Credit Suisse asumirá un cargo de US$4.700 millones vinculado a la implosión de Archegos Capital

Las pérdidas sufridas por el fondo en sus inversiones en grupos de medios obligaron a las entidades que operaban con Archegos a ejecutar las garantías sobre los préstamos.




Credit Suisse ha anunciado este martes el despido de varios directivos y el recorte de su dividendo a causa de las pérdidas sufridas por su exposición al fondo de alto riesgo estadounidense Archegos Capital Management. La entidad provisionará 4.400 millones de francos suizos (unos US$ 4.700 millones) por la implosión de dicho fondo, para el que Credit Suisse actuaba como broker y financiador.

Las pérdidas sufridas por el fondo en sus inversiones en grupos de medios obligaron a las entidades que operaban con Archegos a ejecutar las garantías sobre los préstamos, que al estar constituidas en forma de acciones incurrieron en cuantiosas pérdidas.

“Las notables pérdidas relacionadas con un fondo de alto riesgo con sede en Estados Unidos son inaceptables”, dijo en un comunicado Thomas Gottstein, primer ejecutivo de Credit Suisse. “Aprenderemos la lección. Credit Suisse sigue siendo una institución formidable con una rica historia”.

El director del banco de inversión, Brian Chin, y la directora de riesgos, Lara Warner, dejarán el banco. En un memorando al personal el lunes, Credit Suisse también anunció al menos otras cinco salidas, incluido el jefe de operaciones de renta variable Paul Galietto.

El agujero de Archegos se suma al reciente colapso de Greensill Capital, firma de factoring cuya caída también salpicó a Credit Suisse. Las pérdidas sufridas en estos dos casos obligan a la entidad, además, a reforzar su capital. El banco recortó su propuesta de dividendo a 10 céntimos por acción, desde unos 29 céntimos, y suspendió su recompra de acciones hasta que su coeficiente de capital ordinario Tier 1 vuelva al nivel deseado. Credit Suisse espera un ratio CET1 de al menos el 12% en el primer trimestre.

El objetivo era alcanzar al menos el 12,5% en el primer semestre de este año. El presidente, Urs Rohner, ha ofrecido renunciar a su compensación para de 2020, 1,5 millones de francos, y se han suprimido las primas del consejo de administración para ese año.

El banco, con sede en Zúrich, ha sido una de las entidades de los varios bancos de inversión mundiales que facilitaron las apuestas apalancadas de Archegos, firma de gestión de activos del ex gestor Bill Hwang. Pero mientras otras empresas que tenían relaciones de corretaje con Archegos liquidaron sus posiciones con daños mínimos, Credit Suisse sufrió grandes pérdidas.

El banco suizo vendió unos US$ 2.000 millones de acciones vinculadas a Archegos a principios de esta semana, según Bloomberg.

Un edificio que, según los informes, alberga Archegos Capital se muestra en la ciudad de Nueva York

En paralelo, Greensill Capital ayudó a gestionar unos 10.000 millones de dólares en fondos de deuda para los clientes de gestión de activos de Credit Suisse. Pese a que se consideraba una inversión segura, las prácticas financieras de Greensill acabaron con la empresa y forzaron la congelación de los fondos.

Dos escándalos financieros de alto voltaje para Gottstein, quien asumió el cargo en febrero de 2020 a raíz del escándalo de espionaje a empleados que hizo caer a su predecesor Tidjiane Thiam. Aunque Gottsein prometió una limpieza de la entidad para 2021 tras un turbulento 2020, se está viendo abrumado por repetidos fallos en la supervisión.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.