograr su legalización, donde los esfuerzos de la tienda han recaído en las regiones de Arica, Tarapacá y Antofagasta, además de Valparaíso, O'Higgins y Maule.

Respecto de los plazos, desde la colectividad aseguran que tienen hasta julio de este año para obtener todas las firmas necesarias para legalizarse.

En tanto, según explicó Claude, su partido es "profundamente crítico del modo capitalista de producción y del nefasto modelo neoliberal". Y agregó que también buscarán "terminar con las AFP" y que se reconozca "constitucionalmente a los pueblos ancestrales".

Asimismo, la colectividad también llamará a votar por el "apruebo" a una nueva Constitución.

Comenta